Si coges peso, al endocrino

Posted In: Autoestima

  • Anabel
    Anabel on #330356

    Hola chicas, había escrito todo mi drama de una tacada, le he dado hacia atrás y he perdido todo. Muy Paquita Salas todo. Este taco de lloros va a quedar menos histérico, pero también menos verdadero. Que acabo de tener una discusión con mi pareja derivada de un comentario de mis padres por mi recientes kilos ganados. Y vengo a soltar todo por aquí.

    Current life y current psicoterapia de mi vida: Tengo 28 años, llevo a dieta desde los diez, si, desde el día en el que el puto punto salió por encima del perceptil «normal» en el pediatra. A partir de entonces se desata la guerra en mi casa contra el pan y el unto y empiezan las dietas de los 15 días, de la depuración, del nutricionista al que fue tu prima Paqui, de los 1500 kcal al día. De las lentejas como plato único. Del pan integral como Santo al que venerar. Mi padre apodado el quince quilitos diabético, mi hermana delgada y de constitución atlética potenciada por su afición a la danza, mi madre aunque con cadera, ríete tu de la 36 que gastaba, todo proporción kardashiana. Y yo siendo yo, con caderas de mi madre pero con sobrepeso, aficionada al movimiento de muñeca para sostener un lápiz y pocas mancuernas.

    No recuerdo a ver entrado en una 36 nunca. Siempre fui fan de la 38. Y ya me veía GORDA, desde los cuatro años. Que gilipollas. Pero claro, cuando tus amigas entran en 34… y partimos de que soy mujer de los 2000, referentes Valle, Avril y Christina. Bien, siguiendo mi ascenso meteórico en el patronaje de Amancio, alcance la 40 al entrar en la universidad, y pase de mis 60 kilos a 67 (mido 160 cm). DRAMA para mi, pero bestial. Me fui a mi nutricionista de la familia, aun recuerdo el nombre, Avelina –revisitada intermitentemente desde los 12. Dos tostadas por la mañana de lino integral con un mini chorro de aceite, hidratos prohibidos y a comer todo hervido y a la plancha. Mareos y 10 kilos menos en tres meses. Y que paso VAYA el efecto YOYO. Erasmus, depresiones, terapias, tonterías con la comida (mas bien en la adolescencia), relación tóxica con mi cuerpo…Ni un puto referente donde verme reflejada no ayudo, hasta hace pocos años : ). Y mi percepción real de que mi entorno me quería mas cuanto mas delgada o mejor me veía. Enfocada en mis estudios de arquitectura (lo cual me causaba ansiedad y aka comer) y en potenciar mis capacidades intelectuales (siempre la mejor, sino nada, y cuanto mayor la expectativa mayor la caída).

    Ultimos cursos de universidad en Lisboa, deje de tomar anticonceptivos para mi SOP (AJA también, enfermedades femeninas a mi) y engorde muchos MUCHOS kilos –ademas de una cara que ni el empedrado de mi pueblo–. Pero estaba feliz OYE. Volví. Y con el volver la frase de mi madre «Anabel cariño, hay que volver al endocrino –cara lastimera con suspiro lorquiano– es que los kilos que has cogido no son normales».

    Los últimos tres años: Turne de médicos, me recetan metformina, me pongo a dieta. No pierdo peso porque Avelina me había jodido el metabolismo con su dieta baja en hidratos a lo «pronokal». Desesperación por encarrilar mi vida, no entro mas que en la 42 elástica 44 y 46, depresión-terapia-pastillas-terapia. Descubro ASOS. Salvación.

    Bajonazo. Mi novio –dato, llevo con el desde los 16, ha vivido la experiencia Amancio al completo– llega a decirme que me quiere menos porque al verme peor yo, me ve peor el y le «gusto» menos –se expresa fatal, no quería hacer daño, pero lo hizo y mucho. Descubro youtubers, blogs como este, me acostumbro a mi nuevo cuerpo, estoy en mis lindos 75. Pero claro. Por mucho que una intente deconstruir todo su entorno, tóxico, es muy difícil construir una autoestima sana.

    Y ahora que he vuelto a engordar hasta los 75 –o quizás más– me veo mal, esquivo espejos, esquivo fotos, probarme ropa en tiendas –la odisea de Amancio y las tallas– es como irse de mudanza al probador. Y estoy dejando de lado el «problema». Pero tampoco entiendo que, cuando estaba en mis días de no querer salir de la cama, y adelgace tanto, note que para el resto estaba estupenda fisicamente, pero por dentro estaba echa una puta mierda. ¿Por qué no quererme con el brazo mas ancho, un poco mas de molla, si mi interior esta mejor?

