esclavos1
  • Querido diario

    Somos esclavos de lo que no necesitamos

    Share on Facebook387Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Siempre me ha encantado la frase que dice que ‘El armario de toda mujer está lleno de nada que ponerme’, primero porque me hace mucha gracia y segundo porque, al menos en mi caso, es una verdad como un templo.

    Tenemos armarios enormes llenos de ropa que nos ponemos una vez al año o ni siquiera eso, de los 8 vestidos que tengo, igual me pongo 2 o 3, pero guardo los demás ‘por si acaso’, por si se vuelven a llevar, por si me vuelve a valer, porque me da pena tirarlos… Tenemos 10 pares de vaqueros de los cuales sólo nos ponemos 4 o 5 porque son los que mejor nos sientan, pero guardamos los demás porque toda mujer necesita varios pares de vaqueros, porque nunca pasan de moda, por si nos vuelven a valer… A veces encuentro camisetas en el fondo del cajón que llevo meses o años sin ponerme y que no he echado de menos. Tengo una colección de bolsos tan grande que mi madre llegó a un punto hace años en el que no me dejaba entrar en casa con un bolso nuevo si no tiraba uno viejo. Por suerte no soy igual con los zapatos…

    La estantería de mi baño está llena de productos que no utilizo ni a diario ni a la semana. Podría decir que alguno de ellos no han sido utilizados en el último año… El limpiador en gel, el agua micelar, el tónico, la mascarilla, la crema de día, la crema de noche, la BB cream, el contorno de ojos, el corrector de ojeras, el maquillaje, el body milk, el anticelulítico, la crema solar, la espuma para el pelo, la keratina, el aceite… En fin, ¿sigo?… ¿Alguien piensa que tengo tiempo y ganas de utilizar todo eso diariamente? Pero creemos que lo necesitamos, nos educan para pensar que necesitamos 20 vestidos, 15 pares de pantalones, 18 bolsos y 25 pares de zapatos. Para pensar que si no utilizamos 10 productos de belleza diarios no sólo no vamos a estar guapas, sino que tampoco nos vamos a sentir bien.

    esclavos4 gif

    Compramos y comemos con los ojos, las palabras Oferta o 2×1 son como una droga a la que no nos podemos resistir, somos adictos a cosas que no necesitamos, consumimos compulsivamente sin darnos cuenta de que somos esclavos…

    Somos esclavos de la publicidad, de las marcas, de las modas, de los colores, de las tallas… Nos creemos todo lo que vemos en la tele o leemos en internet, pensamos que necesitamos la misma camisa en 4 colores diferentes, bolsos grandes, medianos, pequeños, da igual que te gusten los pantalones de campana porque durante años sólo se han llevado los pitillos, nos empeñamos en entrar en una talla M aunque no sea nuestra talla porque es la última que queda y ‘no pasa nada, ya adelgazaremos’…

    Cambiamos de móvil como de bragas, porque éste mola más que el otro, porque es más pequeño o porque es más grande, tenemos 4 fundas de móvil, de animalitos, de estampados, de dibujos, de formas, tenemos el Mac, el IPad y luego queremos el IPad mini, porque el normal ya no nos gusta. Tenemos Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest… Y no podemos pasar un solo día sin mirarlos varias veces porque nos creemos que lo necesitamos.

    Tenemos tarjeta de crédito, de débito, tarjeta de El Corte Inglés, de Women’ Secret, Bodybell, Body Shop y hasta del Alcampo. Porque todos sabemos que no podemos salir de casa sin todas las tarjetas que tenemos, porque estamos convencidos de que las necesitamos.

    esclavos5 gif

    Comemos muffins, cupcakes, cronuts, porque están de moda, bebemos batidos verdes, porque son los que beben las famosas, hacemos la dieta macrobiótica, la hipocalórica, la disociada, la Dieta Dukan, la dieta de la alcachofa, porque nos creemos que serán la solución a todos nuestros problemas. Somos esclavos del cuerpo que creemos que queremos, como si usar una 38 y tener unas medidas standard fueran a hacernos más felices.

