cats
  • Sex & Love

    Estoy mejor sola… que mal acompañada

    Share on Facebook4,007Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Soy de esas personas que prácticamente siempre ha estado en pareja. No por nada, sino que me ha cuadrado así. He tenido varias parejas importantes a lo largo de mi vida y sé perfectamente lo que es el compromiso, la convivencia, la fusión de familia y amigos… todo lo que una relación adulta e importante implica.

    Y ahora, entrada ya en los 30, de repente me veo soltera. Nunca he estado soltera mucho tiempo, por lo que es una situación que me coge relativamente de nuevas, y da miedico. Da miedico porque no se vive igual a los 30 que a los 20, porque yo pensaba que ya a esta edad iba a estar planeando mi boda y pensando en niños, y de repente ya nada de eso está en mis planes a corto-medio plazo. También es diferente porque ya con esta edad las obligaciones son mayores, el trabajo y la casa nos consume más tiempo, no salimos tanto de fiesta y ya no es tan fácil conocer gente nueva. Es una situación que a muchas nos puede dar cierto pánico. Pero hay que ser valientes.

     

    Yo no soy valiente como para saltar en paracaídas,  pero sí lo he sido para dejar relaciones importantes. Lo he sido para cerrar puertas que me tenían atrapada, para salir de situaciones que no me hacían feliz, para abandonar estados en los que me sentía estancada. Porque sí, señores, más vale estar solo que mal acompañado, como reza el refrán. Y porque aguantar en una relación por miedo al qué dirán, por miedo a arrepentirse o, mucho peor, por pena… es lo más egoísta y cruel que puedes hacerle a la otra persona en la vida.

    Creo firmemente que el miedo a acabar sola y devorada por tus propios gatos es una de las epidemias del sigo XXI y por eso hoy me atrevo con esta reflexión tan personal. Porque estoy cansada de la familia Rivera de ver a tantas y tantas personas que son infelices en su relación, que lo están pasando realmente mal con su pareja, situaciones que incluso rozan la humillación… por el simple hecho de que no son capaces de estar solos. Estoy harta de ver a tantos tíos con novia que te buscan y te engañan, porque no quieren ni respetan ya a su chica pero no tienen cojones de dejarla. Harta de gente que aguanta que su pareja le controle, le falte el respeto, le engañe… porque no tienen lo que hay que tener para abandonar esa situación y lidiar con todo lo que viene después. Porque yo me he visto ahí, y sé que es muy difícil. Sé que ambas familias van a sufrir, que se pasa muy mal, que mucha gente te va a dejar de hablar… y hay que tenerlos muy bien puesto para aguantar ese chaparrón, porque no es moco de pavo, ya lo sé. Pero hay que quererse más, por favor. Y hay que respetar a a otra persona también. 

     

     

    Estar en pareja es un estado precioso: Tienes ahí una fuente de cariño constante, la comprensión, el compromiso, el apoyo incondicional… son valores mágicos que se tienen cuando uno es feliz con su pareja. Pero si todo eso falla, es mejor volver a estar solo. Cuando son más los días que están mal que los que están bien, cuando falla el respeto, cuando la convivencia se hace insoportable… ¿Por qué no romper con todo eso que nos hace infelices? ¿Por qué aguantar tanta mierda por miedo a estar solos?

    Vivir solo no significa estar solo. Simplemente es una situación distinta, ni mejor ni peor. Pero desde luego es muchísimo más gratificante que aguantar en pareja cuando los motivos están tan lejos del amor y la felicidad. No hay que tener miedo a estar solos, sino disfrutar de ello como debe disfrutarse cualquier etapa de la vida. Hay que ser feliz. Y si no lo eres, vete de ahí, pero no aguantes tanta mierda porque vida no hay más que una, y qué felicidad cuando descubres que la relación más importante de tu vida, es contigo mismo, y la vives como quieres vivirla.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Ceci Wallace

    Gordibuena consumada con más de 20 años de experiencia en el sector. Me gusta llamar a las cosas por su nombre. Adicta al Maquillaje y a McDonald's.

