Dentro de todas las excusas de mierda posibles que he oído a lo largo de mi vida entre todos los círculos femeninos, una de mis preferidas es sin duda la de “quiero estar contigo, pero no lo hago porque no quiero pillarme”.

Si nos ponemos a desgranar el mensaje, esa persona al final te está mandando un mensaje muy contradictorio que te hace quedarte enganchada a esa relación más de lo necesario y sufriendo.

Lo primero, te está diciendo que en este momento, circunstancia, etc. no se ve capaz de estar contigo, que eres una tía increíble, la mejor que ha conocido en su vida, pero que viene de (insertar aquí trauma a elegir, como ruptura, cuernos etc.) y que le da mucho miedo que le vuelvan a  hacer daño.

Porque claro, en este mundo solo ha sufrido él y por tanto tú no eres capaz de entender por lo que está pasando.

Y lo peor de todo es que al final, te lo crees.

Le ves como ese pobre chico con alma perturbada al que le han hecho mucho daño y que ahora le tiene mucho miedo al amor, pero curiosamente, eso no le impide llamarte cuando le viene bien para echar un polvete de vez en cuando.

Porque para follar, casualmente ¡no tiene ningún problema!

Hay personas, que por supuesto han salido de malas relaciones y malos momentos de sus vidas, pero cuando no son egoístas y saben que no están en el momento de compartir nada con nadie, no lo hacen.

Y cuando no es nada, es nada.

Pero este tipo de personas lo que hacen es aparecer de forma intermitente: hoy vamos a cenar, hoy te mando un Whatsapp de que me acuerdo de ti, mañana follamos, pero al mensaje final siempre es “no me quiero pillar”.

Y en tu mente directamente interpretas “no se quiere pillar, pero ahora. Quizá si espero y le demuestro todo y más, al final terminaremos juntos”

Es aquí cuando el autoengaño se apodera de ti, y te convences a ti misma de una historia que no se la cree ni él.

Por tanto, si aparece cuando le viene bien y más relacionado con follar que otra cosa, lo que está haciendo es usarte y mientras, te planta esa excusa de mierda para tenerte enganchada porque no es capaz de ser sincero ni claro contigo.

Por lo que, es aquí donde tienes que decidir plantarte y si tú tienes claro que quieres y estás preparada para una relación ve a por ello y si esa persona te está diciendo que no está disponible para ello, con todo el dolor de tu corazón, a otra cosa mariposa.

Porque si no, al final solo terminarás desgastada, dolida y engañada por una persona que te estaba mandando un mensaje muy claro desde el primer momento pero no quisiste verlo.

El que quiere estar estará y el que no solo te llamará para marear.

 

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es   instagram: @aidavallesconsulta_