Septiembre es uno de mis meses favoritos del año por excelencia. Quizás sea porque es el mes de mi cumpleaños, pero para mí, tiene una magia especial. Y siempre que mi trabajo lo permite, es el mejor mes para tus vacaciones de verano. Y es que al contrario de lo que piensa mucha gente, para mi todo son ventajas, por eso quería compartir con vosotras las razones para irte de vacaciones en septiembre:

  • Has trabajado con tranquilidad absoluta todo el agosto. Y aunque te hayas muerto de envidia viendo las fotos de tus compis en Instagram, trabajar en Agosto es una gozada. No hay nadie, puedes cumplir tus horarios y puedes planificar con tranquilidad todos tus proyectos y poner en orden todo lo que tenías atrasado.
  • Encuentras las mejores ofertas para viajes. El verano está legando a su fin y el turismo exprime al máximo el buen tiempo con ofertas de última hora que son auténticos chollazos. A parte, el abanico de opciones es enorme.

    Todo ahorro es bienvenido

  • Tienes más tiempo para planificar tus vacaciones. Como eres la última en irse, tienes una tiempo extra para planificar tu destino, todo lo que vas a querer visitar, comparar precios…. y lo mejor de todo, lo harás con la absoluta tranquilidad de trabajar en Agosto.
  • Te olvidas de las aglomeraciones. Vayas donde vayas en septiembre, las aglomeraciones turísticas brillan por su ausencia. Siempre encontrarás turistas, pero a un nivel totalmente tolerable. Es el mes ideal para probar esos restaurantes que siempre están a tope o visitar esos monumentos sin tener que hacer cola durante 4 horas a pleno sol.
  • El ruido de los lugares turísticos disminuye considerablemente. Con la gente en la oficina y nos niños en los colegios, el ruido de los sitios más turísticos prácticamente desaparece. La playa y la piscina se convierten en sitios tranquilos, por las noches no hay tanta gente en la calle de cachondeo, puedes tener conversaciones en as terrazas sin tener que chillar…

    La playa enterita para mí

  • El terraceo alcanza su máximo nivel. Y es que tomarse un gintonic en una terraza en Septiembre sin quedarte pegada a la silla ni sudar a chorretones es una gozada.
  • Las noches de verano de septiembre son las mejores. Olvídate de las olas de calor de julio y agosto. En Septiembre, las noches son más que soportables e incluso te da para taparte con una sabanita. Gloria absoluta.
  • Serás la envidia de la oficina. Todos llegarán con energías renovadas y un bronceado que es la envidia de cualquier. O de la tuya exactamente. Pero cuando todos vuelvan y te miren con cara de pena porque tú todavía no te has ido, no desesperes. Quien ríe e último ríe mejor. Ellos vuelven a la realidad y mientras lloran por las esquinas, tú no paras de repetir que ahora te toca a ti. shaionara baby.
  • Los marrones de la oficina y el estrés de septiembre, no son cosa tuya. Porque seamos sinceros, en agosto al no haber nadie, no pasa absolutamente NADA. No hay urgencias ni estrés. Pero en septiembre, todo son prisas. Pues bien, que las sufran los otros mientras tú estás en la playa mojito en mano.

    ¿Problemas a mí?

  • El verano no ha llegado a su fin. Mucha gente piensa que pasado agosto, se acabó el verano ¡INSENSATOS!. En septiembre todavía queda verano. Mejor dicho, es el mejor mes del verano. Todavía hay horas de luz, buen tiempo y mil actividades para hacer al aire libre sin el calor sofocante de Agosto.

¿Y para vosotras? ¿Cuáles son las mejores razones para irte de vacaciones en septiembre?