Sex & Love

Dime qué vibrador tienes y te diré cómo correrte

¿Sabes el dilema ese de cuando quieres comprarte algún juguetito para darte placer, llegas a la tienda y parece que de repente estés en otra dimensión?

¿Qué buscas exactamente?‘ te pregunta el/la dependiente con una amplia sonrisa, como si te supieras hasta el nombre de las marcas. A lo que tú respondes con nerviosismo ‘no sé, ¿correrme?‘. Y ya está, eso es toda la conversación antes de empezar ese maravilloso y confuso paseo alrededor de unas vitrinas llenas de cosas de colores, algunas con formas raras, otras no tanto, y… no, eso no, eso es el ambientador de la tienda.

Vamos a ver, está claro que buscas algún juguete con el que hacer maravillas en tu chichi, pero ¿cuál de todos los veinte millones que hay en la tienda es el que exactamente necesitas? Esta pregunta se suele responder después de probar aquellos juguetes que te llaman la atención, te van recomendando o intuyes que te van a molar por lo que ya más o menos conoces. Normalmente con esta técnica hasta el tercer o cuarto juguete erótico no sueles sacar nada en claro. Si esta es tu situación, no te preocupes, es lo que suele pasar, me pasó incluso a mí, que fui probando hasta dar con los que, a día de hoy, para mí son un ‘must‘ (a lo largo del texto de te digo cuales son).

La verdad es que de tanto probar me hice una experta, por lo que a día de hoy me siento en la obligación de contarte todos mis secretos acerca de este universo desconocido para la gran mayoría de nosotras.

Para empezar, aquí tienes unas reglas básicas:

REGLA Nº 1:

LA PALABRA ‘CONSOLADOR’ NO SE USA

Un consolador es un juguete erótico de forma fálica que sirve para que las mujeres nos lo introduzcamos y extraigamos de la vagina determinadas veces hasta llegar al orgasmo, ¿pero sabes qué? A mí me gusta más llamarlo por su traducción al inglés: Dildo. Y es que el concepto ‘consolador’ está rodeado por un halo oscuro repleto de machismo, falocentrismo y coitocentrismo que tira patrás. Cuando se usa el concepto ‘consolador’, hacemos latente la necesidad de un pene o un objeto con forma fálica para que las mujeres tengamos un orgasmo y así ‘consolarnos’ por la tristeza que nos supone la ausencia de un pene (o lo que es lo mismo, la creencia absoluta de que para el orgasmo femenino es necesario un pene).

freud

A Freud le gusta esto

Estimular la vagina con el mismo mecanismo del coito me parece guay, sin embargo hay que tener en cuenta que no todos los juguetes que pueden darnos orgasmos tienen por qué tener forma fálica ni usarse con la misma metodología. Es decir, esto no consiste en demonizar el pene o las cosas fálicas, consiste en no utilizar un lenguaje machista para algo tan nuestro.

Resumiendo:

Estimular la vagina → Bien

Usar palabras con tintes machistas → Mal

REGLA Nº 2:

SI VAS A COMPRAR UN JUGUETE ERÓTICO PARA TI, CONÓCETE A TI MISMA PRIMERO

Conoce tu cuerpo, conoce tu respuesta sexual, conoce tus fantasías, conoce aquello que te excita y aquello que no. Tócate y averigua qué partes de tu cuerpo son más sensibles y qué partes deseas conocer y explorar mejor. Esto es primordial si quieres acertar con la elección de tu juguete.

REGLA Nº 3:

NO ME SEAS RATA, LO BARATO SIEMPRE SALE CARO

Nunca jamás compres juguetes ultra mega baratos. Normalmente este tipo de productos pueden producir movidas chungas en tu cuerpo, y es que no suelen respetar el Ph de la piel, los materiales de los que están fabricados son porosos (lo que hace que las bacterias se acumulen aunque los limpies y guardes divinamente), se rompen o estropean enseguida, pueden producir alergias o irritaciones, pueden dejar restos de material y no respetan la anatomía de la mujer.

