¿HASTÁ QUE PUNTO PUEDO EXIGIRLE CORRESPONSABILIDAD EN LA PATERNIDAD?

Inicio Foros Welovermoms Maternidad real ¿HASTÁ QUE PUNTO PUEDO EXIGIRLE CORRESPONSABILIDAD EN LA PATERNIDAD?

  • Autor
    Entradas
  • anamaria
    Invitado
    anamaria on #965049

    Tengo pareja estable desde hace quince años. Mi chico, Carlos, es un ser humano excepcional: inteligente, brillante, divertido, sociable, cariñoso y empático. También es una persona que necesita altas dosis de independencia y mucho espacio personal. Precisa de ratos para leer sus libros, jugar a fútbol con sus amigos y tocar la guitarra (es músico profesional, aunque actualmente no ejerce).

    Hace unos cuatro años se produjo el punto de inflexión en nuestra relación que marcaría para siempre el rumbo de nuestras vidas. Yo siempre había deseado ser madre, pero Carlos no quería ni oír hablar del tema. Durante mis años de juventud fui dejándolo pasar, aunque la idea siempre me rondaba la cabeza. Pero el tiempo iba pasando y a mis treinta y seis, tras una visita al ginecólogo en la que me sugirió congelar mis óvulos, decidí que tenía que coger el toro por los cuernos y enfrentar el tema con él.

    En un primer momento, su posición era inamovible: No deseaba ser padre ni perder todos esos momentos de libertad e independencia de los que tanto disfrutaba.  Insistía en que estábamos muy bien así, que disfrutábamos de una vida plena en pareja, colmada de viajes y ocio, que nos iba bien económicamente, que podíamos vivir para siempre de una forma relajada y feliz. Opinaba que traer un  hijo al mundo supondría añadir complicaciones innecesarias a nuestra existencia. Le escuché con paciencia, pero fui taxativa: Yo deseaba ser madre, y era algo que tenía meridianamente claro, así que si no iba a poder ser con él, nuestra relación tendría que terminar. Ambos lloramos durante horas y, finalmente, me pidió unos días para pensar.  Hice una maleta con cuatro cosas y marché a casa de mis padres, quedando él en el hogar que hasta ese momento habíamos compartido. Fueron exactamente nueve días los que tardó en contactar conmigo, nueve días que pasé llorando a moco tendido en la cama, pero convencida de que estaba haciendo lo correcto. Me sentía fuerte y mi decisión era firme.

    Finalmente, Carlos me llamó y quedamos en una cafetería. Hablamos largo y tendido y me hizo partícipe de su decisión: No sentía el deseo de ser padre, pero estaba dispuesto a hacer lo que fuera para no perderme. Si mi sueño era tener un hijo, claudicaría, porque aseguraba no poder vivir sin mí.

    En ese momento solo pude sentir alivio. No medité las consecuencias, y no me paré a pensar que no resultaba razonable que una persona tomase una decisión de tal envergadura basándose únicamente en su incapacidad para poner fin a una relación sentimental. Se trataba de un hijo, no era muñeco ni una tortuga. No obstante, cerré los ojos ante lo desafortunado de sus argumentos. La realidad era que yo tampoco quería perderle por nada del mundo. Decidí que, aunque a priori sus razones fueran esas, la práctica sería diferente. Cuando viera la carita de su bebé, Carlos se enamoraría perdidamente de él.

    Empezamos a buscar el bebé y debo hacer hincapié aquí en lo que considero un dato crucial a la hora de que podáis formaros una opinión. A lo largo tanto del proceso de búsqueda como del propio embarazo en sí, Carlos hacía comentarios del tipo “Descansa ahora, que ya sabes que cuando venga el bebé, la que vas a pringar serás tú, que para eso querías tenerlo”.  Cuando algún amigo nos `soltaba la típica frasecita de “Aprovechad ahora, que ya pronto no vais a poder dormir por las noches”, Carlos respondía: -“¿Yo? La que no dormirá es ella, que es quien quiere tener un hijo y quien va a apechugar con las consecuencias”. Todo lo decía entre risas, así que no terminaba de darle demasiada credibilidad, pero se me puso la mosca detrás de la oreja.

