portadaokpelu
  • Lifestyle

    Ir a la peluquería NO es tan fácil

    Share on Facebook265Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Te has estudiado todos los IG habidos y por haber sobre peinados y tendencias capilares. Has analizado casi con visor laser todas las fotos de famosas que salen en las revistas que te has encontrado. Has rastreado Pinterest como si te fuera la vida en ello para encontrar tu nuevo look perfecto. Lo has decidido. Tras un estudio de mercado a fondo sabes qué corte y qué color quieres. Perfecto pero debo decirte,querida amiga, que si no eres de peluqueria fija lo peor esta por llegar. Debes elegir PELUQUERÍA.

    Recomendaciones, opiniones, reviews. Parece que has elegido la mejor peluquería. Estás segura de que has acertado. Cruzaré los dedos por ti, crúzalos tú por mi cuando me toque.

    Las fases por las que pasamos una vez entramos son muchas y muy diversas. De hecho una amplia mayoría pasa miedo, miedo real, en algún momento. El temido y amado momento peluquería comienza.

    Voy a tener que pedir un crédito para pagar esto. Ok exageración pero cuando entras, te reciben con esa amplia sonrisa, te ofrecen café y revistas y ves ese papel pintado tan guay o esa pared de obra vista y tanto mueble de diseño dices: Oh, dios, mi cuenta corriente no está preparada para esto. Pero ya es tarde. Te han sentado a esperar y antes seguir manteniendo tu vergüenza intacta que dejar tarjeta de crédito tiesa.

    brit

    – Esto va a valer la pena. Te presentan a quien te va a cortar el pelo. Normalmente ninguna se llama María o Pepa, tienen el pelo cuidado y modernito  y un melenón brillante. Ok, respiras tranquila. Me ha tocado la peluquera guay, seguro que me capta y va todo sobre ruedas.

    ok

    -¿Pero esta pava/pavo me está entendiendo?  “¿Bueno dime, qué idea tienes?” Le explicas que, tras el ardua tarea de encontrar el look que buscas ahora mismo para tu momento vital, has decidido que quieres cortar lo justo para sanear y quizás darle forma tipo _____ (inserte aquí el nombre de famosa/amiga/ o enseña foto de pinterest) Le enseñas foto. ESA FOTO, la que tienes mil veces duplicada en whatsapp porque se la has enviado a todos tus contactos de confianza para que te dieran su opinión. Empieza a tocar el pelo y anuncia que tienes las puntas horribles y debería cortar un mínimo de 3 dedos, que el color ese con tu base no cogerá, que por tu pelo fino/grueso quizás deberás trabajarlo en casa para peinarte. Tú enfadadita sin que se note le dices que no, que quieres eso, que haga lo que sea necesario pero que quieres ese color y ese corte. Que te da igual que las puntas estén reventadas, que respete el largo lo máximo posible, etc. Ahí empieza tu particular guerra fría hasta que suelta algo del tipo: “déjalo en mis manos, tú tranquila. Te va a quedar muy chulo”

    resignacion

    – Resignación.  Te das por vencida pensando que no quieres que te quede chulo, como dice ella, quieres que te quede como el de la foto y la sigues con el rabillo del ojo  hasta la parte del lava-cabezas donde mezcla potingues para teñirte o mecharte. En realidad ya no sabes qué te va a hacer. Se acerca mezclando con ímpetu la mezcla en ese bol tan mono. Empieza a peinarte y a dividirte el pelo por partes agarrándotelo con pinzas. Te miras en el espejo. Menuda pintaza de maruja tienes. Falsa sonrisa congelada. Te esfuerzas por parecer encantada y confiada pero en realidad por dentro empiezas a sentirte muy insegura. De repente ya tienes todo el pelo lleno de papel de plata. Si antes parecías una maruja ahora…ahora ni te cuento.

    – El abandono. Te enchufa ese mamotreto que desprende un calor horrible en la cabeza, se despide con una sonrisa que intenta ser cómplice y cálida y se va sin mirar atrás. Empiezas a chatear con tus amigas. Estás un poco nervi pero confias en que el color, aunque no sea exacto, almenos se asemejará, así que recobras la confianza poco a poco. Ha pasado media hora, a tu alrededor todo el mundo parece feliz mientras les atienden y tú estás ahí en medio, como el mueble danés de la entrada. Ahora más que nunca: “tan sóla y tan rodeada de gente”. De repente eres invisible. Estás cabreada, estás hasta el mismísimo de calor en la cabeza, te da igual como está el color. Llevas más de hora y media invertida en tu cambio de look y nadie te hace caso, hasta tus amigas han dejado de contestarte por whatsapp. No vas a montar un pollo porque no eres de esas pero haces evidente tu agobio esperando que alguien se percate. POR FIN, el acercamiento.

    ylenia-gandia-shore-2013

    – El corte. Tras pasar por el lavacabezas empieza el momento mas temido. Empieza a peinar mientras te dice el poco o mucho pelo que tienes y lo tan grueso o fino que es sin dejar de mencionar lo tan seco o graso que está. “Nadie te ha pedido la opinión”. Tras los estirones y la división de pelo por partes, saca tijera. No hay marcha atrás. Empieza a cortar de una manera que parece un poco al “tun-tun” y tus mechones van cayendo al suelo. Ahora sí estás asustada. Está cortando demasiado porque”es que tienes las puntas muy mal” Deja vú.. “Calla, zorra, lo del largo ya lo habíamos pactado” piensas, mientras le dices que ya lo sabes con una sonrisa tan falsa como la de Regina de “Mean Girls”. De repente ya ha acabado y no sabes qué pensar.

    regina

    El momento de la verdad. Empieza el secado….. Empiezas a ver tu nuevo corte, tu nuevo color asoma. Demasiado pronto para saber si te gusta o no, si era lo que buscabas o no, si te ha entendido y te ha dejado como querías o ha hecho lo que le ha dado la gana….

    guerra de novias

    Ya está hecho. Secada y peinada. ¿Veredicto? Pocas veces salgo 100% contenta de la peluquería pero cuando acierto es todo un subidón ¿y tú? ¿Eres de las que acierta o por el contrario tu peluquera se toma la ley tijeril por su propia mano y hace lo que a ella le apetece?

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Marina Palés

    Perpetua universitaria. Obsesiva con el control, encontrarle explicación a todo y las conspiraciones mundiales. Soy risueña, charlatana, leal y un poco histérica y mandona (especialmente los días nublados y si no he dormido lo suficiente) Enamorada de mi gente y, porque no decirlo, de mi misma, sobretodo en mis días buenos y de guapo subido.

    • Pingback: Mi pelo y yo. Qué manera de querernos - WeLoverSize.com()

    • Samira

      OMG QUÉ GRAN VERDAD!!! Por qué siempre hacen lo que les da la gana?? POR QUÉ? Lloro…Yo llevo 2 años sin pisar una peluquería por esto mismo ¬¬

    • Mari Luz

      Hola,
      Es la primera vez que escribo aquí, aunque os leo muy a menudo y me encanta.
      La verdad es que yo he tenido mucha suerte con este tema, voy a la misma desde que era pequeña..
      La dueña hasta se ha convertido en abuela y cuando empezó sus hijas eran pequeñas.. Jaja
      Las únicas veces que por circunstancias he tenido que ir a otra, que han sido 2 o 3 en 20 años, siempre he salido disgustada.
      La verdad es que es muy importante ir a un sitio donde te traten bien y te entiendan, que el pelo es una cosa muy delicada y se crea más confianza con las peluqueras que con muchos novios, que los cuernos no se ven a simple vista y los trasquilones si.. Jaja
      Por cierto es en Madrid, en Vicalvaro. Si alguien quiere preguntar más, le doy todos los datos.. Jaja.
      Un beso a todas y seguir escribiendo porfa, que me alegraís muchos ratos “tontos”

