Virgen-a-los-40-001-1170x878
  • Sex & Love

    Los 5 peores sitios para ligar

    Share on Facebook124Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Está claro que muchas mujeres pueden permitirse el lujo de ligar en cualquier parte, en los sitios más insospechados, ¡tengo una amiga que ha llegado a ligar en la cola de Hacienda! Pero por lo general hay unas ciertas limitaciones para muchas de nosotras, que la vida real no es como el cine, y es como la diferencia entre ambas cuando hablamos de mujeres recién levantadas. Cine: el pelo ligeramente despeinado pero aún brillante, poco maquillaje y además en su sitio, un ligero brillo en la cara y nada de mal aliento. Vida real: el pelo hecho un higo (y si lo tienes rizado no te quiero contar), la babilla en la almohada, la cara lavada o, si te has acostado con maquillaje, el tan ansiado look mapache mañanero, y por supuesto una necesidad imperiosa de lavarse los dientes.

    Pues con el tema de ligar pasa lo mismo. En las películas y en el caso de muchas mujeres se puede ligar en cualquier parte, hasta comprando compresas en el super, pero por lo general las mujeres normales estamos limitadas a los ambientes más típicos, véase las discotecas, bares, fiestas, amigos de amigos, etc., aunque siempre existe la posibilidad de que se te acerque un tío en la calle diciéndote que le encantas, ¿o eso sólo pasa en el cine?

    En definitiva, hay muchos sitios en los que se puede ligar pero hay muchos que yo categorizaría como Los peores sitios para ligar, no porque sea una mala idea hacerlo, sino porque en ocasiones es prácticamente imposible.

    1. El Gimnasio:

    Mis amigos se empeñan en decir que no, que el gimnasio es un buen sitio para ligar, que a ellos les encanta. Mis amigas ponen ejemplos de cuando ellas han ligado en el gimnasio. Yo en cambio me veo a mi misma vestida con mis mejores galas de gimnasio, esto es, mallas y una camiseta vieja y antigua de esas que guardas para dormir (sola) o para hacer deporte, el pelo (recordemos, rizado, lo que significa que tiene vida propia) asqueroso y sudado pegado a la cara, una cara roja como un tomate, porque claro, si no sudas es que no estás haciendo ejercicio… En resumen, una belleza. A mi modo de ver, si eres capaz de ligar en el gimnasio es porque tu aspecto es estupendo, lo que significa que o bien no has hecho ni el más mínimo esfuerzo y sólo te paseas por ahí, o bien ni siquiera te hace falta ir al gimnasio.

    2. La Peluquería:

    Ni antes, ni durante, ni después. A la peluquería se va a que te dejen estupenda, pero una vez dentro, tu aspecto es casi peor que recién levantada. El papel Albal para las mechas, el pelo enrollado en plan moño con esa masa blanca para el tinte, el momento corte con el pelo pegado a la cara, la bata, y porque por lo general las mujeres jóvenes no nos hacemos la permanente porque el look ama de casa de los 50 con la cabeza en el secador y leyéndose el Hola es ya el culmen del atractivo. En la peluquería no se puede ligar, por esos motivos y porque básicamente los hombres interesantes no están esperando en la cola de la misma peluquería que tú leyéndose el Cuore…

    3. El Dentista:

    No hablo ya de ligar con el dentista, que eso es una misión imposible, ahí, con la boca abierta de par en par, mostrando todas las caries y empastes, con el tubito recogiendo la baba, y el aparato infernal que parece un mini garfio y que te pasan por las encías para demostrar que no importa cuántas veces te laves los dientes, siempre va a seguir quedando mierda que sacar. No, en el dentista no se puede ligar con nadie, ni con Bradley Cooper en la misma sala de espera. Uno va al dentista con dolor de muelas, con empastes saltados, con caries a cascoporro, con los brackets, con los carrillos como ardillas después de quitarte las muelas del juicio… Y uno sale del dentista con media boca dormida, el sabor del rollo de algodón que se queda permanente en las encías, la babilla cayendo, los brackets apretados que no te dejan ni decirle Adiós a la recepcionista… En definitiva, ni tú conseguirás ligar en el dentista, ni te fijarás en nadie que salga del dentista de esa guisa…

    03

    4. La Playa:

    Para mí el momento bikini en general no es el momento ideal para ligar, pero en general la playa, el sol, el chiringuito, la tranquilidad… ayudan mucho a la hora de ligar en ese ambiente. Sin embargo, hay un momento en la playa en el que es imposible ligar, y es después de que el día anterior te hayas quemado como si no hubiera un mañana. Te levantas por la mañana como un cangrejo en su pleno esplendor y decides que no te vas a quedar en casa con el buen día que hace, así que, sobre la capa de Aftersun, te echas una capa aún más gorda de crema solar, coges la sombrilla y te bajas a la playa a ver como el todo el mundo se divierte mientras tú luces una pinta multicolor entre el rojo de tu piel, el blanco de la crema y el color de la camiseta o vestido que no te quitarás durante todo el tiempo que tu culo esté sobre la toalla. Nivel de atractivo en hombres y mujeres: 0.

    5. La Piscina:

    No, no me refiero a la piscina de tu urbanización, o la de tus amigos, me refiero a la piscina pública a la que se va a nadar durante todo el año. Sí, he dicho a nadar. Si, nadar implica gorro de piscina. Y gorro de piscina implica pérdida inmediata de la dignidad. Nadie, nadie, nadie es atractivo con un gorro de piscina puesto, salvo que seas nadador profesional, que sigues sin ser atractivo con el gorro pero al menos tu cuerpo lo acompaña. Las gafas de bucear tampoco ayudan.

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Carla Potter

    Historiadora del arte e interiorista. Viajar me gusta más que nada en esta vida. Escribo para desahogarme. Me gustan las cosas bonitas, reírme a carcajadas, remolonear en la cama los fines de semana y ver 'Friends' en bucle como si no hubiera un mañana. Instagram: @summer_in_savannah

    

    Login