cool-love-hd-wallpapers-background
  • Sex & Love

    El amor es ciego, y tú gilipollas

    Share on Facebook384Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Gilipollas, sí. Básicamente porque es la cara que se te queda.

    Como este es mi primer post y las introducciones se me dan fatal, voy a suponer que nadie aquí sabe qué es un Catfish.

    Resumiendo: Cuando conoces a alguien por internet, te la meten doblada y acabas llorando en el sofá después de pillarlo.

    Dicho esto, comencemos con mi culebrón.

    Hace ya más de 4 años (agosto de 2010 para ser exacta), fui con una amiga al concierto de un grupo “grande” (para no meternos en líos) que nos gustaba muchísimo y, después de gozar como perras con ellos y con sus teloneros (“grandes” también), conseguimos colarnos en la zona VIP robando unas pulseritas y reconstruyendolas con chicle (eso ya lo cuento otro día).

    pulsera
    Pasados uno días, me dedique a subir las fotos a Tuenti y a etiquetar a los grupos en cuestion, más que nada para fardar de haber estado con ellos en la zona VIP, lo reconozco (me pasa por puti xD).
    Mi sorpresa empezó cuando una cuenta con nombre extraño y un avatar de zoombie me mando un mensaje privado diciéndome que por favor le agregara y le etiquetara en las fotos, porque era el batería del grupo telonero. Me pareció normal porque, al haber etiquetado al grupo, mucha gente podía ver la foto y había posibilidad de que él la viese desde su cuenta personal (camuflada con ese nombre y ese avatar por motivos de privacidad -sí, claro.-).

    Se lo comenté a mi amiga (que estaba loca por él) y entonces ambas le agregamos y empezamos a flipar porque nos sentíamos MAZO GUAY, TÍAS.

    minions

    La cuestión es que empezamos a hablar durante horas sobre el concierto, la gira, bla bla bla y el chaval acabó pidiéndonos los msn. Como nos había dado datos fiables de la noche que supuestamente pasamos juntos, ninguna sospechamos nada. Por aquel entonces, mi amiga estaba de exámenes de recuperación y se pasaba todo el día en la biblioteca, así que nosotras cotilleábamos por teléfono y yo le retransmitía todo a él por internet, en plan celestina. Todo parecía ir bien entre ellos, que hablaban en privado cuando podían, pero yo estaba cada vez peor porque el chaval me estaba empezando a gustar y me sentía sujeta velas y además traidora, porque sabía las intenciones de mi amiga.
    A los pocos días él empezó a estar más atento conmigo, más cariñoso….me enviaba fotos (todas reales, por supuesto, porque yo conozco al “famoso” en cuestión) y no sé, a mi me daba la sensación de que estaba ligando conmigo, pero no me lo creía porque HOLA, MI AMIGA AÚN RESPIRA. La cuestión es que el chaval me confesó que yo le gustaba, que le gustaba mucho y además teníamos muchísimas cosas en común y que en un principio sí que le moló mi amiga (cabe destacar que ella era delgada y yo tengo lo que tengo) pero que luego se dio cuenta de que en realidad me quería a mi. Yo no sabía que hacer, estaba totalmente derrumbada y abrumada, así que llamé a mi amiga. Le conté todo con la lágrima colgando y ella me dijo que me tirara a la piscina de cabeza; que habían hablado un par de días pero que verdaderamente no se parecían en nada y que solo podía ser el famoso guapo de turno porque ya no tenía ningún interés. Que yo era una tía de puta madre y él parecía igual, así que ella me daba todo su apoyo y bla bla bla.
    Claro, yo FLIPANDO EN COLORES, ENAMORÁ PERDÍA.
    Le conté todo a él y entonces me pidió mi teléfono, me llamo y empezó a decirme, MEDIO LLORANDO, que tenía muchísimas ganas de verme y abrazarme y poder mirarme a los ojos otra vez.

    1

    Era un tema complicado; complicado porque él estaba de gira con el grupo y no pasaba más de una noche en la misma ciudad, pero me prometió que haría todo lo posible por vernos. Estuvimos hablando meses y a finales de noviembre me dijo que una de las fechas de la gira de había cancelado (cosa que era verdad) y que ese finde (pocos días antes de navidad) me vendría a ver.

    Estuvimos mirando juntos hoteles aquí en mi ciudad y bueno, todo maravilloso!
    Nos seguimos mandando fotos (repito, TODAS REALES – de las que se nota que no son montaje ni sacadas de Google-), nos escribíamos todas las noches antes de dormir, me llamaba de vez en cuando….hasta que llegó el día.

    POR FIN IBA A VOLVER A VER A MI GRAN AMOR! O eso pensaba yo.

    Se suponía que llegaba el viernes después de comer y que nos encontrábamos en la puerta del hotel. De camino, me escribió un mensaje diciéndome que había perdido el tren y que no podía llegar hasta mañana. Que había hecho todo lo posible para coger otro transporte pero que era imposible y tendríamos que vernos el sábado, pero que había podido llamar al hotel y había ampliado la reserva al lunes (se iba el domingo) para compensarme el día.
    Llegó el sábado y no tuve señales de vida. Pasaban las horas y él no se comunicaba. No estaba conectado, no respondía a los mensajes, no cogía el teléfono….yo no entendía nada, sólo podía llorar.

