El free bleeding o, en español, ‘sangrado libre’, es una práctica que consiste en utilizar los músculos del suelo pélvico para retener en la vagina la sangre de la menstruación y expulsarla, más tarde, en el baño.

Con ello, las mujeres que realizan esta práctica logran prescindir de todos los productos de higiene íntima femenina que se necesitan durante esos días del mes, véase compresas, tampones o copas menstruales.

Seguro que estás pensando que ya no sabemos qué inventar, pero te voy a contar un secreto: el free bleeding no es una moda actual ni pasajera, lleva haciéndose desde los años 70 como forma de protestar ante todas las sustancias químicas de los productos convencionales de higiene íntima femenina, relacionados con el Síndrome del Shock Tóxico, una infección grave aunque rara, causada por las bacterias Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes. Ahora este movimiento ha vuelto a cobrar fuerza dado el auge del feminismo y la consciencia corporal como forma de empoderar a las mujeres.

Kiran Gandhi corrió una maratón haciendo el sangrado libre como forma de protestar por todas aquellas mujeres que no tienen acceso a productos de higiene íntima.

La menstruación es un proceso natural del cuerpo de las mujeres producto del desprendimiento del endometrio tras finalizar un ciclo en el que el óvulo no ha sido fecundado. Pese a la naturalidad del proceso hay quien considera que la menstruación es algo sucio, asqueroso, vergonzoso, malo y que debemos mantener en secreto; todo esto, por supuesto producto de la carga cultural. No hay más que recordar los absurdos mitos que la rodean para comprobar que estas connotaciones son ciertas en pleno siglo XXI. En estas imágenes tenéis algunos de los mitos contra los que aún estamos luchando.

Aún recuerdo cuando en el instituto traficábamos con compresas y hacíamos malabares cuando teníamos que ir al baño a cambiarnos el tampón para que nadie sospechara de nuestras ‘horribles’ intenciones. Por todo esto, las mujeres estamos un poquito HASTA EL COÑO, nunca mejor dicho. Y ahora que por fin muchas de nosotras hemos tomado consciencia de la opresión patriarcal a la que estamos sometidas, queremos y podemos hablar con naturalidad de la regla y practicar cosas como el free bleeding sin que eso suponga un ritual satánico propio de un aquelarre de brujas (aunque por desgracia para algunos señoros y unga-ungas sí somos unas brujas).

Es posible que estés pensando por qué todo es culpa siempre del patriarcado. Pues hija, porque la cultura es un factor de mucho peso y marca mucho la forma de pensar de las personas que conforman la sociedad. Para bien o para mal (en este caso para mal), la carga que supone haber sido siempre percibidas como ‘el sexo débil’ se ve reflejada en estos temas y en muchos otros en los que no entraré porque hoy he venido a hablar de sangrado libre.

De momento, vamos a ver algunas claves para practicar el free bleeding.

CLAVES PARA PRACTICAR EL EL SANGRADO LIBRE:

¿Cómo se hace?

Como decía un poco más arriba, la cosa es dejar caer la sangre sin más con un ‘pero’: cuando notes que la gotita o el coágulo va a salir, tienes que apretar el suelo pélvico. Esto quiere decir que tienes que estar muy atenta a tu cuerpo porque como se te escape el momento o estés pensando en las musarañas, te manchas. Así que:

  • Regla nº 1: Escucha a tu cuerpo. Puedes entrenar también esta capacidad meditando y poniendo atención a las partes de tu cuerpo implicadas en el proceso.

  • Regla nº2: Practica mucho, porque estamos acostumbradas a dejar caer la sangre sin prestar atención al proceso, como mucho nos enteramos cuando cae mucha sangre porque notamos como una sensación de calor y goteo.

La misma fotografía fue ilustrada por Lola Vendetta para mostrar su apoyo a la poetisa.

¿Quién lo puede hacer?

Cualquier mujer que tenga la regla puede iniciarse en este aprendizaje. Los casos en los que no está aconsejado los detallo más abajo, en el apartado ‘desventajas’.

¿La cantidad de flujo menstrual expulsada importa?

No, lo único que has de saber es que si manchas mucho, te va a tocar ir más veces al baño.

Mejora la técnica:

Para que la sangre no caiga y quede retenida es aconsejable entrenar la fuerza y tonificación del suelo pélvico con los ejercicios Kegel, que son unos ejercicios de tensión y distensión muscular que se realizan con los músculos del suelo pélvico y sirven para mantenerlo en forma.

¿Y si no quiero hacer el free bleeding?

Nadie te obliga a hacer algo que no quieras, es un método de libre elección al que muchas mujeres han sucumbido por la esencia reivindicativa que supone. Lo mejor que puedes hacer es valorar qué método es mejor para ti, sea la compresa de algodón o tela, ropa interior absorbente, el salvaslip, el tampón, la copa menstrual o el sangrado libre. Con sus más y sus menos, todos valen. Yo, por ejemplo, uso la copa y me va bien, así que ahí me voy a quedar, de momento.

Como profesional de la salud que soy, veo conveniente hablar de ventajas y desventajas del free bleeding a nivel físico y psicológico, así que allá vamos.

Ventajas y desventajas del sangrado libre:

VENTAJAS:

  • Conoces tu propio cuerpo

  • Te empoderas como mujer

  • Te reconcilias con la menstruación

  • Practicas la menstruación consciente

  • Ahorras en productos de higiene íntima femenina

  • Evitas tener el cuerpo en contacto con los materiales sintéticos de los productos de higiene íntima femenina.

  • Es un método más sostenible de cara medioambiente. En lugar de usar materiales plásticos, se usan braguitas absorbentes que recogen lo que no se logra retener dentro y que luego se lavan y ya.

DESVENTAJAS:

  • Si lo haces mal la lías x2. Te explico.

  1. Lo primero que te puede pasar es que te manches, pero bueno, la ropa se lava y ya. Cero problemis.
  2. Lo segundo y peor es que, como decía un poco más arriba, si tensas mucho rato los músculos, puedes provocarte una hipertonía del suelo pélvico. Desde el punto de vista del Fisioterapeuta especializado en Pelviperineología Ian Férriz Garrido

“como en todo ejercicio hay que empezar poco a poco, de forma progresiva. No es recomendable mantener una contracción continua de la musculatura pélvica porque existe una alta probabilidad de desarrollar hipertonías (entre otras patologías)”.

El secreto entonces estaría en apretar cuando notes que la sangre va a caer e ir rápidamente al baño.

  • Si tienes problemas con el suelo pélvico, no puedes realizar la técnica (hipertonía, hipotonía, desprendimiento de útero, pérdidas de orina, etc).

  • Si estás diagnosticada de anorgasmia o dispareunia, tampoco puedes realizar la técnica puesto que estos diagnósticos corresponden a disfunciones sexuales tienen mucho que ver con el dolor en la vagina, relacionado con suelo pélvico.


Autora: María Esclapez Cartagena. Psicóloga, Sexóloga y Terapeuta de Parejas.

Twitter e Istagram: @maria_esclapez // Facebook: @diariosex

Contacto: info@diariodeunasexologa.es


Fuentes:

https://www.lavanguardia.com/vivo/lifestyle/20181231/453786793249/free-bleeding-sangrado-libre-revolucion-naturalizar-regla.html

https://www.antena3.com/novalife/mujeres-poder/claves-practicar-free-bleeding-sangrado-libre-video_201901035c2f2fed0cf2ac6d2d686724.html

https://www.vice.com/es/article/xw33pw/free-bleeding-una-semana-resultados

https://www.codigonuevo.com/feminismo/probe-free-bleeding-practica-regla-fluya-libremente