¿Y si soy yo la que no quiere colechar?