Amor & Polvos

Cuando las resacas te duran más que las historias de amor

Llevo unos meses en lo que se me está yendo de las manos, no sé qué me está pasando, si es cosa del curro, de estudiar, de tener un piso nuevo, de haberlo dejado con mi novio de seis años o un cómputo global de todo, pero es que no dejo de salir de fiesta. No me refiero a todas las semanas, hablo de casi todos los días.

Bueno, igual estoy exagerando un poco, pero por lo menos tres veces por semanas sí que salgo y ya no tengo 20 años, ni mucho menos. Pero es que salir de fiesta me ocupa muchísimo tiempo: el tiempo de prepararme la cena (si sales a beber SIEMPRE hay que cenar bien), de arreglarme para salir, de salir en sí y luego el dormir la mona. Son muchísimas horas en las que me lo paso espectacularmente bien y encima no pienso, ni siento, ni padezco.

Sé que estoy huyendo de mis emociones y de cosas que debería estar pensando, sintiendo y arreglando, pero es que no me apetece una puta mierda. No me apetece ser consciente de que ya no estoy con mi ex, de que ya no vivimos juntos y de que él se ha quedado con nuestro gatito. No me apetece darme cuenta de que ya voy a cumplir los treinta, de que no me gusta mi trabajo y de que aún sigo estudiando. Así que me dedico a salir de fiesta y a tirarme a señores.

No cada vez que salgo, pero sí muchísimas noches. Cuatro al mes caen, por lo menos. Me he tirado a más señores en dos meses que en el resto de mi vida y lo hago buscando algo más, de verdad que sí, no solamente sexo (que también). Quiero a alguien con quien me apetezca quedar, a quien quiera escuchar y con quien me apetezca hablar, pero es que no hay manera.

Cuando nos levantamos a la mañana siguiente siempre intento invitarles a comer o a desayunar, les doy mi número de teléfono e intento hablar con ellos, pero es que no, no hay manera. No me resultan interesantes o directamente no me sale compartirles nada. Eso cuando no me da por soltarles toda la chapa de la vida que he dejado que se me escapara entre mis dedos (esto siempre pasa cuando voy muy pedo, no a la mañana siguiente y menudo cuadro del barroco que soy).

Sé que debería buscar ayuda profesional, que no encuentro en estos chicos lo que estoy buscando porque lo busco es, literalmente, a mi ex-novio y como él solamente está él. Que tampoco nos ha pasado nada, lo hemos dejado por rutina, por abulia, por putos aburridos de los cojones. Básicamente.

Así que nada, últimamente mis semanas se reducen a eso, a salir de fiesta o a pensar en cuándo voy a salir, a cazas cual águila real a alguien que crea que me puede hacer sentir mejor, invitarle a que se quede a pasar la mañana, despedirle porque no me termina en ningún sentido, dejarle marchar y quedarme sola en mi sofá con la resaca de mi vida.

Qué cansada estoy, sé que debería empezar a hacer limpieza, pero es que no sé por dónde se comienza.

 

Anónimo

Compartir:

Login