    ll
    Pasaron los días y la cosa seguía igual, había DESAPARECIDO, hasta que el novio de una amiga trajo luz a mi vida. Empezó a sonar el móvil y yo, que estaba desesperada, lo cogí sin mirar quién llamaba, pensando que sería él. Pues no. Era Sara, una amiga mía de Guadalajara que era también seguidora del grupo y conocía al famoso en cuestión de verdad, pero de verdad de la buena, porque él estaba ayudando a su novio a grabar su primera maqueta. Me contó que había visto las fotos del concierto y que, hablando con la chica con la que fui, se enteró de nuestra “historia de amor” y le entró el pánico.
    Resulta que la persona con la que yo llevaba meses hablando y de la que estaba enamorada no existía. Bueno, claro que existía, pero no era quien yo pensaba. Al parecer, el famoso es cuestión lo había dejado con su pareja hace AÑOS, pero la tía estaba tan mal de la cabeza que empezó a hacerse pasar por él (de ahí que todas las fotos fuesen verdaderas) y ahora que ella estaba con otro, era éste quien se hacía pasar por el chaval para engañar a fans del grupo  y luego dejarlas tiradas.
    Las engañaba, jugaba con sus sentimientos y luego dejaba que todas fuesen en contra del verdadero chaval a quejarse e insultarle por cabrón.

    Nunca jamás en la vida me había sentido tan estafada, pero la cosa NO acaba aquí.
    Estaba más dolida que nunca (y que nadie), así que mande un mensaje al MySpace oficial del grupo (fijaros si hace tiempo de esto…) y les pedí hablar URGENTEMENTE con el batería, contándoles un poco por encima qué había pasado. Hablé con el guitarrista, con el manager, con su encargada de prensa y, finalmente, él me envío un mensaje pidiéndome mi teléfono y me llamó para pedirme disculpas, diciendo que no era la primera vez que pasaba y que ya había varias denuncias, pero como no tenían fuentes fiables, todo se quedaba en nada.

    Al parecer, fui la única a la que le dieron un número de teléfono, así que, desde LA POLICÍA Y LA CADENA DISCOGRÁFICA (telita marinera) me pidieron una copia de los chats, desde el primer día hasta el último y capturas de pantalla de todos los sms que nos habíamos enviados.

    Una noche, a la semana de poner la denuncia y todo eso, me llego al mail un correo desde una cuenta que no conocía pidiéndome que me conectara al msn, para hablar sobre lo que había pasado. Yo estaba muy dolida y cabreada, pero NECESITABA respuestas, así que accedí. Me conecté y el mail en cuestión era de un tal Sergio, el supuesto novio de la loca del coño que os conté antes.

    unnamed

    Me confesó quién era y por qué hacía lo que hacía, me pidió perdón porque “tú no eres como las demás, no eres una grupi estúpida que ha caído porque quiere follarse a un famoso, eres auténtica de verdad y mereces la pena” (CON DOS COJONES) y me dijo que aunque todo había empezado como una broma, ya no lo era. Que me quería, que estaba ENAMORADO DE VERDAD y que no había sido capaz de parar la bola de mierda en la que me metió, pero que necesitaba confesar cuánto lo sentía y lo mucho que me quería de verdad. Que sí, que se había hecho pasar por otro, pero que todo lo que me dijo sobre sus sentimientos era verdad y que para que confiara en él, me lo contaría todo.

    Me envió fotos de su verdadero yo (encima era guapísimo el cabrón ¬¬) me contó a qué se dedicaba, qué le gustaba, etc….estuvo un largo rato (donde yo no dije nada) hasta que me preguntó si estaba bien, si seguía ahí.
    Le contesté que nunca jamás me había cruzado con alguien que tuviese la cara tan dura y que si de verdad pensaba que por enviarme 4 fotos y pedir perdón yo iba a caer, es que le hacía falta una buena revisión médica.
    Hice block en todas partes, denuncié el nuevo correo (con fotos y datos nuevos) a la discográfica del grupo y ya está.

    A día de hoy, tengo el teléfono del famoso verdadero y aunque hablamos poco, me sigue pidiendo perdón cada vez que cruzamos palabras y, además, tengo entradas gratis a los conciertos de su grupo cuando quiera, por las molestias.

    unnamed (1)

    Conclusiones:

    • Hay demasiados gilipollas en el mundo y muy pocas balas?.
    • Esto me ha vuelto desconfiada e insegura? NO. Simplemente tomo más precausiones que antes.
    • El Catfish es motivo suficiente para tirar el ordenador por la ventana y volver al siglo XII?

    ¡POR SUPUESTO QUE NO!

    Gilipollas hay en todas partes, eso lo sé yo, lo sabes tú y lo confirmamos día a día sólo con encender la tele.

    No dejes que este tipo de cosas te minen la moral. Somos humanos, TODOS cometemos errores y a TODOS (antes o después) nos la juegan.

    El hecho de que hayan jugado contigo no significa que seas tonta, ni una ingenua ni nada por el estilo, simplemente es algo que pasa. Y así como mucha gente se aburre y no tiene nada mejor que hacer que arruinarle la vida a los demás y hacerles perder su tiempo, también hay gente maravillosa del otro lado de la red que estará dispuest a compartir contigo mucho más que un mail bonito o una perdida de vez en cuando :)

    Desde aquí os animo a seguir experimentando cosas y conociendo gente. A mi me costó mucho superar esto; de hecho, es la primera vez que hablo de ello en público desde que ocurrió, pero ahora que lo miro en la distancia y con la cabeza fría, solo puedo reirme y seguir adelante con la cabeza bien alta.

    Autor: Celeste Pellegrini

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Loversizers

    Este post está escrito por un colaborador puntual de WeLoversize. Si tienes algo interesante que contarle al mundo, puedes enviarnos tu textos y propuestas a [email protected]

    

    Login