maxresdefault (1)
  • Querido diario

    ¿Es posible que algo esté cambiando?

    Share on Facebook161Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Recuerdo que hace unos 20 años , conseguir una prenda de ropa más allá de las medidas consideradas “normales” era una auténtica odisea. Con mi edad, mi madre tenía que vestir con faldas rectas de colores oscuros y tejidos gruesos y recios. Uy “señora”, la talla 60? Que va , eso en una modista mejor.

    Ni mucho menos aquella talla 60 equivalía a una 60 de ahora, podría ser tranquilamente una 48. ¡Y no había nada decente de la talla 48!

    De esta manera, las mujeres jóvenes y por supuesto, chicas adolescentes, vestíamos como abuelas. Con auténticas aberraciones de estilo. Prendas súper anchas y rectas, sin detalles bonitos, sin forma aparente; tejidos bastos y nada favorecedores.

    uglyplus

    La primera vez que quise un vaquero tuve que comprarme uno de chico porque no encontré de mujer en mi talla. (A ver… si hay para hombre por qué coño no hay para mujer???).

    Así , las mujeres de la generación de mi madre, y de la mía, nos habituamos a cubrir nuestras redondeces con prendas “mesacamilla”, sí sí, estoy segura de que todas las conocéis. Nada de que se te marque la barriga, aunque es evidente que la tienes. Ni que se te vean los brazos, por favor, que con esos brazos tan gordos ni se te ocurra ponerte camisetas de tirantes. Y las piernas??? Nada por encima de la rodilla, ¡ni en broma!. No vaya a ser que mostrar nuestros kilos de más , aunque fueran más que visibles, ofendiera a los dioses del Olimpo y descendieran sobre los mortales con sus rayos castigadores.

    Han pasado los años y a pesar de que la locura de los tallajes nos sigue amargando más de una vez y de dos, observo a mi alrededor y me da por pensar que, quizás sí, quizás algó está cambiando.

    Pero ya no tanto en cuanto a ropa, porque es cierto que a veces encontrar el modelito que lleva tu amiga en versión curvy es prácticamente imposible. Hablo de actitud. De carácter, de empoderamiento curvilíneo.

    mesh-bodysuit-plus-size

    Pasa por delante de mí una chica rubia, alta y con unas curvas que ni en el circuito de Montmeló. Tiene unos 16 años. Lleva un pichi vaquero acabado en faldita vaporosa estampada de flores. ¡Cuqui cuqui! Muestra brazos, muestra piernas y sus caderas contundentes. ¿Y?

    Pues que no se esconde. Que es preciosa y lo sabe. Que lo sabemos todos. Que no es lo que vende, lo sabemos también. Pero esa niña camina con paso firme y mirando al frente. Como cualquiera debería caminar. No se esconde bajo un blusón oscuro y amplio. Es su cuerpo y le gusta. Lo ama. Y a quien no le guste…. Aire!

    Cada vez se ven más chicas así, naturales y felices. Sin complejos. Mostrando lo que les da la real gana mostrar sin pensar en lo que los demás opinen.

    Y cuando me cruzo con una de ellas, no puedo evitar sonreír, sentirme orgullosa por su actitud, por su seguridad y sobre todo, por su amor propio.

    ¡Somos diosas joder, que nada ni nadie nos quite eso!. Que nada ni nadie nos haga sentir menos. Porque amigas, gordas o flacas, altas o bajas, verdes o amarillas, sin nosotras, este mundo se iría a la mierda!!!

    Silvia Romero

    Foto destacada.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • Aransasa

      Gracias a que los tiempos cambian, también se van haciendo poco a poco ropa “a la moda” para las curvys
      Recuerdo perfectamente cuando tendría unos 15 años (hace unos 12 años) que la paleta de colores de la ropa para “gorditas” iba del negro al marrón.
      Ropas horribles que no favorecían de ninguna forma, que tampoco ayudaba mucho a que te quisieses ya que todo como bien dicen era ancho y lúgubre.
      Ahora vestimos con colores llamativos, minifaldas y un montón de prendas más.
      Esto está cambiando y se nota.