    Finalmente, nuestra hija vino al mundo.  Soy plenamente consciente de que mi pareja ama a nuestra hija y que daría la vida por ella.  Sin embargo, en el tema de los cuidados, la cosa es distinta.  Apenas se ocupa de nada, casi nunca  le cambia los pañales, ni le da de comer, ni se interesa por los asuntos de la guardería. Todo lo hago yo. Él se limita a hacerle alguna carantoña ocasional y a cogerla en brazos cuando le apetece.  Se le cae la baba con ella y suele decir que es una obra de arte. Pero nuestra pequeña da mucho trabajo, y él, para que mentir, más bien se lava las manos.

    No puedo evitar recordar los comentarios que Carlos hacía durante todo el proceso y, en cierta medida, no me siento legitimada para reprocharle nada. Él no quería hijos, cedió por mí y además me advirtió de que la cosa  iría más bien en esta línea.  Quizás fui yo la que se puso la venda en los ojos, y decidió creer que sus comentarios eran jocosos, sin serlo realmente. Sin embargo, por otra parte, considero que nunca le puse una pistola en la sien; es una persona adulta y tiene que entender que su decisión conlleva una serie de derechos, pero también de obligaciones.  Estoy hecha un lío y no sé si estoy siendo una tonta o si tengo que asumir, que en cierta forma, yo acepté las condiciones  del trato sin pararme a leer la letra pequeña.


    Responder
    Anónima
    Invitado
    Anónima on #965071

    Jo, me da mucha pena por la criatura porque algún día se enterará de que su padre pasa de ella y sólo la tuvo por compromiso hacia ti. Puede quererla, no lo dudo en absoluto pero no es deseada, son cosas distintas. Me sabe mal decirte que ya sabías lo que había y que has pecado de creer que la cosa cambiaría pero eso ya lo sabes.

    Responder
    Olalla
    Invitado
    Olalla on #965077

    «Decidí que, aunque a priori sus razones fueran esas, la práctica sería diferente. Cuando viera la carita de su bebé, Carlos se enamoraría perdidamente de él.»

    Creo que esa es la frase que marca la diferencia y ha sido tu equivocación… Qué situación tan complicada, pero creo que tal y como has contado las cosas no puedes exigirle nada. Eso sí, hay una parte de empatía importante en las relaciones y lo ideal sería que te apoyase en momentos difíciles (médicos, noches sin dormir, etc.) si te ve agotada, porque debería nacer de él hacerlo… Pero efectivamente los cuidados del día a día deben recaer sobre ti (avisada estabas). En fin, creo que «lo compraste así» y decidiste continuar con el proyecto familiar, no es justo que le exijas que se porte como el padre que nunca quiso ser…
    También te digo, no es tanto un padre sino un donante de semen y ya… por muy pareja tuya que sea. Padre es el que cría.
    Qué complicado, amiga. Mucho ánimo

    Responder
    Lola
    Invitado
    Lola on #965083

    Buff me parece super complejo este tema y mira que me siento bastante identificada porque estoy en búsqueda tras un proceso prácticamente idéntico al tuyo (solo que en mi caso no era tanto porque no quisiera tenerlos sino porque quería esperar unos años más y a mí el reloj biológico se me cae encima).

    Yo la verdad te recomiendo, si pueden pagarlo, ir a terapia de pareja/familia. Por mucho que lo haya hecho por ti, la niña es de los dos y, además, el no ejercer de padre va a ir mermando la relación de pareja. Así que no puede pretender seguir como si nada porque al final acabará con hija y sin pareja, todo lo que no quería. La terapia le puede ayudar entender esto y a colocar las cosas en su sitio, ver qué está dispuesto a renunciar cada uno y como llegar a un punto medio. Si se lo dices tú directamente, te va a salir con él ya sabías donde te metías, no haberla tenido, etc. aunque si tan empático es, debería estar viéndolo venir ya, porque estarás agotada llevando tú sola todo el peso de la crianza.

    Ahora bien, también creo que deberías mentalizarte a que nunca va a ser al 50%, si ya es complejo en parejas que ambos querían y están muy concienciados en cuanto a corresponsabilidad, en tu caso… Difícil será que asuma la carga mental de nada de la niña y todo lo más que estará dispuesto hacer será lo «divertido» (baños, juegos, salidas al parque, enseñarle cosas como tocar la guitarra, etc.).

    Ánimo y no te quedes callada, como mínimo háblalo con él porque si te lo guardas, la irritación y la decepción te irán comiendo por dentro hasta explotar.

    Responder
    Raquel
    Invitado
    Raquel on #965084

    Tu pareja parece el tío de la criatura,deberías planteartelo.

