2017-05-03 22.02.15
  • Vida sana

    Mini pizzas bajas en carbohidratos

    Share on Facebook93Tweet about this on TwitterEmail this to someone

    Si hay algo que me pirre a muerte, es la pizza. Me chifla. En mi ranking de comidas favoritas del mundo, está en el primerísimo primer puesto. Pero claro, la versión que yo adoro y de la que podría alimentarme durante días es la de Domino´s pizza, una bomba calórica y nada saludable que sólo puedo permitirme muy (pero que muy) de vez en cuando. Pero como yo sin el concepto “pizza” no puedo vivir, no me queda otra que hacerme apaños ricos que me quiten el mono, sin salirme de mis rutinas de comida saludable.

    Ya os hemos hablado de la pizza con base de coliflor, de pollo o de berenjena, así que hoy le toca el turno a un combo estupendo: harina de avena + claras de huevo.

    2017-05-03 22.02.15

    Ingredientes para 3 mini pizzas:

    – 30 gramos de harina de avena. Yo uso la de sabor margarita de Max Protein (lo sé, soy muy pesada con esta marca, pero es que es maravillosa, y no, no me han pagado). Lo que me gusta de esta avena es que está aderezada con especias y aroma de tomate seco, pero si tenéis harina de avena normal, podéis ponerle las especias que más os gusten.

    – 5 claras de huevo. Dependiendo de lo gruesas que te gusten las bases de pizza puedes jugar un poco con las cantidades.

    – Un puñadito de sal.

    – Una punta de levadura (opcional). Yo no le suelo poner, ya que me gustan finas y crujientes, pero si os gustan más estilo bollito esponjoso, le podéis añadir un poquito.

    2017-05-03 22.02.45

     

    Elaboración:

    – Precalentamos el horno a 200 grados.

    – Mezclamos en un shaker las claras, la sal, la avena y la levadura (si es que has decidido usarla) hasta que nos quede una masa homogénea (os va a quedar muy líquida, no os preocupéis).

    – Untamos una sartén pequeña con un poquito de aceite y vertemos la mezcla en capas finas.

    – Cocinamos vuelta y vuelta a modo de tortita hasta que esté dorada.

    – Ponemos sobre una bandeja de rejilla papel de horno y colocamos nuestras bases durante 10 minutos. Dependiendo del gusto de cada uno, podéis dejarlas que se tuesten más o menos.

    – Retiramos y colocamos los ingredientes que más nos gusten. Yo soy muy básica y suelo ponerles tomate frito casero, orégano, aceitunas y un tranchete bajo en grasa. Aunque a veces me da por hacerlas más contundentes y le pongo bien de pimiento, atún al natural o champiñones laminados.

    – Volvemos a colocar en la rejilla del horno con el horno en modo grill  durante 5 minutos aproximadamente, hasta que los ingredientes se fundan bien. Como veis, a mi me gustan casi quemadas (lo sé, la reacción de Maillard es caca, no me culpéis).

     

    Sobre el Autor

    Imagen de perfil de Ana López

    Interiorista y escenógrafa por amor al arte. Considero que la gente a la que no le gusta comer no es de fiar. Adicta a las cosas bonitas, a mis perros y a la tortilla de patata de mi madre. Instagram: @curiositykilledthecat

    

    Login