REGLA Nº 4:

COMPRA EN SITIOS FIABLES

Da igual si son tiendas físicas u online, es importante que el sitio al que acudas tenga buenas referencias. Yo de ti descartaría ya de la lista Aliexpress (que además censuran los productos eróticos, ¿cómo te vas a fiar de un sitio que te está vendiendo algo censurado?).

REGLA Nº 5:

¿BURRO GRANDE ANDE O NO ANDE? NO

Por comprarte lo más grande, gordo y largo de la tienda no vas a obtener más placer. Con estas cosas a veces menos es más. Por ejemplo, algunos de mis actuales juguetes favoritos son pequeños y cualquiera diría que me han dado algunos de los mejores orgasmos de mi vida.

REGLA Nº6:

CÓMPRATE ALGO QUE ESTÉTICAMENTE TE GUSTE

Igual que cuando vas a comprarte ropa no coges lo primero que pillas por muy funcional que sea, si no que te centras en que te quede bien y te guste el diseño o la tonalidad, con estas cosas igual. Ya que te dejas la pasta, déjatela en algo que además de darte placer te mole verlo, olerlo y tocarlo.

Dicho todo esto, vamos al meollo del asunto. A lo que importa.

¿Qué juguete me compro?

Si has tenido en cuenta todo lo anterior, ahora es el momento de fijarte en las características del producto según la zona de tus genitales que quieras estimular y la manera en la que quieras hacerlo.

DILDO

Ya hemos quedado en que la palabra ‘dildo’ no lleva implícito el concepto ‘consolar’, por lo que, la parte machista de la historia queda fuera (nos quedamos con ‘dildo’, forever). Para gustos los colores. ¿Eres de las que les gusta el mete-saca sin más? Fenomenal, entonces este es tu juguete.

Los dildos pueden estar hechos de diferentes materiales (los he visto hasta de metal, madera o cristal). No vibran, no hacen nada, sólo existen (yo tengo alguno adornando la casa, incluso) y sirven para estimular la vagina metiéndolo y sacándolo de ésta. El roce del juguete con los nervios de la vagina y el roce de uno de sus extremos con el cérvix es el placer que proporcionan estos modelos. Pueden llegar a estimular las zonas A (situada en el interior de la anatomía genital de la mujer, a unos 6 ó 7 centímetros de profundidad, en la pared anterior, más o menos entre la zona G y el cérvix) y K (también llamado cul de sac, se encuentra en el tercio interno de la vagina, es decir, en la zona final de ésta y casi llegando al cérvix o cuello del útero).

dildo_cristal

Dildo de cristal de la colección ’50 sombras de Grey’ de la tienda erótica ‘Diversual’

VIBRADOR

Cualquier juguete que vibre puede pertenecer a esta clasificación. Como veréis hay muchos tipos de juguetes eróticos, pero desde mi punto de vista estos son los mejores ya que están diseñados para que llegues al orgasmo el 99% de las veces (para ese 1% restante recuerda que lo importante de disfrutar no es tener siempre un orgasmo).

  • Dildos que vibran: Son como los de la descripción de arriba pero además, vibran, lo que permite una mayor estimulación del canal vaginal. También se puede sacar partido de la vibración usándolo de forma externa para, por ejemplo, masajear los labios mayores y menores, o el clítoris. Lo malo de esta última parte es que el agarre del producto no resulta muy ergonómico. Para estimular la vulva hay otros juguetes más cómodos de usar, como por ejemplo los que tienes a continuación.

  • Estimuladores de vulva: Son los diseñados para estimular tu vulva y tu clítoris en su totalidad (recuerda que el clítoris no es sólo lo que se ve, su anatomía es mucho más grande).

clitoris

‘Hola soy tu clítoris’

No se introducen en ninguna parte, no están pensados para eso. De este apartado yo me quedo con el que de momento está en mi TOP 2: el masajeador Lily 2 de LELO, pequeñito pero matón.