    Responder
    Anónima
    Invitado
    Anónima on #965086

    Tu pareja es altas capacidades? Yo lo soy y me identifico con lo que dices de él y al igual que él nunca he querido tener hijos y no los tengo y es mi pareja quien se amoldo a mí.
    Los dos hicisteis maly yo no creo que puedas exigirle más.
    Al fin y al cabo es un padre poco implicado como tantos, con la salvedad importante de que él no te engañó.
    Supongo que la cosa cambiará cuando crezca y puedan compartir intereses.

    Responder
    Hola
    Invitado
    Hola on #965103

    Estoy de acuerdo en el consejo de tratar este tema tan complicado que en terapia de parejas. Si la situación sigue igual acabará siendo insostenible para ti. Acabarás harta y llena de rencor y vuestra relación se irá a la mierda.
    Es el quien eligió ser padre y ahora es el quien tiene que elegir si quiere ejercer de padre o no. Pero sabiendo que a la larga no se puede tener una relación de pareja y tener un hijo en común partiendo que solo uno se encargue de la crianza. No puede acabar bien

    Responder
    s
    Invitado
    s on #965104

    Habéis tenido un hijo no deseado y eso es complicado revertirlo, cabía la posibilidad de que el instinto paternal se activara con el nacimiento del bebé, pero se ve que no ha sido así. Tendríais que haber dejado la relación cuando llegasteis al punto muerto de la maternidad, él no debió ceder en ser padre y tú no debiste aceptar su oferta de ser madre con alguien que no deseaba tener hijos. Así que en mi opinión la habéis cagado los dos. También te digo que hay mucho padre suelto que estaba loco por ser padre pero que cuando nace el bebé, pasa 3 kg de él, que creo que es peor. por darte alguna esperanza, puede que con los años, cuando crezca e interaccionen, la relación mejore y pasen tiempo de calidad padre-hija.

    Responder
    Velma
    Invitado
    Velma on #965113

    No, tu pareja no ama a tu hija, simplemente la tolera. Si la amase se implicaría en sus cuidados. Carantoñas ocasionales y cogerla a veces en brazos no es ser padre. Yo no querría que mi niña creciese con un padre indiferente a ella. Yo me plantearía separarme. Él ni por asomo va a pedir la compartida y os hareis un favor a los tres. A él le liberaras de algo que nunca quiso, tu hija no tendrá que vivir la indiferencia y el falso cariño ocasional de tu pareja. Contigo la niña se basta y se sobra.
    ¿Cuando hacía esos esos comentarios de que nunca se iba a ocupar de su bebé tú que respondías? No lo veias venir?

    Responder
    Neo
    Invitado
    Neo on #965123

    Yo me pregunto hasta qué punto vuestra relación es mala.

    Él ya te avisó de cómo iba a ser, así que de romper vuestra relación, serás tú la que rompa el trato familiar que alcanzasteis. Estás en tu derecho, claro, pero me parece injusto que habiendo cedido él en algo tan importante y habiéndose hecho lo que tú querías, ahora rompas tu familia. Yo analizaría muy mucho la decisión, porque matrimonios desbalanceados en los que el padre cedió pero luego no se implica hay muchos y los divorcios, como las guerras, sabes cómo empiezan pero no cómo acaban. Las relaciones familiares se van a tensar y no sabes cómo va a evolucionar. Es posible que estés dando por hecho muchas cosas de cómo sería ese futuro, uno en el que las cosas serán más o menos como tú esperas. Pero debes tener en cuenta que ya hiciste cálculos de como sería tu vida familiar y al final no fue como esperabas. No digo que vaya a ocurrir, pero podría pasar. Igual te quedas la niña mientras es niña pero en la adolescencia decide irse con él. ¿En ese caso qué? Por no aguantar unos pocos años en una relación que no es como te gustaría, pero sí funcional aunque injusta, podrías quedarte sin marido y sin hija. Igual das por hecho que encontrarás otra pareja de vida y no finalmente aparece en muchos años. O igual sí, y todo sale más o menos bien, claro. Solo digo que tengas cuidado porque no podemos controlar lo que nos pasa en la vida.

    Responder
WeLoversize no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta web por colaboradores y usuarios del foro.
Las imágenes utilizadas para ilustrar los temas del foro pertenecen a un banco de fotos de pago y en ningún caso corresponden a los protagonistas de las historias.

Viendo 10 entradas - de la 1 a la 10 (de un total de 49)
Respuesta a: ¿HASTÁ QUE PUNTO PUEDO EXIGIRLE CORRESPONSABILIDAD EN LA PATERNIDAD?
Tu información: