Tema conflictivo que no está lejos de prejuicios y contradicciones, así que hoy investigamos sobre el efecto del porno en las mujeres.

En cuanto a pornografía se trata, todo el mundo tiene una opinión al respecto. ¿Es bueno o es malo, se tiene mejor o peor sexo…? tendemos a clasificar si es blanco o es negro, olvidando la escala de grises que hay en medio.

Ya ni te cuento si se trata de mujeres viendo porno, llueven los prejuicios y suposiciones sobre lo que vemos y lo que eso dice de nosotras. Que si nos gusta el porno suave, que si somos sumisas, en definitiva, somos juzgadas por ver porno, a diferencia de los hombres.

Seguro que has oído que la pornografía produce efectos negativos en el cerebro y afecta negativamente en tu vida sexual, y sí, claro que puede. Muchos expertos relacionan la adicción y dependencia con problemas de erección y autoestima, por ejemplo.

Pero como hay muchos artículos hablando de eso, y yo no soy una experta, vamos a analizar un estudio que indica que ver porno podría tener efectos positivos en las mujeres.

So whaaaat!?

Investigamos sobre el efecto del porno en las mujeres

«La Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública» analizó si las mujeres que usaban pornografía durante la masturbación experimentaban problemas sexuales con su pareja.

Se llevó a cabo en 2.000 mujeres, que son pocas en comparación con la población mundial, pero tampoco es una reunión de tupper-sex.

¿Qué tuvo en cuenta?

La forma de ver el porno, la masturbación, los hábitos y experiencias sexuales con sus parejas.

¿Qué conclusión obtuvo?

Quienes veían pornografía frecuentemente, tenían menos dificultades para excitarse y alcanzar el orgasmo, además de tener un mayor placer orgásmico durante la masturbación y tenían una mayor facilidad para excitarse con sus parejas.

Cabe resaltar que el estudio no analizó si las mujeres tenían dependencia o adicción para llegar al orgasmo. Pero no obstante, esto supone un desafío a la suposición común de que la pornografía interfiere con el funcionamiento sexual durante las relaciones en pareja.

A raíz de esto me he puesto a investigar y he encontrado alguna otra cosita interesante, como la falsa creencia de que los hombres disfrutan más con el porno que las mujeres.

Según la psicóloga de pareja Sarah Hunter Murray, aunque esto biológicamente no es así, puede que social y psicológicamente si lo sea. Del mismo modo Hamid Noori, asegura que no hay diferencia neurobiológica en el grado de excitación sexual entre mujeres y hombres.

Para él no depende del género ni de orientación sexual, simplemente de diferentes patrones culturales y sociales, que hacen que un género se sienta más cómodo. Y  lo que hace que el 80% de consumidores de porno sean hombres, añado yo.

Nos encontraríamos ante un conflicto entre el placer físico que se siente y lo que se considera correcto.

Dejando a un lado el enfoque más objetivo y los datos encontrados, yo personalmente sí veo porno, y creo que no soy la única…en 2015 una encuesta a más de 3000 mujeres reveló que el 82 % veía porno sola.

Así que, sin entrar en gustos ni preferencias, creo que hay que aceptar que el uso de pornografía es común entre las mujeres. Y sobre todo, que no pasa nada si lo ves, al igual que no pasa nada si no lo haces.

Si quieres adentrarte en este mundo escondido y buscas algo de pornografía con ética, feminista e inclusiva, prueba a ver la miniserie ‘BDSM’ de Erika Lust o su película’, que fue grabada por los actores durante la cuarentena.