La «salvación» cuando éramos pequeños es nuestra perdición hoy.