    • thenewgirlintown

      Esto me pilla muy de cerca ahora mismo. No hace demasiado que acabe una relación muuuuuuy larga. Me costó Dios y ayuda decidirme a dar el paso y aunque la mayoría de los días estoy bien…todavía tengo días chungos. Pero chungos de verdad. Juntos nos mudamos a una ciudad diferente, y él ha vuelto a casa mientras que yo me he quedado en esta nueva ciudad. Claro que aquí conozco a gente y tengo amigos, pero no tantos como en mi lugar de origen. Compartíamos muchísimas aficiones y muchísimas amistades…él las ha recuperado todas y yo me siento como si me hubiera autoimpuesto un retiro del mundo o algo así. Quiero decir, que me siento super desconectada del mundo… supongo que con el tiempo pasara, o eso espero…pero los días de chaparrón…ufff cuesta mucho no pensar si ha merecido la pena

    • ainhoa

      Muy muy buen post! Me ha encantado, y estoy totalmente de acuerdo.

    • Dusk Frog

      He empezado a leer el artículo y pensaba que estabas contando mi vida… Hasta que me acostumbre a no pensar en mi ex es muy difícil llegar a ese punto. Espero conseguirlo pronto.

    • Achelon

      Creo que has dado en el clavo, pero no creo que todo se reduzca a estar sola que mejor acompañada.

      En mi caso cuando lo dejé con mi novia hace ya años, durante los primeros meses, acostumbrado a ese cariño constante que mencionas, seguía buscando desesperadamente esa fuente de cariño, fuese con alguien nuevo o con esa misma persona que me había dejado.

      Arrastrarme? Eso no importa si esa fuente de cariño volvía a manar. Y fue así durante unos meses, irónicamente, esa búsqueda en parte ya ayudaba.

      Al final, me di cuenta que lo que necesitaba no era que otra persona me diese ese cariño, que al final, al menos en mi caso, lo que hacía era suplir una falta de cariño y estima hacia mí mismo, sino simplemente aceptarme como yo era o yo quería ser (y en este último caso, empezar a cambiar hacia ese nuevo yo).

      Al final, 5 años después, sigo soltero, sin buscar nada, sin querer nada, y sobretodo, feliz y a gusto conmigo mismo al 100%.

      Así que para mí todo se reduce a estar perfectamente bien con uno mismo. Teniendo eso, lo demás ya es opcional.

      PD: Y si alguno o alguna dice “Si quieres una familia tendrás que tener pareja”, pues lo siento, pero no necesito tener pareja para adoptar a un niño o una niña y darle todo el amor que mis padres me dieron.

    • Floren

      Qué bonito se ve todo con una soltería recién estrenada a las 30 y siendo mujer.

      Me pregunto cuál hubiera sido el tono del artículo si lo hubiese escrito un varón de 50 años.

      • Mado

        Pues el mismo. No menosprecies lo que otras personas, en otras circunstancias, pueden sentir. Menospreciar su dolor no hará que el tuyo mengüe…

    • http://www.soyrubia.es Laura Galache

      Me ha encantado, Ceci!!! y estoy completamente de acuerdo!! has plasmado en este texto todo lo que yo pienso!!!

    • Joelle

      Me ha gustado mucho tu artículo. Hace poco que dejé a mi pareja con la que me pasé un buen puñao de años y me he sentido totalmente identificada.
      Me pasé mucho tiempo hasta que me decidí a dejarle (y eso que llevaba meses pasándolo fatal por su culpa), por el miedo a estar sola y porque me parecía muy injusto. Después de tantos años, tal y como dices, lo que debería estar haciendo es planes de vida con él, no romper y verme soltera a los 26… aun así no me arrepiento, a pesar de que sigo jodida y con la idea de que voy a morir sola sepultada bajo un alud de zapatos y ropa (cuando estoy deprimida me da por comprar). Sé que con él ya no iba a poder ser feliz.

      • Dusk Frog

        Jajajajaja ataúd de zapatos… Que identificada estoy con eso. Un saludo y ánimo

    

    Login