    Hace poco leía que una universidad americana había publicado un estudio que decía que la clave de la felicidad no estaba en comprar cosas, si no en viajar. No puedo estar más de acuerdo.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Carla Potter

    Historiadora del arte e interiorista. Viajar me gusta más que nada en esta vida. Escribo para desahogarme. Me gustan las cosas bonitas, reírme a carcajadas, remolonear en la cama los fines de semana y ver 'Friends' en bucle como si no hubiera un mañana. Instagram: @summer_in_savannah

    • Angela

      “Tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos”
      Creo que esa frase del club de la lucha resume muy bien este artículo.
      Deberiamos hacer una reflexión sobre lo que necesitamos y lo que no. P
      or suerte aunque antes era bastante caprichosa el ganar mi propio dinero me ha hecho ver que, por mucho que se lleve, tal vez no necesito esa blusa con print de cebra o ese mono con estampado de flores. Que sí que de cuando en cuando me doy un capricho pero ahora antes de comprar algo pienso en todo lo que tengo en el armario.

    • Diego

      Suscribo cada palabra. Todo parte del trabajo de Sigmund Freud, que afirmaba que el ser humano es irracional y por ende controlable. Trabajo que sus alumnos dieron forma a través del Instituto Tavistock.

    • Elennim

      Maldito móvil, siempre me tima y al final no publica los comentarios…
      Relacionado con esto, el verano pasado descubrí un programa en Divinity llamado “Consumidos por el caos”, en el que ayudaban a familias a las que se les había ido de las manos eso de guardar y guardar y guardar. Me pareció muy curioso e interesante, sobre todo para darnos cuenta de la cantidad de cosas que almacenamos y no necesitamos.
      Yo ropa no tengo tanta, pero trastos a porrillo… y ahí voy, despacito, pero en proceso de liberación :)

    • Elennim

      Relacionado con esto, el verano pasado descubrí un programa en Divinity llamado “Consumidos por el caos” en el que ayudaban a familias a las que se les había ido de las manos eso de guardar y guardar y guardar. Me pareció muy curioso e interesante, pero sobre todo para darnos cuenta de la cantidad de cosas que almacenamos y no necesitamos.
      Yo ropa no tengo tanta, pero trastos a porrillo… Y ahí voy, en proceso de liberación :)

    • Sara

      Totalmente de acuerdo con tu artículo. Y es que, aunque es verdad que tengo un armario demasiado lleno de cosas que no me pongo, digamos que el 80% de lo que ahorro me lo gasto en varios viajes al año. Y sin escatimar, viajes gordos, largos y cuanto más lejos mejor. Porque al final eso es lo que de verdad, de verdad, te hace feliz a largo plazo y no una falda que la próxima temporada ni te acordarás que tienes…

    • Esther

      Que gran verdad. Yo no considero que tenga demasiadas cosas pero aún así me sobran cosméticos por todas partes. Es exactamente lo que tú dices y luego aparte tendemos a acumular cosas y dejarlas ahí porque si son cosas que gastas pues vale.. Pero no nos engañemos allí llevan mucho mucho tiempo. Eso de comprar vestiditos de mudar monisimos para no ponértelos nunca porque están de oferta ya se me ha pasado y compro lo que necesito, pero con la cosmética es un vicio total. Las ofertas me llaman, los colorines me atrapan … Y la verdad es que la mayoría de blogs de belleza no ayudan a superar este tipo de adicción, más bien lo contrario pero bueno todo se andará. Un saludo y OS animo a tirar, dar y deshaceros de lo que no necesitéis. Vale la pena tener poco y que sean cosas que de verdad usamos y nos gustan. Un saludo amigas.

    • Banshee

      Es una verdad como un templo (y deprimente plus, plus, puedo llenar 3 armarios, pero no consigo ahorrar para un finde a Londres, una vergüenza vaya…)

    • Inmaculada Rodríguez Romero

      Me encanto el articulo pero leerte me dio vértigo, a estas alturas de mi vida se que cremas me van bien y las que no así que no tengo a rebosar las estanterías del baño en cuanto a las pruebas espero a que se acabe un producto para comprarme otro, mis fluctuaciones abismales de peso hacen que tenga el armario vacío porque aunque compre mas ropa de la necesaria lo habitual es acabar donándola, en cuanto al móvil lo cambio cuando se escacharra, eso si no hay chismito que le falte a la cocina y siempre estoy compra que te compra cucadas que a veces uso una vez de tanto en tanto moldes y libros sin estrenar de locos en fin que todos tenemos nuestro talón de Aquiles en esta sociedad que nos incita al consumo, lastima no ser mas [email protected] con estos gastos.

      • http://weloversize.com/mi-cuenta/carla-potter/ Carla Potter

        Yo sé qué productos me van bien pero no puedo evitar dejarme convencer muchas veces… Y así pasa, que acabamos rodeadas de cosas que no volveremos a usar…

    

    Login