Me levanto, peinada, maquillada, sin un brillo en la cara, desayuno porridge con leche de almendras, smoothie de frutas varias y al lado, un jarrón de flores. Me pongo mis mejores galas, paseo por la ciudad con mi bolso de Celine y quedo para comer en el nuevo restaurante de moda. Por la tarde voy al gym (igual de mona que recién levantada), hago manualidades DIY y por supuesto mi casa es una mezcla entre un catálogo de Ikea y cualquier foto que en Google puedas encontrar con las palabras ‘decoración nórdica’. Los sábados salgo con mis amigas y me lo paso genial y uso muchos hashtags de #ladiesnight#girlsnightout y #bestnightever. Los domingos toca brunch y paseo por el parque. Otros domingos prefiero consultar mi ordenador o ver alguna peli sin pantalones de pijama pero con calcetines de lana hasta la rodilla. En verano voy a la playa y poso en bikini mirando al infinito frente al mar. En invierno hago tour por las capitales europeas y por los mejores mercadillos navideños. También voy a New York varias veces al año. Vivo rodeada de edificios preciosos en tonos pastel. Tengo hijos monisimos y preciosos que enamoran a mis fans desde mis fotos, y un marido guapísimo a quien le encanta posar conmigo y aguantar estoicamente su tarea como fotógrafo. Bebo café y Chai Tea de Starbucks, leo, enseño mis pies o mis piernas-salchichas en playas paradisíacas y tengo una Reflex.

¿Cómo dices?, ¿que tu vida no es así?, ¿pero esto qué es?, ¿acaso te sientes engañada y estafada por Instagram?, esa red social maravillosa que muestra a gente con vidas idílicas muy alejadas de la realidad diaria del común de los mortales de: trabajo, comida de tupper, gimnasio y ver una serie frente al ordenador. Pero es que claro, ¿a quién le va a interesar una vida monótona y aburrida en la que los desayunos de domingo (de resaca) son así?

IMG_20151220_105027

¿Rico?, mucho, ¿instagramero?, meeeeh, not so much…

Pero no desesperes, aún estás a tiempo de conseguir que tu vida sea tan guay y tenga tantos likes como la de las estrellas de Instagram. ¿Cómo? Sigue estas pautas que te marcamos y podrás convertirte tú también en una reina del postureo.

1. El desayuno.

Da igual lo que desayunes, al menos una vez a la semana tendrás que hacer un desayuno chic con pancakes (que no tortitas), croissants, copos de avena, macaroons, capucchino con dibujos en la leche y smoothies (cuanto más verdes, mejor). Ponlo todo al lado de un jarrón de flores bonito y colorido, un ejemplar de Kinkfolk, súbete a una silla, saca la Reflex y haz varias fotos, te durarán semanas. Luego ya si eso cometelo todo frío, que perder el tiempo fotografiando la comida es lo que tiene…

2

2.  El deporte.

No importa si no has vuelto a hacer deporte desde que terminaste el instituto, toda estrella de Instagram es runner. Y si lo de correr no va contigo, no pasa nada, con que te compres la ropa de gimnasia más fluorescente que encuentres, te hagas unas fotos y te registres en Runtastic de vez en cuando, será suficiente. En las redes sociales no importa cuánto ejercicio haces, si no lo peinada y poco sudorosa que salgas en las fotos. Ah, y la marca de tus deportivas.

8

3. Los viajes.

Ay amichi, con que hayas ido una vez en la vida a New York, París, Londres o Marrakech ya podrás tener un recopilatorio de fotos para IG para toda la vida. No olvides utilizar hashtags como #tbt (thowback thursday, donde cada jueves puedes subir una foto de lo feliz que fuiste paseando por las orillas del Sena), #wishiwasthere (donde te regodeas en lo mucho que echas de menos tomarte una pinta en un pub de Londres), o #lookingforwardtogoingback (para mostrar a todo el mundo que en breve volverás a New York, aunque lo más cerca que vayas a estar de la ciudad que nunca duerme en los próximos años sea comiendo una hamburguesa del New York Burger). Por supuesto, los hashtags siempre en inglés, que se note que viajas y tienes idiomas. Ah, y cuando no tengas ninguna foto para subir, siempre puedes recurrir a una foto de tu pasaporte (siempre acompañada de flores, of course) con alguna frase tipo ‘Pensando en mi próximo destino…‘.

