Amor & Polvos

Cómo tener un follamigo y no enamorarte

Follamigo, rollete, amigos con derecho a roce (que decíamos antes)… Siempre suena fenomenal en nuestras cabezas (y en las películas y series), ¿verdad? Pongámonos en situación: chica es muy feliz con su vida, trabajo, vida social, y como a todo el mundo mundial le gusta echar un polvo de vez en cuando (y más a menudo incluso). Conoce a chico, se enrollan y follan. Parece la mar de sencillo, pondríamos «quedar-reír-follar-adiós» en repeat hasta nuevo aviso. Ahora la chica feliz con su vida-trabajo-amigas, además tiene una vida sexual satisfactoria y sin dolores de cabeza. Fin. ¡Pues no! Justo aquí acaba de empezar el drama.

single honey boo boo reality tv drama boyfriend

Tener un follamigo, no suele ser en la realidad como nos hemos imaginado y las posibilidades decepcionantes son muy variadas:

a) Te parece muy simpático pero el sexo empieza a caer en una rutina

b) De golpe, se cree tu novio y empieza a pedirte demasiadas explicaciones (o a contarte todas sus penas)

c) La parte «amigo» empieza a caer en desuso y solo te llama para follar y empiezas a sentirte como un servicio a 24 horas

d) La peor de todas: Poco a poco te vas enamorando de él mientras él te cuenta que después de año y medio aún no está preparado para salir con alguien (o peor aún, te comenta felizmente sus otros ligues y hazañas sexuales)

Yevbel love in love lover ecstacy

Para lanzarse a la aventura de los follamigos hay que tenerlo muy claro. Quizás lo que realmente quieres es empezar una relación y te parece que un follamigo es un buen primer paso. ¡Error! No es imposible que dos follamigos se conviertan en pareja pero no deberías empezar el folleteo con esas intenciones. Si, por el contrario, estás convencida que ya tienes suficientes dramas en tu vida y que realmente quieres solo un follamigo para darle al cuerpo alegría macarena, entonces, intenta poner a prueba estos consejos para no confundir emociones.

 

Hablad de la situación desde un buen principio. Nada te garantiza que luego las cosas no cambien, pero sentar las bases desde el inicio de la relación te ayudará a tener la cabeza más clara y evitar haceros ilusiones o imaginaros cosas. «¿Y si él busca algo más…? ¿Y si l gusto pero no me lo dice porque miedo? ¿Qué significa ese mensaje que me ha mandado?». Podéis poner «normas» tan fáciles como: somos follamigos, no tenemos exclusividad (aunque tampoco hace falta que hablemos de nuestros otros ligues) y quedamos para follar cuando nos apetezca. Y poco más, que no estáis firmando un contrato prenupcial.

MTV Movie Awards kiss rebel wilson adam devine making out

Quedar con él no es una cita. Los follamigos están para follar, no elaboréis demasiado los encuentros. No hace falta que entres por la puerta ya con las bragas en la mano. Podéis tomaros algo antes y charlar un poco de vuestras vidas pero nada de picnics románticos en el campo, cenas a la luz de las velas o paseos en los barcos del estanque del Retiro. Hay preliminares mucho más interesantes, como por ejemplo que te coma el coño con todas sus ganas (sin necesidad de manteles ni cestitas).

¡Disfruta del sexo! Aquí no hemos venido a hablar de ningún libro sino a follar. Disfruta del sexo con él y desinhíbete todo lo posible. A veces, con las parejas (o potenciales) nos cortamos más, por lo que puedan pensar. Así que si te encanta que te den azotes (o darlos tú) o siempre has querido hacerlo en un lugar público ahora es el momento de decirlo (dicen que el metro de Barcelona es un buen lugar). Ni se os ocurra poneros en plan oso amoroso e ir por la calle cogidos de la mano, daros abrazos, besos en la mejilla o besos lentos a la puesta de sol. Eso apesta a amor.

sex sex and the city satc fucked charlotte york

No intiméis demasiado. Si sois follamigos, que quede solo en eso. Seguro que tienes unas amigas maravillosas con las que tomarte unas cervezas y quejarte de tu trabajo, contar tus últimos dramas familiares y criticar a tu nuevo vecino que te cae mal. No hace falta que no sepa ni cómo te llamas pero tampoco le conviertas en tu paño de lágrimas (ni dejes que lo haga contigo).

No es necesario conocer a sus amigos. A ver, que si por circunstancias los conoces, tampoco vas a salir corriendo o girarles la cara pero huye de todo lo que se parezca a una presentación oficial. No hace falta ni decir que no queremos ni oír hablar de familia, ni de planes de futuro a largo plazo (que te puedan incluir). Con saber de qué trabaja, dónde vive y que no es una asesino en serie, hay más que suficiente, ¿no?

sex mila kunis friends with benefits

Ten más de un follamigo. El truco definitivo para no enamorarte de tu follamigo es tener dos (o tres o varios). A menos que sea un hombre gamba (riquísimo de cuerpo pero sin nada en la cabeza), puede ser difícil no cogerle cariño o desarrollar algún tipo de sentimiento con solo un hombre en tu vida que te proporcione placer carnal y morreos. Sin embargo, si esas emociones se reparten en diferentes personas es más fácil no encariñarte. Doble placer, mitad de preocupaciones.

¿Más trucos? ¿Estáis hechas para tener follamigos?

Compartir:

Login