besa sapos
  • Sex & Love

    Besa a todos los sapos que puedas

    Share on Facebook1,197Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Otro intento de relación sentimental fallido. Otra persona que prometía y se quedó solo en una promesa. Otro momento de frustración en el que pensar que no existe un hombre (o mujer) para ti. Tiempo perdido.

    Esos son algunos de los pensamientos que nos invaden cuando uno de nuestros amores pasajeros decide usar su billete de vuelta, y nos deja en la estación con cara de tontas. Porque no todos los amores nacen para ser épicos ni para durar toda la vida, y eso, amigas, es algo bueno. En serio.

    Besar sapos es un deporte que está muy infravalorado, cuando en realidad, tiene muchas ventajas. Aprendes de los errores, conoces gente,  y vives experiencias vitales que te ayudan a ser la persona que eres. Y no, esto no es un bulo de estos de “viva el positivismo”. Es total y absolutamente cierto.

    Tengo muchas amigas que nunca han estado realmente solteras “en busca de compromiso”, que han pasado de relación larga a relación larga sin intervalos ni paradas, o  que prácticamente  llevan con la misma persona desde parvulitos. Qué suerte, pensaréis, no han tenido que pasar porque les rompan el corazón, ni por sentirse solas, ni por la desesperación de acudir a mil citas, ni por esos momentos de rayada de me llamará o no me llamará, que pasas casi una vez al mes, como la regla. Pues sí, es cierto, pero todo en esta vida tiene sus pros y sus contras, y también se han perdido lo que es tontear con todos los chicos que quieras, las locuras de los amores de una sola noche, los amores de verano, el aprender la lección y el saberse mucho más fuerte después del duelo de una ruptura, el no depender de nadie para hacer las cosas y tomarte tu tiempo para conocerte a ti misma. En definitiva, puede que se hayan perdido parte del proceso de crecer, de madurar emocionalmente, de lo que es la vida. Y eso, el día que te planteas si tu pareja es realmente con la que vas a pasar toda la vida, pasa factura, porque amiga, a veces aparecen las dudas.  Y es que cuando conoces lo que hay fuera, sabes valorar mucho más con lo que te quedas.

    unnamed

    Es cierto que a veces el amor te llega cuando eres joven, y si la cosa fluye, ¿qué haces? ¿Lo dejas? No, claro que no, la vida de cada persona es distinta, y si a ti te ha ido bien de esa manera, no tienes motivos para preguntarte si podría haber sido mejor de otra forma. La cuestión es que muchas veces idealizamos tanto ese amor para toda la vida que alargamos relaciones por miedo a arriesgarnos a lo diferente, o creamos una dependencia existencial hacia los hombres, enlazando noviazgo con noviazgo, sin que a veces estos tengan mucho sentido.

    Soy escritora, o al menos, eso intento. Y cuando me enfrento a un folio un blanco, al final, por pura inercia, lo acabo rellenando de mis propias vivencias (un poco maquilladas, eso es cierto, porque de imaginación también se vive). Las palabras aparecen solas, y de alguna forma reflejan cosas que por algún motivo me han marcado, para bien y para mal, los momentos de euforia y los de depresión profunda. Los hombres tóxicos, el tío que resultó que tenían novia, los amores no correspondidos, el amigo que pensabas que era algo más pero que no lo era, el que ibas a ver los sábados al bar pero que el lunes no te llamaba, el que te hizo enloquecer, y simplemente te dejo a solas con tu locura. Si mi vida hubiera sido una balsa de agua, no tendría nada que escribir, nada que aportar, nada de lo que haber aprendido. Si no hubiera besado muchos sapos, no sería la persona que soy hoy, porque no habría aprendido de las desilusiones ni habría tenido nuevos motivos por los que ilusionarme.

    Os contaré un secreto. Esa persona especial, al final, el día en que dejas de buscarla, simplemente llega. Quizás no para toda la vida, pero sí para un largo periodo de vuestra existencia. Entonces, te darás cuenta, de que ahora que tienes eso que ansiabas, tienes además la suerte de no echar nada de menos, de no tener asuntos pendientes.  Incluso, tendrás una mayor capacidad comparativa  en cuanto a las personas, y en cuanto a los sentimientos (vale, y sí, también en cuanto al sexo). Porque de los errores se aprende, y a base de tropiezos, una empieza a distinguir lo que es solo pasión de lo que es algo más emocional, de lo que es un compañero, a lo que es dependencia, de lo que es un amor, a lo que es solo una obsesión. A base de besar sapos, una acaba por saber lo que vale la pena y lo que no,  y encima, sin que te pueden quitar lo ‘bailao’, y eso, créeme, es de todo, menos una pérdida de tiempo. Por eso, si acabas de besar un sapo, no te angusties, y disfruta, que hay algunos, que al menos manejan muy bien la lengua.