WhatsApp Image 2017-12-16 at 16.31.30 (2)

Estimulador o masajeador de vulva Lily 2 de la marca LELO

WhatsApp Image 2017-12-16 at 16.31.29 (3)

Otro ejemplo de estimulador o masajeador de vulva

  • Estimuladores de clítoris: Son los que están pensados para estimular sólo el glande del clítoris (parte que sí se ve del clítoris). Suelen ser pequeños y finitos, para que apuntes bien y concentres todas las vibraciones en un sólo punto. Perfectos para esas veces en las que te pilla el calentón a ti sola y te apetece ir a saco.
WhatsApp Image 2017-12-16 at 16.40.36 (2)

Estimulador de clítoris

vibrador

Foto de estimuladores de clítoris de la tienda erótica ‘Amantis’

  • Rotadores: A estos los llamo yo ‘la feria’ de los vibradores. El famoso juguetito que sale en la serie Sexo en Nueva York pertenecería a esta categoría. Les falta hablar y encenderte el piti de después. Hacen de todo. Algunos hasta llevan luces. Cuando vi por primera vez uno en marcha casi se me salen los ojos de las órbitas. Más cosas no pueden hacer, os lo juro. Su forma es como si mezclaras un dildo que rota en círculos, Dios sabe por qué, y un estimulador de clítoris que vibra. Que la parte fálica que se introduce en la vagina rote tampoco es tan apoteósico como parece. Vamos a ver, mola, sí, pero no es una locura dado que a veces parece que tengas dentro una excavadora fuera de control. Es algo así como si el inventor del juguete hubiera dicho “no sé dónde coño está la zona G, así que voy a crear un juguete que rote y así seguro que acierto”. Con todo esto, si te descuidas te vibran hasta las cejas mientras lo usas.

conejito rampante

Carrie de la serie ‘Sexo en Nueva York’ con su ‘Conejito rampante’

Se suele llamar conejito rampante porque la punta del estimulador de clítoris son las orejas de un conejito (para atrapar el glande del clítoris entre ellas y hacerlo vibrar) aunque algunos modelos más modernos no lleven un conejito, mariposa, delfín o similar en su decoración (y menos mal porque a mí me estas cosas me parece que infantilizan mucho el producto).

conejito rampante lys

Foto de la tienda erótica ‘Lys Erotic Store’

  • Doble estimulación: Estos tienen dos partes y se asemejan a los modelos anteriores, sólo que cuando los enciendes no parecen un tío vivo apunto de salir volando. Se componen de dos partes: el dildo y la protuberancia o zona que estimula el clítoris. La parte fálica del juguete suele tener una forma curva hacia arriba para estimular la zona G y hacer los orgasmos más duraderos y placenteros. Junto con los estimuladores de vulva, estos son mis favoritos.

    Puesto que los hay de todos los tamaños y formas, hasta que di con uno que se adecuaba al tamaño de mi vulva y vagina tardé un poquito y es que mi error fue dejarme llevar mucho por las recomendaciones de otras mujeres que, evidentemente, eran mundos distintos a mí. Por eso es tan importante conocerse a una misma. De aquí me quedo con mi TOP 1, ‘Miss B’ de la marca Fun Factory.

WhatsApp Image 2017-12-16 at 16.40.36 (1)

Estimulador doble Miss B de la marca Fun Factory

VIBRADOR ZONA G

Dildos curvos: Son dildos, como los del principio, pero en versión mejorada porque se curvan hacia arriba para estimular la zona G. Ya sabes, si vibran, mejor. En mi opinión, si quieres estimular tu zona G, yo me cogería antes un vibrador de doble estimulación con la punta curva que cualquier modelo de estos.

WhatsApp Image 2017-12-16 at 16.31.31 (2)

Ejemplo de dildo curvo estimulador de la zona G

Para parejas:

Las famosas pinzas que una ve y piensa “esto forma parte de la decoración de la tienda”, porque no sabes ni qué es ni para qué sirve hasta que te lo explican.