    • ChicaBCN

      Otra que se une al club de las que odian las peluquerias.
      Lo primero es que no me gustan la mayoria de las peluquerias en general, el olor de los tintes, la laca y el ruido de los secadores me pone nerviosa
      Si es una peluqueria de barrio de esas con la tele puesta con programas para marujas y 3 señoras comentando que si mira tal como esta y la otra con quien se ha juntado, apaga y vamonos, pero … son baratitas normalmente.
      Y el otro extremo las tan pijas en las que me da miedo sentarme porque yo sinceramente voy a la peluqueria con ropa normal tirando a viejilla desde que me destrozaron un jersey con un tinte, aparte de que luego se llena todo de pelos y no hay manera de quitarlos, en estas te miran de arriba a abajo y te hacen sentir mal y encima te clavan.
      Asi que … sin haber encontrado ninguna que me gustase despues de haberme recorrido las que veia mas “potables” cerca de casa decidi mirar los cupones de oferta, y oye si tengo que ir probando peluqueria por lo menos que la pruebe a precio mas barato, que si me gusta ya volvere al precio normal. Y pues despues de 3 o 4 intentos encontre una que me gusta bastante. Ni maruja, ni superpija, modernita, poca gente, no te hacen esperar ( ufs odio esperar) y mas o menos siempre me han dejado el pelo como queria, unos dias mejor que otros, no se porque, misterios de la peluqueria. Asi que ahora cuando quiero ir a la pelu … a buscar cupones que tarde o temprano aparece de oferta esta peluqueria y alla que voy.
      Lo que si me voy a quejar es de la diferencia de precios entre peluquerias dento de una misma ciudad. yo entiendo que en las grandes ciudades se cobre mas caro ( me fastidia pero es asi) y que una peluqueria de barrio cobre mas barato pero ….. 40 € por cortarme el pelo ?????? sinceramente lo veo carisimo, en otras por ese mismo precio me ponen un tinte ademas, y en la que voy de oferta creo que vale 29’95, rebajado desde 91 €, anda que me iba a gastar yo 91 € en cortarme y teñirme el pelo, sinceramente creo que lo suben por las nubes para luego hacerte la rebaja y dejar un precio normal pero … eso ya es otro asunto

    • JennBerro

      Hace cosa de un año que me cambié de peluquería y muy bien. En diciembre decidí pegar tijeretazo y pasar de melenón a pelo cortito, fui con foto y la chica me adaptó el corte perfectamente y salí encantada de la pelu. Pero ay amiga, el mes pasado volví a repasar un poco el corte y me atendió otra peluquera distinta… Se supone que se acordaba perfectamente de mi corte y cuando empezó a dar tijeretazos empecé a preocuparme… Me cortó el pelo como le dio la gana, a trasquilones, me dejó una mierda de flequillo a escalones que no tiene ni dos dedos de largo y encima ni me peinó.
      Llegué a casa llorando y todo.

    • Tania

      Hace un año que tengo el pelo corto ya, hace poco cambie de peluquería. Todo bien con el corte, aunque se haya pasado un poco de mano y quedo demasiado corto mi pelo crece MUY rápido.
      El problema comenzó cuando fui a depilarme las cejas hace un par de semanas. Me acuesto en la camilla y me pregunta ‘¿Cejas verdad?’ Luego de depilarme me miro al espejo y ella me comenta ‘Te las hice con esa forma así te resaltan mas los ojos’ … Quedaron HORRIBLES, nunca le pedí que cambiara la forma, fue ella a meterse. Todavía me quemo la piel, dos días antes de una fiesta.
      Sigo esperando que crezcan aun.

    • NadiaBanana

      “¿Eres de las que acierta o por el contrario tu peluquera se toma la ley tijeril por su propia mano y hace lo que a ella le apetece?”

