Estás en esa primera cita con el chico que te gusta; con tu vestido nuevo, tus taconazos y tus dos horas de peluquería en forma de tirabuzones; tan sexy y potente que casi no se te nota que estás pensando en cómo te vas a comer esa pedazo de hamburguesa sin mancharte mucho (porque no sea QUE). Cuando de repente:

– ¿Con cuántos chicos has estado antes?

– ¿Eh?… – Y te quedas mirándolo con cara de tonta, los carillos llenos y media hoja de lechuga colgando de la boca.

Pero ¿por qué? Va, piensa.

– Puees…

¡Piensa, rápido! ¿Qué le vas a decir? Ayy… ¡pero si no me acuerdo de cuántos han sido! ¿8? ¿80? NO LO SÉ. Va, relájate.

– Pocos.

– ¿Cuántos son pocos?

– Unos 9. ¿Y tú? – Preguntas mirando hacia otro lado.

Y sin inmutarse, él contesta alto y claro:

– 32

Aún flipando con su respuesta no puedes evitar pensar en la tuya. Sabes que no han sido 9 hombres, sabes que han sido más, muchos más.

¿Por qué no has dicho la verdad?

tumblr_mvv5xlQwdZ1s4hjb0o1_500

Un estudio realizado por la Sociedad Europea de Ginecología, con 9.600 mujeres de edad comprendida entre los 16 y los 45 años, afirma que la media de parejas sexuales de una mujer europea es de 10, siendo así el continente en el que menos parejas sexuales tienen las mujeres a lo largo de su vida. La cifra masculina sin embargo, se aproxima e incluso rebasa la treintena.

Por otra parte, el psicólogo Norman R. Brown, del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan, divide en dos grupos la forma de calcular el número de parejas sexuales: el de los hombres y el de las mujeres.

Primero explica que las mujeres se basan más en recordar todos los detalles e ir enumerando sus compañeros al mismo tiempo que recuerdan una historia en relación al amante.

Luego, expone que los hombres cuentan a sus parejas sexuales de forma aproximada y tendiendo a la inflación.

Vamos, que nosotras somos más una mezcla del “Un, dos, tres… ¡responda otra vez!” y “Pasapalabra” y ellos son más del “Parchís”: se comen una y cuentan veinte.

la-gran-aventura-de-los-parchis-movie-poster-1982-1020534327

«Las GRANDES aventuras de ELLOS«.

Va a ser verdad al final que el hombre (véase raza humana) es el único animal capaz de engañarse a sí mismo.

Aún con todo esto y sabiendo cómo se calcula el asunto de las medias estadísticas (si tu tienes dos Ferraris y yo no tengo ninguno, la media dice que yo tengo un Ferrari y tú otro), pensemos: ¿lo que marca la diferencia es realmente el uso de métodos de contabilidad distintos, o hay otros motivos de peso (en especial para la mujer) subyacentes como el estigma social?

Sea lo que fuere, a la vista está la crítica persistente hacia las mujeres por su número de ligues a la espalda. Calificaciones con sentido despectivo como “guarra”, “zorra” o “puta” son todavía en la actualidad adjetivos de recurso fácil en nuestro repertorio. Y digo “nuestro” porque tanto hombres como mujeres nos atrevemos a juzgar la conducta sexual de los demás de esta manera. Y éstas últimas (las mujeres), y por mucha penavergüenzaajena que me dé decirlo, MÁS.

La explicación al uso de la palabra “guarra” y todas las semejantes utilizadas con el mismo fin peyorativo, quedan encerradas en la historia de un Occidente marcado por las reglas del patriarcado: Un hombre se tiene que fiar de indicios que refuercen la veracidad de su paternidad, así que las mujeres promiscuas, como no pueden ofrecer esas garantías, son menospreciadas. Éstas, al mantener relaciones sexuales ocasionales con distintas parejas, intercambian multitud de fluidos, cosa que, como todos sabemos, es una importante fuente de patógenos. Así, una mujer promiscua, además de ser menospreciada por no poder ofrecer seguridad, resulta ser una mujer sucia y contaminada.

¿Qué os parece? Pues este es el significado latente que transmitimos cada vez que nos dirigimos a una mujer de esta manera.

¿Tiene algo de todo esto el más mínimo sentido? En absoluto. Ni siquiera para las normas del patriarcado en el siglo XXI, porque… tachaaan: EXISTEN LOS MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS. El mismo estudio de la Sociedad Europea de Ginceología hacía incapié en el bajo conocimiento existente en la población sobre los anticonceptivos orales (¿es esto posible?, pregunta retórica expresada desde mi más profunda indignación).