    Han pasado meses de estar en la mierda, resurgí poquito a poco, y engorde poquito a poco también. Y eso ha derivado en el REBOOT de comentario de mis padres de «Anabel, en septiembre me pido YO hora en el endocrino –pos ok– ¿tu también no? Porque deberías ir». Que forma mas sutil de decir, te has engordado, NO PUEDE SER, NO ES NORMAL, NO ESTAS GUAPA. AY VA. ¿Me he debido de engordar y ellos lo han notado? ¿Como puede ser que su hija engorde? No puede ser, tiene que ser un problema medico. Aunque también ha repuntado que cuando vivía con ella, me controlaba las comidas y comía mejor, y ahora como lo que me sale de los ovarios y MAL. Pues si y no, tengo SOP, tengo resistencia a la insulina. Pero queridas, ni me cuido lo que debería ni hago ejercicio, milagros a Lourdes. Pero es que yo siempre he sido muy atea, y a nadie le tiene que importar lo que como o dejo de comer. Que si, que tengo niveles un poquito altos de hipotiroidismo –incluso estuve con eutirox, no hay medicamento que se me haya resistido– pero lo que me JODE es que entrar en una 44 no es UNA OPCION, es culpa del HIPOTIROIDISMO autodiagnosticado de mi madre para salvarle la conciencia.

    Yo me siento bien de salud, pero no me veo bien en el espejo. Pero mi pregunta es, ¿No me veo bien porque ellos no me ven bien o por que realmente no acepto estar en estos kilos? Lo estoy releyendo y creo que es un poco FIRST WORLD PROBLEMS, pero de verdad, condiciona mi vida y siempre lo ha hecho. Ha quedado un texto que hasta a veces parece que me lo tomo a coña y no me afecta, pero hasta hace diez minutos estaba llorando como una madalena en la cama. Se que va a ser otra de esas tardes que se te quedan clavadas. Pero esta vez, no me lo voy a tomar como una llamada de atención y ponerme a adelgazar y hacer la ruta del especialista. Porque quizás sean ellos los que tienen que replantearse a través de con que filtros valoran a los demás, mas autocrítica y menos diy diagnostico. Gracias bonitas por leerme, a las que hayáis llegado hasta aquí perdón por el textazo. A mi me ha servido para apaciguarme y expulsar todo lo que quería decir.

    Respuesta
    Anabel
    Anabel on #330358

    <No recuerdo «a ver» entrado>. Reverte me matará y todos los sillones de la RAE. He escrito a toda pastilla, disculpad si hay faltas ortográficas como ese «a ver» del verbo cegarte. Soy nueva y no se si se puede reeditar un texto.

    Respuesta
    Elisa
    Elisa on #330449

    Me siento plenamente identificada, con la diferencia que a mí me mandaron al endocrino con 8 años, que su consejo fue dieta y que me fuera a correr por las mañanas antes del colegio… nunca he sido delgada, mi talla mínima a los 16 ya era una 44. Y ahora con más años y problemas no de sop pero si de desajustes hormonales, me he visto como todo lo que me pase sea lo que sea el diagnóstico inicial es por culpa de la obesidad. Me dijeron que era imposible que me quedara embarazada con mis 100kg, me mandaron la metformina para la resistencia a la insulina, tuve un entrenador personal, nutricionista… el resultado pocos kilos menos, agujetas muchísimas eso si 😂😂😂😂
    Al final los kilos no son lo que más pesan, pero si los prejuicios y las miradas a las que nos enfrentamos continuamente desde nuestra familia a nuestro entorno más amplio…
    Yo ahora estoy embarazada y me da horror los cambios que me veo en el cuerpo, en lugar de permitirme disfrutar dentro de un control… me machaco con engordar lo justo, con no mirarme casi nada en los espejos porque me veo fatal….
    En definitiva, animo porque eres una luchadora, y si tú estás bien contigo misma el brillo que desprendes atrae a la gente positiva y destruye a los tóxicos que solo quieren delgadas por el mundo…

    Respuesta
    Olive
    Olive on #330453

    De verdad, Anabel. No te imaginas cuantísimo te comprendo. De hecho me ha parecido que otra persona ajena a mi contaba mi propia historia.

    Jamás comprenderé por qué mis padres me pusieron a dieta de endocrino cuando con 14 años empecé a tener una 38. De verdad que no.
    Ni tampoco que ahora, con mi 44 tras ser madre, me espeten que «es una pena con lo guapa que has sido siempre».

    Entiendo tu berrinche. Es para estar hasta el coño.
    Ánimo y un besazo!

