Amigas, amigos, señores y señoras del mundo. Comienzan las cenas navideñas con los compañeros. Se llaman cenas de empresa porque juegos del hambre ya estaba pillado. Y es que ser invitado a una cena de empresa es una putada, pero de las gordas. Uno puede pensar que una cena de empresa es el escenario ideal para afianzar relaciones con compañeros de trabajo, tirarle caña al morenito sexy que siempre te encuentras en la fotocopiadora o hacerle la pelota a tu superior, pero déjame decirte que no. He visto soldados de guerra que han salido más enteros que tú en las cenas de empresa.  LAS CENAS DEL CURRO SON UN CAMPO DE MINAS PARA TU DIGNIDAD. Se tenía que decir y se dijo.

Reglas de oro para poder volver a ir a currar tan pacha:

  •  Finge que bebes, bebe agua PERO JAMÁS TE EMBORRACHES:  Si llevas esto a cabo, tienes un 57% de posibilidades de no encontrarte el finiquito en tu mesa del despacho al día siguiente.  Además, todos tus compañeros beberán como cosacos borrachos mientras tú recopilas información importante que puede serte de utilidad en un futuro. Y eso sin hablar de que tu imagen pública seguirá impoluta.

 

  • Olvídate de los chupitos: Si estás leyendo este punto es porque seguramente vas a pasarte el primer punto por el arco del triunfo. Si es así, al menos OLVÍDATE DE LOS CHUPITOS porque los carga el diablo. El 80% de nuestras malas decisiones en nuestra vida se podían haber arreglado si no nos hubiésemos tomado el último chupito de Jägger.

Cuando sabes que ya no hay vuelta atrás

  •  Si te entra el calentón, vete a casa: Te lo digo por experiencia. Puede que pienses que nadie te va a ver y que eres como un ninja del fornicio, pero no. CRÉEME  CUANDO TE DIGO QUE TODO EL MUNDO  se va a enterar de que has follado como si no hubiera un mañana con Pepe el de mantenimiento. Sabes que volver a la oficina a la mañana siguiente no va a ser bonito.

 

Cómo crees que te ves…

Cómo realmente te ves.

  • Evita las pruebas: Si vas a desmadrarte igual, al menos intenta no salir en los recuerdos de facebook de todos tus compañeros de curro los próximos diez años. Hazlo por tu yo del futuro, créeme que te lo agradecerá.

Cuando todos se han ido a bailar y tu sigues comiendo

  • La regla de oro: hagas lo que hagas, veas lo que vas y oigas lo que oigas FINGE QUE NO HA PASADO NADA. Lo que pasa en las cenas de empresa, se queda en las cenas de empresa. Vas a tener que ver esas mismas caras durante mucho tiempo en la cafetería o en los pasillos del curro, así que lo mejor que puedes hacer es borrón y cuenta nueva (al menos hasta la siguiente cena de empresa) y hacer como si no hubieras visto a Mauricio de contabilidad bailar Paquito el chocolatero a las 3:00am con Puri la de recursos humanos con las bragas por los tobillos.

Hacedme caso, yo he visto cosas que vosotros no creeríais…

 

@Pau_aranda21