Lifestyle

Mi hermana es prostituta y no pasa nada

Antes de que te lleves las manos a la cabeza y me grites que sí pasa algo, déjame decirte que esto no es un argumento irrefutable a favor de la prostitución. Sólo el testimonio de una chica a la que le toca muy de cerca.

Sí, mi hermana es prostituta. Ahora mismo tendrás muchas preguntas e intentaré predecirlas y resolverlas, pero a cambio sólo te pido una cosa, respeto, porque, aunque publique esto desde el anonimato total, puede que cuando me tope con el artículo en Facebook y lea ciertos comentarios malintencionados me duela, y a una persona en mi misma situación (o a una chica que ejerza la prostitución o la ha ejercido) también le dolerá leer según qué cosas. Por eso, ten un poco de empatía.

¿Desde cuándo es prostituta?

Mi hermana tiene 32 años y ejerce la prostitución desde que tenía 28 años, así que en total lleva en este mundillo 4 años.

Desde el primer momento ella me lo contó, tenemos una relación muy cercana y quiso ser sincera conmigo. Tampoco me debía explicaciones y no me hubiese parecido mal que lo ocultase, aunque no quiero ser hipócrita, al principio fue un shock. Mi cabeza estaba plagada de estereotipos y prejuicios porque, como mucha gente, era de esas personas que opinaban sobre la prostitución sin tener ni puñetera idea.

Ella trabaja como autónoma, ya que actualmente ejercer la prostitución en España es alegal (para entendernos, no es ilegal ni legal…), y su ejercicio libre no está penado por la ley. Básicamente publica sus anuncios en determinadas páginas webs y después hace una pequeña entrevista al cliente en cuestión para evitar riesgos, ya que hay personas bastante chungas (tanto en este mundillo como en cualquier otro).

¿Alguna vez ha tenido algún susto?

Pues sí, y por eso decidió hacer las “entrevistas”. Tampoco quiero entrar en detalles morbosos aunque ella me ha dado su consentimiento para contar lo que quiera salvo nombres, pero una vez un hombre se puso especialmente agresivo y después se obsesionó un poco con ella. Tras papeleos y denuncias la situación se quedó en eso, un susto, pero fueron unos meses complicados.

Respecto a las ETS, jamás ha tenido un problema, ya que usa protección siempre (o al menos hasta donde yo sé), y exige a los clientes una prueba de ETS. En ese sentido toma muchas precauciones.

 

¿Le ha perjudicado en algún sentido ser prostituta?

Sí. En casa no, pero en sus relaciones sentimentales ha supuesto un problema. Más de un chico ha huido desde el principio, y otro gran porcentaje al principio se ha mostrado conforme pero después le ha montado escenitas de celos y situaciones de posesividad y control. Por un lado, es entendible, ya que la prostitución es el gran tabú de este país, pero por otro lado es una muestra de machismo. Se supone que “no le ven con los mismos ojos”. ¿Pasaría igual si uno de sus amigotes confesase que ha ido de putas? Pues probablemente no.

¿Significa todo esto que la prostitución es de color rosa?

Por supuesto que no. Hay un gran problema a nivel global y es la trata de mujeres, sobre todo en países como India, Brasil, China, Uganda… Así que de “trata de blancas” nada. Y sí, este gran problema también afecta a España. Te sorprendería saber la cantidad de mujeres que ejercen en condiciones infrahumanas y en contra de su voluntad.

Y dejando al margen este asunto, también podemos caer en el frágil argumento de “bueno, es que algunas son prostitutas porque quieren”. Sí, por supuesto, pero es una pequeña proporción. Muchas lo son porque están en situación de desventaja social o porque tienen problemas con la drogadicción. La solución para estas mujeres no es trabajar en el oficio más viejo del mundo, sino que el Estado proporcione seguridad económica y sanitaria para que puedan decidir libremente a qué dedicarse.

Así que como veis, es un debate muy interesante con muchos puntos de vista, y lo único que pretendo es que penséis dos veces antes de juzgar. Mi hermana forma parte de ese pequeño porcentaje que ejerce porque le gusta, porque quiere, y aun así se le juzga. Tal vez deberíamos revisar nuestros prejuicios como lo hice yo en su día.

 

Anónimo

Compartir:

Login