    Respuesta
    Superpatri
    Superpatri on #330455

    Cariño, yo de ti los euros del endrocrino se los daba al psicolo, hasta que no cierres ese ciclo, no podrás ser feliz. Mi historia es sinilar sólo que he ido sumando lg y kg

    Respuesta
    Almu
    Almu on #330457

    Hola cielo, aquí una con SOP y resistencia a la insulina, yo este último año he engordado como 6 kilos, peso entre 68-70 según el día y mido 1’57, y en mi caso pasa al revés mi madre pasa de pedirme cita porque pa qué, que me tome la medicación y que siga con la dieta, si que es verdad que gorda lo que se dice gorda no estoy, visualmente hablando, uso una 38-40 y en general creo qur la subida ha sido x el gimnasio, que es lo único que ha cambiado en mi rutina, pero ya empieza a ser un peso alarmante. Con esto te quiero decir, cuando una tiene estas cosas hay que cuidarse, y no está de más una analítica y visitas periódicas al médico, no porque hayas engordado, sino por asegurarte de que, dentro de tu enfermedad, sigues estando sana. Los padres a veces son muuuuuy plastas con el engorde. Imagínate, mi madre es enfermera de pediatría y tiene mogollón de niños obesos en consulta, ella siempre ha sido gorda y de hecho está operada de bypass gástrico + reducción de estómago, así que el fantasma de la gordura es algo que en mi casa siempre está ahí al acecho. Lo que tienes que hacer es trabajar en ti misma y que te la sude el mundo…

    Respuesta
    C.
    C. on #330458

    Cuántas como nosotras habitamos en este país… te entiendo tanto!! Yo sigo un mantra, “amo el curro que tengo hasta que consiga el que quiero”. Y no se cuando querré ni podré tener otro, pero es mi cuerpo, y hasta que toda la gente de tu alrededor no lo entienda te va a costar estar estable… suerte y fuerza Anabel! Y deja de ser tan exigente contigo misma, se ve que eres una gran persona

    Respuesta
    Raquel
    Raquel on #330462

    10 años y un endocrino que abultada como una plaza de toros cogiendo mi barriga con una especie de pinza, mientras decía «es que aquí hay mucha grasa». Mi madre cargó toda la vida con ese complejo y lo heredé. Libro de 10 años pensaba: si he tenido que ir y mis esbeltas y delicadas hermanas no, es que algo está mal conmigo, no?
    Me pasé la adolescencia escondida, viéndome como una morsa, aunque hora veo las fotos y daba hasta penita verme la cara chupada que tenía.
    Luego engordé, mucho, y nadie podía entender que hubiera algún problema médico y emocional. Es que yo era un desastre.
    » Raqueliña… Bueno.. Es así «.
    Mi tiroides no funciona, y me he visto muchos años sin diagnóstico y viviendo a dieta estricta. Sin adelgazar. Y siendo ese desastriño.
    Fuí madre hace 8 meses y misteriosamente perdí peso, pero me pasé el embarazo sudando por no engordar. Hasta ese punto las cosas nos hacen daño, hasta ese punto llevamos integrado el chip de » Tú no», que nos impide disfrutar hasta de algo tan brutal como la maternidad.
    Ahora mismo la vida me dio un bofetón terrible: a mi madre se la llevó un cáncer tan rápido que apenas hemos podido asimilarlo. Y me da mucha penita pensar que se fue con esos complejos puestos, sin ver la mujer excepcional y preciosa que era.
    No me gustaría que me pasará igual. Este es mi cuerpo. Ese es tu cuerpo. Que funciona. Que te permite vivir. Que no puede robarte experiencias pero sí dártelas. Míralo, y agradecete levantarte cada día para disfrutar de tu vida. Amancio no es nadie, querida. E internet es un gran aliado en eso.
    No me quiero poner Coelho, pero es que nos pasamos la vida queriendo una aprobación que solo llegará de nosotras mismas; mientras tanto, nos estamos robando un tiempo precioso para ser felices.

    Respuesta
    Vibi
    Vibi on #330463

    En serio dices que tienes SOP, resistencia a la insulina, hipotiroidismo, comes mal y no haces ejercicio… y el problema es que tu madre quiere que vayas al endocrino??

    Respuesta
    Isa
    Isa on #330464

    Mi madre no es tan heavy metal, ahora. Ahora que tengo 40 y vivo en el extranjero. Pero cada vez que vuelvo a casa por vacaciones sé que me va a decir algo, de hecho esta vez me he comprado yo misma el bañador para evitar que me diga que el bikini no me tapa bien. En fin. ¡Madres!Son de otra época, con aprender de sus errores y no cometerlos nosotras mismas tendremos que conformarnos. Cuando mi madre me mire por coger otro trozo de pastel sencillamente pensaré que luego lo echaré de menos, cuando ya no esté.

    Respuesta
Viendo 10 publicaciones - del 1 al 10 (de un total de 29)
Respuesta a: Si coges peso, al endocrino
Tu información:




Login