Hemos crecido entre canciones. De hecho, muchas de las que nacimos en la década de los 80 nos criamos a base de grandiosos temas que hoy en día ya forman parte de la historia de la música mundial. Las escuchábamos en la radio del coche, en esas cintas de cassette que comprábamos en las gasolineras, en nuestros walkmans y en esos programas musicales que se emitían semanalmente. La música marcó nuestra infancia y nuestra adolescencia y a día de hoy podemos repetir como un mantra algunas de esas increíbles letras.

Quizás nos cuesta recordar el teléfono móvil de nuestra hermana, pero es comenzar a sonar los primeros acordes de estas canciones e inevitablemente empezar a cantar sin apenas darnos cuenta. Y es que las hemos repetido hasta la saciedad, las hemos bailado en nuestras mejores fiestas y eso nuestro cerebro lo sabe y no lo borra. Hoy os traigo una playlist que seguro os traerá grandes recuerdos de esos momentos en los que apenas éramos una niñas pero que ya no olvidaremos jamás. ¿Os suenan?

20 de Abril de Celtas Cortos (1991)

Comenzaban los 90 cuando este grupo lanzó al mundo una de las grandes canciones de la historia. Conocer al dedillo cada una de las estrofas de ’20 de Abril’ era imprescindible. La cantábamos en fiestas, orquestas, en quedadas con amigos y para las grandes despedidas. Es que este temazo valía – y sigue valiendo – para cualquier ocasión.

Sabor de Amor de Danza Invisible (1988)

Esta emblemática canción crece con el paso de los años. Aunque si bien es cierto que cuando éramos pequeñas seguro que no teníamos ni la menor idea de que Javier Ojeda nos está explicando lo mucho que le gustan los cunnilingus (o eso se dice y se comenta). Este detalle si cabe hace de este tema algo mucho más interesarte.

Wannabe de Spice Girls (1996)

Se escuchan unos pasos, las risas de Geri y… ¡comienza la locura! Todas hemos cantado – o nos hemos inventado – la letra de ‘Wannabe’ y otras tantas la hemos bailado en una coreografía en el festival del colegio. A día de hoy conocer de inicio a fin esta canción continúa señalándonos como millenials. Es lo que hay, Spice Up Your Life!

Barbie Girl de Aqua (1997)

‘Hi Barbie! Hi Ken! Do you wanna go for a ride? Sure, Ken! Jump In!’, así empezaba esta canción que aunque metió en más de un lío judicial a los Aqua, supuso todo un himno para toda una generación. Nos gustaba hacer el teatrillo haciéndonos pasar por la popular muñeca rubia y bailábamos sin parar conociendo cada una de las estrofas.

Marta tiene un marcapasos de Hombres G (1986)

Realmente podríamos destacar muchas de las canciones de este grupo que marcó a generaciones enteras. Los millenials nos hemos quedado con esa parte en la podemos cantar de inicio a fin estos temazos celebrando además que todavía son de nuestra época. Como detalle sobre esta canción en concreto ¿sabíais que habla sobre un embarazo? Si es que ya lo decía David Summers ‘mírale que ojitos tiene, es idéntico a su padre…’

El 28 de La Oreja de Van Gogh (1998)

Fue una de las canciones que lanzó al éxito a este gran grupo y saberse de la A a la Z todas las canciones de este disco era una cuestión casi obligada. Para las millenials, ‘El 28’ significaba dejarse llevar y desgañitarse llegando incluso a soltar alguna lágrima en los momentos más álgidos. Abrazar a tus amigas y cantar hasta que empezaba el siguiente tema, y así en bucle toda la noche.

La copa de la vida de Ricky Martin (1998)

Era el Mundial de Fútbol de Francia y Ricky Martin contoneaba sus caderas volviéndonos a todas locas. Aquel temazo marcó un verano completo y por lo tanto era raro no saberse esta letra que animaba hasta a que te gustara el fútbol. Y aunque Martin también la presentó en inglés, nos quedamos por supuesto con su versión en castellano. ‘Como Caín y Abel, es un partido cruel, tienes que pelear por una estrella…’ ¡Cuánta intensidad!

La Macarena de Los del Río (1993)

¿En serio pensabas que no la iba a mencionar? ¡Pero si las millenials hemos crecido bailando el primer tema viral de la historia! Todas sabíamos que Macarena le había sido infiel a su novio de apellido Vitorino y que le encantaba comprar en El Corte Inglés. Pero sin lugar a dudas lo que mejor sabíamos era esa coreografía repetitiva que no faltaba en toda verbena que se preciara.

Mi Instagram: @albadelimon