    Silvia C. Carpallo, autora del libro “El orgasmo de mi vida”

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    • Pingback: Sapo, salió, sapo… | La letra pequeña crece()

    • Aurora

      Me ha gustado mucho! Creo que tienes razón en la distinción de vivir la vida teniendo una relacion estable, a no tenerla. Obviamente es diferente.
      Pero en mi opinión una no te hace más madura que la otra.Teniendo una pareja de larga duración también se viven situaciones y periodos de mucho aprendizaje. De subidas y bajadas.Y desde luego, aunque no todo el mundo piensa igual, no creo que haya que besar a 1000 sapos para saber, que el sapo que tienes a tu lado es el adecuado (no voy a decir príncipe, porque los príncipes para los cuentos). Más bien el error está en creer que el amor es lo que te enseñan en las películas y series..o que debe ser eterno….o que una relación larga no se disfruta del sexo como estando solterx..O mismamente la obsesión por tener pareja o que la lista de sapos por besar sea más larga…
      Al final, lo que quiero decir es que be water my friend. El objetivo en la vida no es encontrar a tu persona especial, porque la tienes delante de lad narices.Eres tú.
      Gracias!!
      :)

    • Aurora

      Yo soy de las que tiene una relación desde hace mucho tiempo, aunque no fue la primera. 23 años llevamos ya…
      En todos estos años hemos tenido muchos altibajos, claro, pero ahí seguimos. Y cuando las cosas no han ido bien, le he dado muchas vueltas a lo que tu dices: estaré idealizando esto? No soy capaz de ponerle fin por miedo a estar sola?
      El tiempo suele ser el que me contesta, así que procuro no tomar decisiones en caliente.
      Aunque conforme pasa el tiempo, y por los sapos que besé antes de que llegara mi príncipe, sé que si esto algún día se acaba, no podrá conmigo.
      Y que siempre, siempre, es para mejor.
      Gran post!

    • Ana

      Me ha encantado tu post!!
      Mi balsa de agua es distinta, yo no he tenido una relación larga nunca, mi balsa de agua es que por miedo al rechazo acabo rechazando. Mi inseguridad frente a los hombres es horrible y me enfada muchísimo porque en el resto de cosas soy muy segura, hago las cosas porque sí, porque me apetecen; pero no se porque los hombres consiguen noquearme. Pero he decidido que se acabo, hace unos días hable con una amiga y me dijo exactamente lo mismo que tu post que besara sapos todos los que quisiera y me apeteciera, que cogiera confianza en mi misma, que cuando un hombre se te acerca y te habla en un bar, no gilipolleces si no una conversación en condiciones, es porque le has gustado y no porque este aburrido. Hice un trato con ella y este post me ha ayudado a saber que realmente lo voy a cumplir.
      Es hora de besar sapos!!!

      • http://www.silviaccarpallo.com Silvia C. Carpallo

        Mil gracias Ana, lo más bonito de escribir es sentir que llegas a los demás, suerte con tus sapos, todas las experiencias que te lleves, al final, serán para sumar 😉 @SilviaCCarpallo

    • http://www.pilarmartinez.mobi/blog pilarmr

      Cuando menos te lo esperas, la vida va y te presenta al sapo que se vuelve en casi el príncipe que las pelis de Disney nos vendió.

      Ahora por el camino esto da para muchas risas con amigas. Algo así como montar tu muro de las lamentaciones pero con muchas dosis de humor. Sacar lo mejor de las ‘peores’ o ‘malas’ experiencias.

      ¡buen post!
      P.

    • Mery

      Me ha encantado!! Y tienes toda la razón, esa persona aparece cuando menos la esperas, incluso cuando has tirado la toalla. Yo antes de reencontrarme con mi chico me comí una cantidad de sapazos que aún no sé como no se me llenó la lengua de verrugas, además de tirar la toalla con el sexo masculino hasta el extremo de cogerles inquina, y ahora pues mira, feliz como una perdiz, ha sido como encontrar una joya en un montón de guano, así sin avisar y a lo Indiana Jones. Lo bueno de todo esto son las historias de petardos que te quedan, que se convierten en cómicas con el paso del tiempo, y las risas que te pegas con tus amigas recordándolas delante de un café. Calidad de vida chicas, ganas años de vida =) .

      • http://www.silviaccarpallo.com Silvia C. Carpallo

        Muchas gracias Mery, totalmente de acuerdo, el amor siempre llega, pero tener sapos de los que reírte en una tarde de chicas no tiene precio! @SilviaCCarpallo

    

    Login