Amelie-09921
  • Lifestyle

    Las quince etapas de una borrachera de vino

    Share on Facebook2,581Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Etapa Sandro Rey

    Donde eres capaz de ver tu futuro clarísimo: No saldrás de afterwork. No beberás y bajo ninguna circunstancia te emborracharás. Llegarás temprano a casa, comerás sanito, te verás un capi de tu serie favorita y tras una ducha calentita (y de encremarte, exfoliarte y reacondicionarte) te meterás en la camita antes de medianoche. Lo ves clarísimo. Pero a quién vamos a engañar: “¿Nos vamos de afterwork?”, “¡Claro!” porque arriba el compañerismo.
    Recuento de Copas: 0

    Etapa Numérica

    Donde tras una copita del líquido elemento aún eres capaz de hacer cálculos mentales y plantearte objetivos importantes para la vida: Sólo beberás una copa más. Te quedarás sólo media hora más. A las nueve querrás cenar en casa sa-ni-to y por ello sólo pedirás media ración de eso tan rico que la mesa del lado acaba de pedir. “¿Una copa mas?” “Venga, va, para acompañar”.
    Recuento de Copas: 1

    Etapa Snob

    Aquella donde, ya bien apoltronada y con medio cuerpo sobre la mesa, sacarás a relucir todos tus conocimientos enológicos de manera pretenciosa (aunque modesta) sintiéndote elegante y sofisticada. Que los taninos estos. Que el afrutado lo otro. Observarás a la luz las lágrimas de vino en tu copa y dirás las palabras robusto brillante aromático redondo. Verás lejanos aquellos días adolescentes de calimocho y chupitos de tequila porque tú ya no bebes para emborracharte: tu bebes para disfrutar del elixir. Puntos bonus: Si eres macho, imprescindible hacerlo con el jersey de cashmere sobre los hombros.
    Recuento de Copas: 2

    Etapa morada

    También conocida como “el principio del fin”: Quieras o no, tendrás los labios y los dientes morados y saldrás como monguer en todas tus fotos.
    Recuento de Copas: 3

    Etapa Superman

    Aquella etapa donde el vino mola y si tú has bebido tú molas aún más, porque VIVA EL VINO Y VIVA YO. Te reirás mejor que nadie. Tus chistes serán más graciosos que nunca. Te autopresentarás a desconocidos sin desparpajo y fijarás la mirada sin vergüenzas en el tío buenorro del bar. Te sentirás desinhibida y de buen rollo: “¿Cómo vas a pagar tú? PAGO YO”. Salud, y el que no apoya no folla.
    Recuento de Copas: 4

    Etapa de negación

    “Estás borracha?”
    NO
    “Bebe un poco de agua, anda”
    NO
    “Mucho vino, ¿no?”
    NO
    Será la noche, será la playa, será la lluvia, será que no me amas, ¿pero borrachera de vino? NO.
    Recuento de Copas: 5

    Etapa Triple Hache

    O más conocida como el Happy Hour de la Honestidad, donde el vino hará su magia y tendrás esa maravillosa capacidad de volverte una máquina de decir verdades (o cosas que a nadie le interesan, que muchas veces viene a ser lo mismo). Dirás que echas de menos a tu ex. Le dirás a tu compi que es una zorra sin sentimientos pero que qué bien se depila las cejas. “Estoy borracha amigos. Nunca he trabajado en un grupo tan guay como el nuestro. Es que sois lo más: al principio me parecisteis un poco gilipollas (bueno, BASTANTE) pero YA NO. Una botella más, compañeros.”
    Recuento de Copas: 6

    Etapa “Perdón por el retraso”

    Te reirás de los chistes a las dos horas de haberse contado y de pronto tu voz será muy alta y muy aguda.
    Recuento de Copas: 7

    Etapa Quecó

    Sentirás la boca más seca que la mojama pero quecó. Tendrás más sueño que la Bella Durmiente pero quecó. Pedirás que te traigan un Don Simón porque sabe exactamente igual que Emilio Moro y quecó. Exclamarás que qué taninos ni qué niño muerto y quecó. Quecó. QUÉ COÑO, SEÑORES, QUÉ COÑO. #borracheradignidad
    Recuento de Copas: Quecó

    Vórtice Espacio / Tiempo

    Aquella en la que aún crees que llegarás a casa a las 9 a darte tu ducha calientita pero la verdad es que ya es la 1 y tú no sabes a qué lugar fueron a parar las horas. Eventos probables del vórtice Espacio / Tiempo: Cánticos, bailes, abrazos. Cabezazos contra las paredes. Puesta en práctica del idioma Arameo. Insultos al gobierno y al clero. Pérdida del equilibrio. Delirios de persecución. Morreos non-stop tras los matorrales con el tío no-tan-buenorro del bar. Desnudo íntegro/parcial. Whatsapps a los ex. Te quieros al camarero. Kilómetros de kilómetros por las calles invernales y tú vestida de primavera.
    Recuento de Copas: As de Copas

    Etapa hipnótica

    Te pesarán los ojos… Tendrás muuuucho sueño…

    Experiencia Religiosa

    Es aquella en la que mueres sólo para resucitar e invocar a tu creador: Ay dios ay dios ay dios mi cabeza ay dios ay dios ay dios por los clavos de cristo ay dios ay dios. Te negarás a decir por mi culpa por mi culpa por mi gran culpa y le echarás la culpa al garrafón, al estrés de tu trabajo, a los taninos y a Enrique Iglesias.

    Etapa policiaca

    Donde harás el recuento de los daños: Móvil perdido. Chaqueta quemada. Llaves inexistentes. Mordisco en el cuello. ¿Mordisco en el cuello? 

    Etapa Belén Esteban

    Así, en pijama. Ibuprofeno + Divinity + beber tu peso en agua y jurar por dios y por la patria que NO volverás a beber así y que a partir del lunes siguiente te volverás un ser humano SANO que se acuesta TEMPRANO y se toma toda la sopa.

    El lunes siguiente

    ¿Un afterwork con los colegas? Venga va.
    Recuento de Copas: 1

    Porque vamos a ser sinceros: pocas cosas hay en este mundo mejores que el vino. Salud, compañeros. 

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Mariella Villanueva

    (Lima, 1980) Escribo porque me permite abrir una puerta o cerrarla para siempre. Escribo porque es más barato que ir al psiquiatra. Escribo porque no sé, y quiero saber. Escribo para perder los escrúpulos y gritar cosas que yo nunca gritaría. Escribo porque cuando escribo miento y cuando miento, digo la verdad. Escribo porque escribir es una forma de nostalgia. Escribo porque no sé hacer nada más.

    

    Login