Si durante décadas la elegante capa negra de Ramón García era un clásico navideño inquebrantable, desde hace un par de años es Cristina Pedroche la auténtica protagonista. La incertidumbre que despierta cada Noche Vieja con el que será el modelazo elegido, se ha impuesto ya como una tradición en los hogares de muchos españoles.

En la entrada de 2018 su vestido (llamémoslo vestido, llamémoslo mono semi-transparente) fue de lo más comentado de la noche, y en esta ocasión el conjunto floral que acompañó a las campanadas no se quedó atrás. Esperó Pedroche a los últimos minutos del año para desprenderse de la inmensa capa que la cubría para así dejar a media España anonadada. El atuendo, nada discreto, era una creación de la diseñadora Marta Rota de Tot-Hom.

Un look que emulaba un hada del bosque y que apenas cubría mucho más que un bikini. Una elección que de nuevo pone a Cristina en la palestra debido a la oleada de críticas ante lo que algunos tachan de “afán por enseñar carne”.

Como la presentadora ya ha argumentado en mil y una ocasiones, sus ideales feministas no deben ser puestos en duda por el tipo de ropa que decide lucir. Ella misma es muy libre de decidir cómo presentarse ante las cámaras, así de claro lo ha dejado en más de una entrevista.

Pero de sobra sabemos que cuestionar a la gente es deporte nacional, por lo que no han sido pocos los que ya sentencian que “esta chica no es feminista ni na’, que solo sabe enseñar cacha en la televisión”. Lo que está claro es que cada uno se queda con lo que quiere, y muy probablemente Cristina trabaje bastante más que esos diez minutos de la pasada noche en la Puerta del Sol.

Protagonista además de cientos de memes, la imagen de Pedroche ante el reloj más famoso de España es a día de hoy de las más compartidas e, imaginamos, lo seguirá siendo durante varios días. Esto es así, nos gusta el salseo y no hay más que hablar.

Muchos medios se han hecho eco de la gran repercusión de toda esta historia y, para variar, no ha faltado quien ha hecho del mal gusto y el machismo más rancio su línea editorial. Hablamos en esta ocasión del periódico “El Español”.

Porno, 2019 caliente… Empezamos pensando (y esperando) que el redactor de semejante despropósito estuviese hasta las orejas de algún opiáceo porque de ser así al menos entenderíamos algo, aunque continuase sin poder justificarse.

Necesitamos con urgencia que alguien nos explique cómo en la época en la que vivimos se continúa relacionando un conjunto escotado con el porno. Es decir, se muestra piel así que lo primero que se les viene a algunos a la cabeza es el sexo explícito. Y ya no solo eso, sino que según este medio, Cristina Pedroche está en la televisión para calentar al personal, que para eso es mujer y viste como viste, ¿no?

No es de extrañar que gran cantidad de internautas tras leer el titular hayan puesto en duda hasta en qué año estábamos entrando (podrían ser los mismísimos 50) o si, quizás, el susodicho redactor debería pensar en jubilarse cuanto antes. Se nos viene a la cabeza la imagen de un Esteso de película frotándose las manos ante el teclado del ordenador mientras mira con deseo a la presentadora. Y ciertamente esto nos dejaría mucho más tranquilas, porque el que una persona de hoy en día sea capaz de marcarse tal encabezamiento nos asusta una barbaridad.

https://twitter.com/SenyorGerd/status/1079916130477764608

Se pueden comprender las críticas sobre si el traje es más o menos bonito, si es el adecuado o no lo es… pero sintetizar el momento, a la persona y la indumentaria con una cabecera tan sexista es de lo peor que hemos leído en mucho tiempo.

Sigue quedando mucho trabajo por hacer, no solo en la sociedad en general sino también en el ámbito profesional. Que muchos compartan y aplaudan las palabras de “El Español” no es más que la prueba de que el machismo y la cosificación de la mujer están, por desgracia, más normalizados que nunca.

Asco, señ[email protected] de “El Español”, mucho asco.