Seguimos usando estas palabras con connotaciones despectivas para mujeres promiscuas ¿y gracias a qué? Al machismo perenne y persistente.

Estamos en el siglo XXI, el contexto ha cambiado y la estigmatización sexual de la mujer sigue en vilo, por lo que las mentes y la capacidad de razonamiento siguen estancadas. Algo estamos haciendo mal.

 

 

Fuentes:

https://www.muyinteresante.es/salud/preguntas-respuestas/imentimos-acerca-del-numero-de-relaciones-sexuales

https://www.elmundo.es/yodona/2015/03/25/551016c3e2704e15588b4580.html

https://www.20minutos.es/noticia/514915/0/mujeres/pareja/cambios/

12 comentarios

  1. Pues tienes toda la razón, María. De entrada, yo ni siquiera sé a qué viene la preguntita de marras, y más sabiendo que la respuesta, sea la que sea, solo va a conducir a un juicio de valor. A no ser que se realice por eso, claro.
    Yo es que nunca he tenido la oportunidad ni la necesidad de hacerla, no me ha hecho falta. ¿Los hombres la hacen para afianzar su virilidad, para alimentarse su propio orgullo?
    Y lo más importante, creo. ¿Qué más dará? La vida sexual de cada uno es propia de esa persona, seguro que al que suelta la pregunta no le gustaría que le juzgaran por tener un fetiche o haber realizado en alguna ocasión una práctica sexual no convencional. Que tampoco pasa absolutamente nada por eso, no me malinterpretéis, pero es algo que la sociedad también parece observar con desaprobación.
    Así que respeto ante todo, cada cual con su cuerpo que se comporte libremente y sin coartar la libertad del prójimo, y que deje a los demás hacer lo mismo. Así se acabaría tanto juicio peyorativo, quiero creer.
    PD: Es curioso, cuanto más escribía en el comentario, más me acordaba de la serie «Masters of sex», sobretodo del personaje de Virginia Johnson…

    Comentario by Fonso on 13 de abril de 2015 at 11:30
  2. A mi es que esa pregunta me parece de muy mal gusto. En qué cambia una persona habiéndose follado dos o treinta personas?
    Y por que mentimos nosotras? Y encima en menos personas, di más y que quede tuerto xD

    Comentario by Raquel on 13 de abril de 2015 at 12:54
  3. No veo que estemos haciendo nada mal. Veo que si los hombres tienen más parejas sexuales que las mujeres esto quiere decir que muchos hombres mantienen relaciones con otros hombres

    Comentario by Mica on 13 de abril de 2015 at 13:20
  4. https://www.youtube.com/watch?v=piVnArp9ZE0

    Comentario by Adri on 13 de abril de 2015 at 16:46
  5. La respuesta correcta a esa pregunta es ¿de verdad importa? y dependiendo de la respuesta ya sabes donde toca mandar al susodicho

    Comentario by Manu on 13 de abril de 2015 at 20:53
  6. PFFFF, uno de los temas espinosos por excelencia… a mí, a medida que pasan los años, me molesta mucho menos el concepto de ser «guarra» a partir de X hombres que te has tirado, QUE EL HECHO DE QUE EL RASERO NO SEA EL MISMO PARA TODOS. Si yo soy una guarra por haberme tirado a X, un hombre que haya estado con la misma cantidad de mujeres que yo con hombres, debería ser tratado como alguien igual de «poco fiable». O eso, o dejarnos de tonterías para ambos sexos… POR IGUAL.

    Admito que yo misma me he visto envuelta en esas situaciones, del tipo:

    A) Estar con un tio, concretamente haciéndole sexo oral y que (alucino al recordarlo) ME INTERRUMPIESE con la frase «Oye, perdona, TÚ CON CUÁNTOS HAS ESTADO?» -A cuadros, no digo más-

    B) Salir con un chico, que te gusta, que te encanta, que TE PONE, y tener ganas, tiempo y oportunidad de tirártelo ahí mismo, y encontrarte pensando en NO HACER LO QUE TE APETECE (acostarte con él), porque estás realmente interesada, y la media del sexo masculino (con el que me he tropezado yo) llega a la conclusión: SE ACUESTA CONMIGO = SE ACUESTA CON TODOS A LA PRIMERA DE CAMBIO = GUARRA (No, tio, no es que tú me gustes ni nada parecido, eh?? cualquier parecido con esto, ES MERA COINCIDENCIA)

    C) Nunca he puesto los cuernos a mis parejas, pero aquí añado testimonios de amigas/conocidas/mujeres-con-las-que-te-has-echado-un-café, un nuevo concepto: SI ALGUNA VEZ HAS PUESTO LOS CUERNOS A ALGUIEN, JAMÁS SE LO DIGAS A UN NUEVO LIGUE, eso, al parecer, te hace ser indigna de confianza por los siglos de los siglos, hasta que el mundo se acabe y tus huesos se pulvericen… pero si él lo ha hecho, te tienes que fiar porque «Lo nuestro es diferente»…

    Siento el tochazo, pero me he sentido totalmente identificada kajajajajajajaja

    Besos a todos!