      Precisamente por el tema PELUQUERA, mi vecino, amigo y peluquero Jesús dice que los hombres cortan mejor el pelo… Según él, si eres peluquera actuarás de las siguientes cuatro formas:

      1. Si atiendes a chica con melenaza: le corta de más para que se joda y quite esa cara de felicidad autosuficiente.
      2. Si atiendes a chica regulín con pelo regulín tirando a regulón: da igual lo que le hagas porque va a seguir siendo feo y no se dará cuenta.
      3. Si atiendes a chico regulín: máquina al mismo nivel por toda la cabeza; de éste no vas a sacar ningún provecho y es lo más rápido.
      4. Si atiendes a chico cañón: da igual que tenga una mierda pelo, le echas todo el agua necesaria con el flisflis hasta que apañes algo a ver si se va contento y te deja su número.

      No creo que esto sea así al 100% ni mucho menos, pero lo cierto es que cuando me lo dijo sólo pude que reírme. Así, al menos, cuando vaya a la pelu y me dejen rara, me incluiré por mí misma en el grupo número 1 jijijiji

    • http://xarcadex.tumblr.com Adri

      Aupa! Lo de siempre. 30min. 14€
      XD

    • Kofi_o_leche

      El verdadero momento de la verdad es cuando te lo intentas lavar y secar en tu casa por primera vez despues del corte. Ahi si que empieza la tragedia.

    • Monica

      Yo he llevado al pelo al uno y de mil colores; iba a la misma peluquería desde hace 20 años pero me cambié de ciudad y donde vivo no he encontrado una en la que me encuentre cómoda; por lo que me tiño en casa y me corto mi flequi yo sola, con trasquilones incluidos, pero a mi gusto.

    • Srta.Marisuzi

      Las peluquerías, los dentistas y el ginecólogo, esas citas que siempre aplazas.

    • susana

      Yo siiii amo a mis peluqueras. Eso sí. …. vivo en Madrid y me voy hasta un pueblo de Asturias! !! Y creedme con viaje y todo me sale más barato que aquí y siempre aciertan!!!!!!

      • Drusyla

        Pues dime que peluqueria es que yo vivo en Asturias y aun no encontré la peluqueria perfecta!

    • http://www.eleianoparadehablar.wordpress.com Cristina

      Hola
      Por suerte a mi no me pasa eso que explicas en el post. Voy a la misma peluquería desde que nací, así que la peluquera me conoce de toda la vida. Sabes todas las fases por las que ha pasado mi cabello, qué le pasa y como mejorarlo. Así que confío plenamente en ella.
      Si voy con una idea, siempre le pregunto si me quedará bien, o que la adapte a mi o le pido consejo. No sé, creo que la gente exagera bastante. Yo, sinceramente, prefiero que la peluquera me diga la verdad, que para eso ella es una profesional y me aconseje. Estoy segura de que haga lo que me haga, no me va a quedar mal. Otra cosa es que me vea rara. Pero sé que con su opinión, puedo hacerme lo que quiera sabiendo que voy a salir satisfecha.

    • A.

      Yo después de mucho tiempo y muchos años en la misma peluquería en la que mi peluquera nunca, NUNCA hacia lo que yo quería y ademas no me dejaba nada bien, no me sentaban bien los cortes que me hacia, decidí cambiar, encontré una peluquería pequeñita justo al lado de mi casa y bueno, el cambio ha sido maravilloso. Llevo un año con ellas y siempre salgo contenta, siempre aciertan. Comento lo que quiero, enseño la foto y hace los cambios oportunos para mi tipo de cara y mi pelo y ahí estoy yo, con el corte que quería amodaldo a mi. Y por un precio mas que asequible, porque como solo me lavo y me corto pago 8 euros nada mas :O Vamos, que soy feliz, súper feliz con mi peluquería xDDD Hoy mismo voy a bajar a cortarme mis estropeadas puntas jajajaja

    • Ana

      Hace más de dos años que no me corto el pelo y digo cortar, no ir a una peluqería, que de eso hace más…
      Tengo el pelo rizado, me me he recorrido casi todas las peluquerias de Murcia y es

    • http://weloversize.com/mi-cuenta/sara-p/ Sara P.

