robot emilio 2
  • Lifestyle

    De todos los años que me pedí al Robot Emilio y nunca lo conseguí

    Share on Facebook667Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Ocurría cada Navidad. Durante todo el año, pensabas que tal vez lo habías imaginado. No podía ser.

    Pero de nuevo, al año siguiente, lo volvías a ver. Navidad y ahí estaba de nuevo ese anuncio. Durante todo el año habías indagado si alguien lo tenía o lo había visto, pero nada. Todos estábamos igual.

    Nos habíamos portado bien durante todo el año, habíamos escrito la carta y seguido todos los pasos y nada: la mañana de Reyes todos ansiábamos verlo, pero no. Nunca nos lo trajeron y nunca supimos de nadie a quien se lo hubiesen dejado bajo el árbol.

    Sí, hablo del ansiado y anhelado Robot Emilio. ¿Quién ha podido olvidar ese anuncio?

    Era un robot. Un robot que tú controlabas, un R2D2 de estar por casa, que llevaba su bandejica, andaba y ¡hasta hablaba! (Y según el anuncio, “un tipo muy, muy listo”)

    ¡Nadie podía resistirse a él! Pero… ¿Alguien vio uno de verdad?

    Sabía que los Reyes no siempre traían lo que pedías, sufrí cuando ‘Diseña la moda‘ tardó un par de Navidades en llegar, pero por fin llegó (¡Gracias, Melchor!).

    Pero Robot Emilio nunca llegó. Tal vez no convencía a los Reyes eso de tener un aspirador con intermitentes por el pasillo, la distorsión de voz, las “más de 10.000 ptas.” que ponía en letra pequeña en el vídeo o la de pilas que tenía que gastar.

    robot emilio 3

    Robot Emilio y la letra pequeña – Más de 10.000 pesetas en los ’90.

    Existir, las pruebas dicen que existió… Al menos hay vídeos como prueba. (Ojo, a la ruidera a feria. Sonando a auto de choque todo el día).

    Eso sí, nunca vi uno en persona. ¿Alguien lo recibió? ¿Sólo lo viste en la tele?

     

    Así que crecí pensando que ese robot a pilas sólo lo habían fabricado para la tele. Era la única explicación a que nunca lo hubiese recibido y que no conociese a nadie que lo tuviera. ¿Para qué? Tal vez un estudio de mercado, puede que alguien contase las cartas en las que se pedía.

    Pero ahora lo que pienso es que el Robot Emilio es un verdadero ser mitológico. Todo el mundo habla de su existencia pero nunca se ha visto.

    Que sí, que sí, ahora todo el mundo quiere un unicornio. Pero yo quería y quiero un Robot Emilio, que viendo a los del anuncio, eso sí que debe dar suerte.

     

    robot emilio

    Yo quiero vivir en ese anuncio.

     

     

    Y tú, ¿también pedías el Robot Emilio? ¿Lo tuviste?

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mireia Clavero

    De pequeña quería ser trapecista. Ahora me lanzo al vacío contando historias. De vocación, cuentista. De corazón, teatrera. Me gusta lo rarito, lo hortera y los chistes malos. @mireiaceele

    

    Login