Resulta que esas “pinzas” que no son pinzas, es un juguete moderno que sirve para ponértelo en el coño mientras follas en pareja y venirte arriba que lo flipas. Me explico: te colocas uno de sus extremos dentro de la vagina (rozando zona G), y el otro fuera, rozando el clítoris. Con esto se consigue que la penetración sea algo del otro mundo dado que estimulas: clítoris, zona G y todo el canal vaginal puesto que se supone que hay un pene entrando y saliendo. Todo así muy técnicamente explicado suena como “bah”, pero que va, te juro que mola un huevo. En realidad lo puedes usar sola y acompañada pero es mil veces mejor acompañada. Mi recomendación es que, si tienes pareja y quieres “aliñar” tus relaciones, te compres uno de estos porque lo vas a notar un montón. Ahora bien, si dentro de esta gama adquieres uno que va con mando a distancia o que funciona a través de una app con el móvil, ya sí que lo petas. Imagina el juego que puede llegar a dar si tu pareja sale de viaje y decidís jugar a distancia.

De esta sección yo tengo en el TOP 3 a Tiani 2 de la marca LELO, que funciona con mando a distancia:

tiani 2_lelo

Yo después de probar el estimulador de la zona G con mi pareja

Pero si estás buscando todavía más distancia y marcar tus patrones de estimulación estés donde estés, entonces te recomiendo la marca We-Vibe:

we_vibe

SUCCIONADOR DE CLÍTORIS:

El mecanismo de estos juguetes está diseñado para succionar el clítoris y enviar ondas vibratorias al mismo con el objetivo de estimular los nervios del glande. Es un placer concentradísimo y sólo apto para usar cuando la excitación esté en el punto más alto del encuentro. No es de mis juguetes favoritos, sin embargo, según varios testimonios de mujeres que conozco, este tipo de producto las ha ayudado a descubrir que son multiorgásmicas. Yo no me quedaría sin probarlo, aunque sea sólo por curiosidad y por saber qué se siente al ser succionada.

satisfyer pro

Succionador de clítoris de la marca Satisfyer

satisfyer pro2

Succionador de clítoris de la marca Satisfyer

Aunque no me haga mucha gracia así, en general, es cierto que cuando estoy en mi máximo apogeo, de vez en cuando me gusta tirar de alguno de estos juguetes, por lo que dentro de esta categoría estaría mi TOP 4, ‘Womanizer‘ (foto de abajo), o en su defecto su versión más barata ‘Satisfyer pro 2‘ (las dos fotos de arriba):

womanizer

Succionadores de clítoris de la marca Womanizer

HUEVOS VIBRADORES:

Este juguete no está realmente hecho para masturbarse como tal, pero sí proporciona placer y juego ya que incorpora un mando a distancia que da para mucho si el juego es entre parejas. Funciona de la siguiente manera: el huevo se introduce en la vagina y cuando se acciona a través del mando, vibra. El mando controla la intensidad y ritmo de las vibraciones. Da gustito, pero como digo, es para llevarlo puesto, por ejemplo, a cualquier evento al que acudáis tú y tu pareja y que ésta vaya manejando el mando para que tú notes la vibración. La gracia, además del placer que proporciona la vibración, está en el juego de que no os pillen y disimular que estáis tramando algo.

huevo vibrador

Ejemplo de huevo vibrador de la tienda erótica ‘Lys Erotic Store’

Y hasta aquí la guía básica de los juguetes eróticos para masturbarte. ¿Conoces algún juguete que te encante? ¿Alguna marca que te parezca lo más? ¿Habrías añadido o quitado algo? ¿Tienes dudas sobre algo muy concreto? ¡Cuéntame! Quiero saber qué opinas al respecto. He de decir que el mundo de los juguetes eróticos no acaba aquí y que, por supuesto que hay más tipos de juguetes, modelos y marcas que no he nombrado (siempre se podrá hacer una segunda parte). Ahora te toca a ti, porque, lo mejor, es que una vez leída esta guía y sepas más o menos qué quieres, busques y compres el juguete que más te llame la atención o creas que puede gustarte. ¡Ya me contarás!

Compartir:

Login