libro actividades ansiedad
Cultura

El libro de actividades para gente ansiosa que está ARRASANDO

Que tengo ansiedad es un hecho. Que la gente que no la tiene no lo entiende es otro. “No te pongas nerviosa”, ”¡Buah! Pasa”, ”No te preocupes”, ”No estés triste”… Señores, sus frases celebres nunca dichas antes me son de mucha ayuda, ¡muy constructivas oiga!

Y es que a mí la ansiedad hay veces que no me la quitan ni los lexatines, ni el vermú de grifo con aceituna, ni las dos cosas juntas a modo estrella del rock trasnochada.

Y de repente lo vi, “El gran libro de actividades para gente ansiosa” de libros cúpula. Que oye, no es un orfidal, pero ya puestos a probar… ¿Por qué no probar con algo que no sea lo de siempre? Eso sí, me tuve que hacer con un buen estuche, rotuladores, tijeras, bolis varios, etc.

El libro que Jordan y Erin nos presentan no es un libro de autoayuda al uso, no es una infinita lista de instrucciones y de párrafos al estilo Mr. Wonderful en los que te dan consejos maravillosos que parecen fáciles, pero no lo son ni de coña. Que yo no tengo nada en contra de los libros de autoayuda, pero me aburren, me ponen más ansiosa, y al final, nunca me los termino.

Lo maravilloso de la obra es que te ríes, mucho, y al final reírse, supongo que es la clave de muchas cosas, entre ellas de apartar la ansiedad.

Es un libro de actividades dividido en tres capítulos, pero en realidad puedes hacer lo que te de la gana, porque no lleva un sentido único. Así que bienvenido al mundo de colorear a la gente tóxica de las redes sociales, actividades para cuando tienes insomnio, consejos para sobrevivir a catástrofes naturales o de cómo construir un búnker subterráneo con tus propias manos.

Sin embargo, y aunque no lo parezca a simple vista, el libro es algo más profundo de lo que parece, porque da muchos consejos de manera “encubierta” y didáctica, porque a veces no es necesaria una parrafada llena de nombres de gente famosa que dice o dijo cosas importantes dando valiosas lecciones de vida que a ti no te valen una mierda. A veces, simplemente haciendo una actividad a priori “chorras”, te das cuenta de que las personas ansiosas somos muy creativas y que muchos de los problemas o hechos que nos ponen a cien de agobio, al final, no son para tanto e incluso te puedes reír de ellos.

Funcionar no sé si deciros que funciona, porque realmente cuando eres una persona como yo, que el orfidal es como una Juanola, pues necesitas algo más que colorear una abuelita. Pero lo que si puedo deciros que las risas las vais a tener aseguradas y, que cuando ves todo el libro lleno de colores, la sensación de plenitud mola mucho.

Así que por 12,95 lereles del libro y 9 de una botellita de vermú tenéis una tarde de verano de lo más entretenida.

Puedes comprarlo aquí.

Compartir:

Login