    • Ana G. Ruiz

      Yo en 5 años mi vida ha cambiado a mejor en cuestión de vestir una barbaridad y eso que siempre he luchado por tener mi identidad y estilo a pesar de los kilos… pero es ahora es POSIBLE

    • Ruth

      Yo recuerdo que con 15 años y bastante más delgada que ahora (que eso no es muy difícil) mi primer pantalón de campaña me lo hizo mi madre con un vaquero recto al que le añadió triángulos a los bajos.
      Yo no tengo recuerdos negativos de esa época,siempre fui la gordita de clase y la gorda y algunos compañeros me han insultado con ello,pero no lo recuerdo como recurrente,de todos los días o que me fuese minando.claro que a veces te toca más la moral pero yo soy incapaz de callarme (cualquier día me caen dos hostias) y les contestaba.vestia más o menos como me daba la gana porque yo era muy hippie con mis pantalones anchísimos con camisetas ceñidas y chaquetas de lana y eso.hasta usaba pantalones de pana de mi padre de los 80 porque eran mi estilo (gracias a dios no hay testimonios gráficos sobre mis estilismos).
      Yo creo que se ha avanzado porque las niñas quieren vestir todas similar y haces lo que sea para no desentonar,aunque ahora hay más estilos (gracias a dios) y tienes más donde elegir.
      Yo aún recuerdo cuando con 15 años y una talla 44 me compre un abrigo de zara gris de señora porque era lo que me servía (si,hubo un momento antes del súper boom zarero en que tenían la talla 44)

    • aruims

      Sí, ha cambiado mucho.
      Yo antes me cruzaba con chicas guapas que iban mirando al suelo y ahora me cruzo con chicas guapas que van mirando al cielo.
      Seguid así, porque lo que más les jode a los trolls es que tengáis confianza en vosotras mismas.

      • Ana G. Ruiz

        :-)

    • lletres7

      Siempre he sido grande. Nací con 4 kilos para ser niña, y el vestido de mi comunión me lo tuvieron que hacer a medida porqué todo me quedaba corto y estrecho.

      En los mediados de los 90 (14-16 años) odiaba ir de compras porqué no encontraba casi nada para mí. Menos mal que con el grunge me podía vestir con la ropa de mis hermanos que, curiosamente, eran de tallas mucho mayores. Una dependienta me dijo que la ropa estaba hecha para chicas de 1.60 y 55-60 kilos, que quién se desviaba por arriba o por abajo era difícil que encontrara algo y que tenía que ir a tallas grandes. Por aquel entonces estaba en unos 75 kilos para mis 1.75, una talla 42-44… nada exagerado a lo que he llegado a pesar después. Me consideraba gorda por unas “amigas” que me lo recordaban casi a diario, aunque nunca nadie más me insultó ni nada de eso. Tuve la GRAN suerte de pillar chico muy pronto (con el que todavía estoy) y mientras le gustara a él, lo que pensaran [email protected] demás me importaba lo justo…

      Hoy en día peso un poco menos, nunca podré bajar de una 40-42 de pantalón por el tema de los huesos de la cadera, y me es muchísimo más fácil vestirme ahora que antes, incluso con más pechonalidad (que ésto daría para miles de hilos).

      Me alegro mucho que las chicas/mujeres de hoy en día lo tengan más fácil que yo antaño. No creo que con lo difícil que es la adolescencia, con los cambios que sufre tu cuerpo, se tenga que complicar más aún la cosa por no poder salir sin parecer una abuela.

    • arantxa

      Es que es una creencia absurda pensar que contra más ancha es la prenda más disimulas porque es justamente al revés, te pones muchos más kilos encima. Pero aun hay gente que lo piensa, es como lo de los bikinis, que manía con que estarías mejor con un bañador que recoge más, pues igual sí pero es que te metes al agua y tienes que aguantar un rato con la tripa mojada y es un asco.
      Aun el otro día discutí con mi tía porque mi hermana que se ha quedado con algun kilo de más despues de dar a luz llevaba una chaqueta estrecha, pues ala barra libre de criticas.
      Es que este tema de anchuras me pone mala, que manía con tapar, tapar, tapar.

    • Rbk

      Subscribo al 100%. Hasta la colonización del imperio Inditex, las únicas opciones para comprar ropa eran El Corte Inglés o boutiques de barrio y con lo caro que era todo, pasabas toda la temporada con sólo un par de modelitos… Y si además eras pechugona, necesitabas un milagro para encontrar algo decente y no parecer una abuela.
      La otra opción era apuntarte a un curso de confección y aprovechar la máquina de coser de tu madre para hacer realidad tus propios diseños.

      En cuestión de modas, ningún tiempo pasado fue mejor.

    • Iria Rodríguez Pérez

      Tengo que comentar porque de verdad creo que es verdad que algo está cambiando. Aquí en la oficina somos unas cuantas las gordibuenas y cuando llegué (yo la primera) me tapaba y no me arreglaba como ahora ni caminaba por el edificio con mis vestidos de mariposas como lo hago ahora. Cuatro años después veo a estas mujeres en la cafetería arregladas, guapas (esto ya lo eran) y con la seguridad de que no tenemos nada que envidiar a las compañeras más delgadas. Me dan ganas de guiñarles un ojo cada vez que nos cruzamos. También veo adolescentes más gordas vestidas a la moda y aunque queda mucho por trabajar, algo ha cambiado.

    

    Login