    Comentario by Kat on 13 de abril de 2015 at 21:23
  7. Solo mentís vosotras, nosotros somos total mente sinceros y honestos. ¿Exagerar? NUNCA.

    Comentario by AIrles on 13 de abril de 2015 at 22:52
  8. JA JA JA

    Comentario by alicia on 14 de abril de 2015 at 13:31
  9. Me parece de mala educación el preguntar algo así que digo yo que que mas da… lo que ha de importarle al [email protected] es el ahora que pueda surgir entre [email protected], no el pasado sexual ni sentimental de la cita en cuestión.

    Comentario by Inmaculada Rodríguez Romero on 14 de abril de 2015 at 17:25
  10. Tanto hombres como mujeres siguen sin evolucionar en todos estos aspectos. Vivimos estigmatizados por los dogmas que impone nuestra sociedad.

    Las redes sociales, el uso de what´s app y de todas las apps del mundo mundiales para ligar, unido a toda la telebasura e información basura que consumen ambos sexos sólo han propiciado un mayor distanciamiento entre sexos, es al menos lo que yo observo en mi entorno.

    El hombre hace esa pregunta a la mujer porque quiere sentirse «el elegido poseedor», el macho alfa, el líder de la manada. Si la mujer se ha follado a media humanidad el hombre va a perder esa sensación de «estar conquistando un trofeo», un bien preciado que no ha sido conquistado por muchos otros.

    Esa sensación de exclusividad y «dominio» es la que marca esta pregunta, esa es la explicación que yo le encuentro.

    He trabajado en un entorno donde el 90% son mujeres, y las mujeres se clavan los puñales por la espalda, entre ellas pueden ser las más insolidarias y arpías. Hasta ellas mismas reconocían que trabajar con un hombre en el equipo hacía más fácil todo.

    Lo veo cada día en el metro, cuando hasta las propias mujeres no le ceden el asiento a una mujer embarazada, hablo de cuando todos los asientos están ocupados por mujeres.

    Todas estas influencias externas que he comentado antes han contribuído a que tanto hombres como mujeres pongan muchas veces el listón muy alto en las relaciones.

    Pero sobre todo creo que se han mercantilizado, hombres y mujeres se consumen como si fueran bienes, cuando el bien ha dejado de tener un valor o se atisban problemas, se desecha, se aparta y se olvida rápido.

    Estoy realmente harto de estereotipos y prejuicios por ambas partes, del estilo: «todos los hombres son infieles», ya que yo soy hombre.

    Qué pasaría si una mujer le preguntase a un hombre: «¿te has follado alguna vez a una prostituta?

    Imaginaros que el hombre contestase: «si, me he follado a 20 prostitutas».

    Otro gran tema taboo estigmatizado por la sociedad, la prostitución, la pornografía, etc.

    Barack Obama sigue en su cuenta de Twitter a numerosas actrices porno, es un industria TOP en USA.

    ¿Que pasa si un reclutador de empleo viese que una mujer u hombre sigue a 20 actrices porno?

    ¿Queremos igualdad entre sexos, pero qué tipo de igualdad queremos?

    Yo no quiero una igualdad y una sociedad de «ismos» y palabras vacías.

    Las personas se olvidan de que sólo hay una vida y de que sólo se es joven una vez.

    Hace falta más autenticidad, más inteligencia, más sinceridad y comunicación.

    «Estoy aquí y me pasa esto», ¿realmente es tan complicado?.

    Saludos

    Comentario by Mike the Bike on 17 de abril de 2015 at 22:52
  11. Patriarcado? Venga ya…

    De toda la vida, son las mujeres las que eligen. Siempre. Seleccionan y escogen. Los hombres lo intentamos y vemos si hay suerte. La ultima palabra siempre es de ellas.

    Y por tanto, te remito a la metáfora del candado y la llave. Una llave que abre mil candados es una llave maestra. Un candado que se abre con mil llaves, es un candado de mierda.

    Comentario by Antonio on 24 de diciembre de 2015 at 04:32
  12. WTF

    Comentario by weloversize on 24 de diciembre de 2015 at 10:47

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.