      Buff, yo desde hace ya muchos años les tengo la guerra jurada. He leído a Tabatha y claro que entiendo que te aconsejen, que busquen lo mejor para ti y para tu pelo. Pero leñes, es que estoy cansada de decir que me corten las puntas un poco y que me vuelvan a dejar el pelo super corto. Aunque se queden sin sanear del todo, me da igual, no cortéis tanto :( O pedir exactamente un peinado de catálogo o de una foto y luego que no se parezca nada. Que digo, si la clienta se emperra en algo firmemente aunque le siente como una patada házselo, y luego si no le gusta su culpa es.

      Al menos en los últimos años ya no me duele tanto si me hacen algún estropicio porque en España cogí la costumbre de ir a las peluquerías chinas que son baratas y, en su momento a la que iba te hacían exactamente lo que pedías y salía super contenta. Luego se malogró…

    • http://weloversize.com/mi-cuenta/marieta/ María Escobedo

      Hate total peluquerías!! Hasta he llorado mientras me secaban el pelo!

    • Meri

      Yo he pasado por varias peluqueras y con ninguna conseguia lo que queria, acababa llegando a casa retocando aquí y allá para que quedase más o menos como yo queria. Al final he aprendido a cortarme yo misma el pelo con ayuda de youtube y la verdad es que no se me da nada mal =D

    • brabra

      Lo siento, pero tengo que decirlo: “la ardua tarea” (el sustantivo femenino que empieza con a tónica va precedido de “el”, pero ardua es un adjetivo, no sustantivo. Pero el artículo es fantástico, tengo los pelos de punta.

    • Tabatha

      A ver a ver… yo soy peluquera y esto no es del todo así. No suelo comentar pero es que me da un poco de rabia cuándo nos atacan de esta manera, no somos anticristos, no todas las peluquerías son iguales y no es tan fácil la peluquería como la gente cree, ni ser peluquera, que tela lo que tenemos que aguantar y las barbaridades que nos piden a veces… Si os decimos que el color no os va a quedar así es que no va a quedar así, depende de muchas cosas, de la base, de si esta teñido, si lo habéis teñido con un tinte casero o en otra peluquería, de lo castigado que este… te puede encantar un corte de una famosa pero no todos tenemos los mismos ragos, así que a lo mejor el corte de Jennifer Anniston es maravilloso pero a la chica que te lo pide le va a quedar fatal, si es una chica que le dedica tiempo al cabello puede hacer muchas cosas, si es alguien que pasa del tema no se puede hacer todos los cortes… nuestro trabajo es aconsejar, si luego la clienta insiste de todos modos avisada está. Informar del tipo de cabello a la clienta, si esta estropeado o no y esas cosas, también es nuestro trabajo, si luego no quereís hacer caso ya no podemos hacer nada, pero nosotras solo hacemos nuestro trabajo. Y no hay abondono, al menos yo no abandono a nadie, es que si vas a aclarar el tono muchas veces es necesario calor, no todos los cabellos son iguales y no a todo el mundo le aclara igual, así que por eso se utiliza el secador de casco hasta que aclare, mejor una larga espera que quedar a medias… Es verdad que hay peluqueras que pasan de todo y hacen lo que les da la gana, pero es que tampoco el cliente tiene siempre la razón. Lo mejor es dar con una peluquera que os entienda y se amolde a vuestro estilo, aconsejandoos lo que os quede bien y lo que no.

