Belleza

Almohadillas absorbentes para el sudor, ¿funcionan?

Entre todas las características que tiene mi maravilloso cuerpo, sudar es una de ellas. Sudar, sudamos todos y todas, claro, pero mi sudor es de los que se marca un Camacho en cuanto puede. No es que mis poros desborden toxinas a modo catarata durante todo el día pero es cierto que, en ocasiones, según la ropa que lleves y donde estés, es una pequeña putada. Porque no es lo mismo que termines una ruta de senderismo con tu camiseta de publicidad preferida encharcada, que te hayas puesto el vestido que más te pirra y antes de llegar a tu plan, el tono del mismo ya haya cambiado en la zona de los sobacos, como a Garbiñe el día que fue a alternar con los Reyes.

En mi enganche a OT 2017 vi como Aitana usaba unos salvaslips para evitar hacerse un Camacho. Los recortaba un poco, los pegaba en la camiseta y arreando. Me pareció un inventazo pero la pereza de hacer un corta y pega ganó mi batalla y nunca lo probé, así que no os puedo decir si funcionan.

Hace poco, mi amiga Isabel, la misma que me guarda el malibú piña como un tesoro, me contó que había oído que antiguamente las señoras bien se ponían hombreras en los sobacos para el mismo fin. Tampoco lo probé, no tenía hombreras a mano y me visualizaba sin sudor a la vista pero sin poder bajar los brazos del todo, y no molaba.

Total, me voy por los tejados, hace unos días he probado las almohadillas absorbentes para el sudor y oye, ¡que ni tan mal!

Cada bolsita trae dos, una para cada sobaquillo

Son una especie, salvando las distancias, de salvaslips sobaqueros. De formas redondeada, suaves y con adhesivo para fijarlo a las prendas de ropa y evitar que se mueva.

¿Sirven para algo? Ya os digo yo que sí.

Como las cosas se hacen o no se hacen, planté las almohadillas en una camiseta de algodón de las que se nota bien el sudor y me fui a hacer una de las rutas del colesterol que hay en mi ciudad, la que más cuestas tiene, pero también la que tiene un bar al final, que todo hay que decirlo. No molestan pero la primera vez que las usas tienes, o al menos yo, similar a la de cuando empiezas a usar compresas: que se notan, que todo el mundo va a saber que las llevas puestas aunque luego, como bien nos decían las señoras madres, eso sólo lo notas tú.

La camiseta que elegí tiene poco largo de manga y no se ven nada de nada y, aunque no he probado, me atrevo a aventurar que podrían recortarse si hiciese falta sin ningún problema.

Sí, tengo unos Playmobil como decoración

Lo que de verdad importa: ¿absorben el sudor? Yes verigüell, que os diría mi yo de hace unos años. Ni rastro de sudor en la camiseta las veces que los he usado y un par de ellos tienen ya un sitio fijo en mi bolso.

Porque sí hay que hacerse un Camacho, que sea sólo sí quiero.

 

Sí quieres probarlos, los que yo he usado son estos de aquí y están tirados de precio

 

Compartir:

Login