Hemos quedado dos veces, y en las dos se ha olvidado la cartera