      • Libélula

        A mi me quemaron el pelo con una decoloración en una peluquería. Y llevo escuchando “tienes el pelo fatal ufff”. Sí? NO JODAS? Que no me había dado cuenta que está jodido. Que eso de no poder peinarme sin mascarilla lo sé yo en mi casa. Y luego, si quiero un peinado bonito, nunca me lo saben peinar, siempre se me quedan las puntas paja. Y en mi casa no.

        Por algo será no?

        Yo encontré una peluquería donde me han puesto las extensiones, y aunque me dejan el pelo paja cuando salgo, estoy bastante contenta porque el tipo entiende.

        A veces las que conocemos más como es nuestro pelo somos nosotras, y no en un primer vistazo una peluquera.

      • cherry

        El problema es que hay peluqueras que en vez de avisar, o avisando y aunque les digas que no, hacen lo que les da la gana. Yo entiendo que si la clienta dice “corta las puntas”, en la peluquería corten las puntas, y si hay 4 dedos de puntas abiertas, pues son esos 4 dedos, ahora bien, si la clienta dice déjame el flequillo justo debajo de las cejas, que quede un dedo más arriba es culpa del peluquero. Igual que con los tintes, que es difícil, sí, pero si a mí me sacan una lista de muestras de pelo, y yo digo quiero este color, lo que quiero es el color ese, me da igual si tienen que mezclar cuatro tintes, hacer alquimia e invocar a Cthulhu, yo quiero ese color, no el color aleatorio que deje ese tinte concreto en mi pelo (si voy a la peluquería es buscando alguien que sepa más que yo, para elegir un tinte y dármelo a ver qué sale ya lo hago en casa).
        Y si hay tantas quejas sobre la profesión, es porque hay muchos profesionales chapuzas. Yo menos mal que encontré ya una peluquería donde me entienden y me aconsejan bien, que estaba hartita de que me intentaran alargar mi cara redonda como si de un mantra se tratase en vez de pensar lo que me quedaba bien a mí personalmente, y a mi gusto.
        Imagínate que cada vez que te pidieras tu gintonic el camarero dijera que a tu mirada le pega más un vodka limón y te lo pusiera sin haber aceptado.

    • DTG

      Justo ayer pasé de mi melena larga durante 6 años a una media melena…y estoy encantada!!! Lo importante es encontrar una peluquera/o que te de confianza Y QUE TE ESCUCHE. Yo hace tiempo que decidí no teñirme las canas, si, me teñía antes de tener canas, ahora no, antes era por diversión, no quiero obligaciones. He cambiado de peluquería hace un año y la peluquera no me agobia, me aconseja y no intenta convencerme de cosas que sabe que no voy a hacer/comprar. Ayer la dije que me quería cortar el pelo me trajo un catálogo de peinados, hablamos….. esto parece que va a ser una relación duradera, yo soy casi tan fiel a la peluquería como lo soy a mi chico.

    • http://olga-salar.blogspot.com.es Olga Salar

      Pues para mí es algo así como una sesión de terapia. Voy cada vez que me da el bajón. Supongo que por eso nunca llevo el pelo largo, jajajaja

    • http://www.zoemakeupartist.com Zoe

      Yo encontré LA pelu hace unos 8 años y es lo mejor que ne ha pasado en mi vida. Me he hecho de todo allí dentro porque tengo total confianza en las chicas. Llevaba una melena larga y me puse en sus manos para mi deseado corte asimétrico de semi rapado por un lado y hasta la oreja por el otro. No os digo más. Pero me siento SÚPER identificada con el artículo

    • Inmaculada Rodríguez Romero

      Yo deje de sufrir cuando me corte a ras el pelo, ahora solo voy a que me pasen la maquinilla y a teñirme, mas que na porque encomendarle a mi mujer parte de dicha acción puede acabar en desastre o lo mismo en divorcio…je,je,je

    • http://weloversize.com/mi-cuenta/devesita/ Elena Devesa

      Y por eso yo no piso una desde hace siglos… lo odio!

    

    Login