Querido diario

Cuando además de gorda eres fea

Me gusta mucho esta web y me siento identificada con un montón de cosas, pero creo que alguien tenía que hablar de un tema que no se toca muy a menudo… ¿qué pasa con las feas?

Me explico.

Parece que no pasa nada si eres gorda siempre que tengas una cara bonita o un cuerpo proporcionado (reloj de arena, de esos que se aceptan). Nos insisten en que gorda no significa fea, y estoy de acuerdo, pero es que también existimos las gordas que además no somos guapas de cara, y merecemos el mismo respeto.

Percibo que nos es más fácil aceptar o tolerar aquello que nos resulta atractivo a la vista, mientras que a la sociedad le sigue costando respetar (ya no digo apreciar, me limito a decir respetar) aquello o aquellas personas que les resultan desagradables.

Pues bien. Yo soy gorda, tengo una cara poco agraciada (según los estandares, obvio) y además mi gordura está repartida de la forma menos apetecible socialmente: no tengo tetas pero sí mucha barriga. No tengo culo pero sí papada y brazacos.

Pero soy igual de humana que el resto y merezco el mismo respeto.

Además me gustaría añadir que deberíamos hablar de la fealdad con la misma normalidad con la que pretendemos hablar de la gordura. Que no pasa nada por ser fea para la mayoría, porque aspirar a ser guapa no debería de ser nuestro objetivo en la vida. Y eso es algo que a muchos no les entra en la mollera.

Que además de que la belleza es subjetiva, no podemos vivir obsesionados con ella porque nos convierte en seres vacíos. No podemos seguir transmitiendo a nuestros hijos que ser guapo es más importante que ser empático, o que ser divertido, o que ser generoso. Ser guapo o feo es como ser alto o bajo. Algo que está ahí, pero que no debería regir ni nuestra vida ni nuestra forma de relacionarnos con los demás o diferenciar entre: a unos los respeto y a otros no.

Prefiero ser fea a ser mala persona.

¿Y tú?

 

Anónimo

Envía tus testimonios a info@weloversize.com

Compartir:

Login