cambiadenovio
  • Querido diario

    Cambia de novio, ¡no de talla!

    Share on Facebook366Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Estoy harta de leer casos y casos de chicas cuyas novios no hacen más que menospreciarlas y maltratarlas con respecto a su peso o su talla. Sólo tenéis que daros un paseíto por nuestro foro y podrás flipar de la cantidad de casos terribles que cuentan chicas como tú y como yo, sobre novios terribles (o familias de éstos) que les dicen cosas como: ‘hasta que no adelgaces no hay sexo’, ‘si hicieras más bici no me aplastarías’ o ‘yo te pago una operación de tetas porque estás muy plana y me gustan más grandes‘. O sea, ¿PERDOOOONA?

    Ya está bien. Tu novio es tal porque se supone que se conocieron, se gustaron y se enamoraron, hasta el punto de decir llevar adelante una relación de pareja. Esto no significa que esta persona sea tu dueño, tu juez, tu amo, ni nada por el estilo, y mucho menos alguien con la autoridad suficiente como para increparte sobre tu aspecto físico o tu personalidad, porque esa autoridad SÓLO LA TIENES TÚ MISMA.

    Cuando tu novio te habla así está clarísimo: El problema lo tiene él, no tú. Que es un tío que como no se quiere ni se acepta a sí mismo, juega a machacarte a ti para descargar sus inseguridades, y sobre todo es un gilipollas que no sabe la suerte que tiene.

    No me cabe en la cabeza como accedes a tener una relación con alguien sin que te guste al 100%. Es decir, todos tenemos defectos, y seguro hay muchas cosas de tu pareja que te gustaría que fuesen de otra manera, pero lo normal y SANO es que sean boberías: que siempre deje la leche fuera de la nevera, que sea desordenado o que siempre te deje el depósito del coche vacío. Pequeñas tonterías que te ponen de los nervios y que te hacen odiarle un poquito a veces, pero que son inevitables, ya que nadie es perfecto -ni debes pretender que lo sea-, pero, en ningún caso, son suficientes como para dejar de quererle. Si eso pasa, entonces ya estamos hablando de otro problemas. Pero si amas a tu pareja, jamás esas pequeñas cosas que no te gustan van a prevalecer sobre sus cosas buenas, sobre las cosas que te enamoraron.

    Entonces, cuando ya estás insinuando (o diciendo directamente) que tu pareja no te gusta porque está gorda, o porque no es tan delgada como sus amigas, o porque tiene algunos kilitos de más, y lo haces desde la humillación, desde la mala educación, desde el insulto… entonces esto ya son palabras mayores y no, esto no se lo debemos permitir a nadie. Y da igual que ya la hubieses conocido gorda o que se haya engordado con los años: Se supone que el amor que sientes por ella, y su belleza en general, debería importante más que cualquier otro cambio físico.

    Tu novio debe estar ahí para apoyarte, para haceros felices mutuamente, y si quieres adelgazar, él debe ser quien te diga ‘a mí me pareces perfecta tal y como estás, me la pones como un freno de mano, eres lo más bonito que he visto jamás, pero si tú quieres bajar unos kilos, por ti misma, yo te ayudo en lo que quieras’. No hay más versiones posibles, no hay otra forma de decir las cosas: esto debe ser así. Y en absolutamente ningún caso, te debe menospreciar, insultar, humillar, u obligarte a cambiar tu cuerpo PORQUE A ÉL LE APETECE, porque a él no le gusta. Tu cuerpo es tuyo y sólo tuyo, y si él, a quien has dado el placer y el privilegio de aprovecharlo, no lo hace, y no lo aprecia como es debido, entonces, nena, lo que tienes que hacer es cambiar de novio, y no de talla.

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Ceci Wallace

    Gordibuena consumada con más de 20 años de experiencia en el sector. Me gusta llamar a las cosas por su nombre. Adicta al Maquillaje y a McDonald's.

    

    Login