10

4. La ropa de andar por casa.

El forro polar, el skyjama del Primark y el moño de andar por casa son lo más cómodo para esos domingos de no hacer nada, pero no es lo que quieres lucir en IG. De vez en cuando saca esas calzas de lana que ya no te pones, el portátil Mac (si quieres ser cool utiliza sólo Apple) y una taza de té (té y café siempre triunfan) y hazte esa foto de ‘Domingo por la mañana de relax’ como si te acabaras de tomar tu Desayuno Instagram y no los cereales del fondo del armario con un café medio frío… Por supuesto, la foto tiene que parecer totalmente casual y no una foto minuciosamente estudiada únicamente para subirla a tus redes sociales. Sabes que en cuanto subas la foto volverás a tu forro polar y tu moño, porque es domingo, y no todos los domingos una se va de brunch…

3

5. La decoración nórdica.

Esto es básico e indispensable, ninguna estrella de IG tiene muebles de esos que tiene su abuela en la casa del pueblo, tiene tonos cálidos, madera sin tratar, colores pastel, flores frescas, la casita-vela, la tabla de cortar con forma de nube, muebles de diseño y multitud de platos, bowls, vasos y copas diferentes para cualquier ocasión. ¿Cómo si no vas a sacar las fotos de la mesa de Navidad, de la fiesta de cumpleaños de tus retoños o de esa cena que has organizado en tu casa para invitados que son tan cool como tú?. Ah, la revista Kinkfolk tiene que aparecer al menos en una de cada diez fotos. Aunque sólo tengas un ejemplar y siempre repitas el mismo…

6

6. Tus amigas.

En IG sólo puedes sacar a las amigas que son tan guapas como tú. Más no, porque no luces, ni menos tampoco, porque no tienes amigas feas, y si las tienes no las sacas en tus fotos porque no quedan bien… Aunque te estés aburriendo como una mona y te duelan los pies por aguantar esos tacones tan divinos que llevas y que probablemente nunca te vuelvas a poner, sonríe. Sonríe porque estás mucho más mona y en las fotos tienes que salir divina y espectacular, que para algo estás en la discoteca de moda rodeada de maromos y de diversión a tutiplén. Esto aplica a tu novio/marido y a tus hijos, tienen que ser divinos, si no mejor no los saques…

11

 7. El café.

Si es de Starbucks mejor y si además acompañas la foto con algún libro, con flores de colores (las flores son im-pres-cin-di-bles en todo IG que se precie) triunfarás más que una cerveza fría en una terraza frente al mar. También están muy bien los siguientes ejemplos: ‘Me hago la foto del café y de los pies’, ‘Mira cómo sorbo de la taza con mi nuevo sombrero’ y ‘Mi café de Starbucks va a juego con mi Mac’. Si no es de Starbucks, tiene que ir en taza de Mr. Wonderful. Y siempre que puedas, acompáñalo de un cupcake, quedan genial en fotos con esos tonos pastel…

12

8. Los restaurantes.

Restaurantes, bares, mercadillos, visitas a Federica & Co, showrooms y cualquier sitio bonito. Como estrella de IG estás autorizada a comer de vez en cuando en un 100 Montaditos o a meterte un Big Mac entre pecho y espalda, pero nunca nun-ca NUNCA, ¿me oyes?, NUN-CAAAAA lo subas a IG. Si quieres que tu nivel de popularidad siga en auge tienes que mostrar que tú sólo te mueves por los lugares más cool de tu ciudad. Da igual que vivas en un pueblo de Albacete, sólo puedes subir las fotos de los restaurantes y bares que más se adapten a la estética de tu IG. Ya lo hemos dicho: decoración nórdica, tonos pastel, café, la comida fotografiada desde arriba… Luego sube la foto en plan ‘Hoy hemos comido en un sitio precioso!‘, así como si lo hubieras decorado tú…

5

9. Tu ropa.

Para triunfar en IG, es básico e imprescindible que sólo subas las fotos en las que llevas ropa de marca, no querrás que luego se te recuerde por ese día que te pusiste un jersey de Bershka. Etiqueta todo, desde la camisa hasta los calcetines y si tienes la suerte de que las firmas te regalan ropa y complementos para que los luzcas, háznoslo saber, así darás aún más envidia… Sobre todo, es importante que seas original, una foto tuya en vaqueros, camiseta de algodón y Converse (o New Balance, o Stan Smith, o lo que sea que se lleve ahora) no triunfará tanto como una foto en la que vistas diferente a los demás y en la que todo el mundo te pregunte ‘¿De dónde es tu abrigo?, me encanta!‘ o ‘Me gusta mucho tu camisa, ¿dónde puedo conseguirla?‘, a pesar de que tú has etiquetado todo y has informado de ello por activa y por pasiva. Las fans son muy pesadas, asúmelo, es lo que tiene la fama…

9

Hashtags recomendados siempre: (valen para cualquier foto, son como el comodín de los hashtags)

#instagood, #instacool, #picoftheday, #igers y cualquier hashtag que te inventes y que sólo te represente a tí, así la gente siempre reconocerá tus fotos por ese hashtag. Si además eres una Gordi (fucking) buena como nosotras en WLS, no olvides utilizar el hashtag #weloversize, es el más molón de toda la red :)

Nota: Si os fijáis, sigo a la mayoría de estos perfiles de IG y me han gustado casi todas las fotos que aparecen en el post. Ya quisiera yo tener unos IG como muchos de ellos y que mis fotos superaran los 100 likes como los suyos.