Con la llegada de la Navidad empiezan a hacerse presentes aquellas tradiciones que todos hemos seguido alguna vez a lo largo de estos años. ¿Porqué? No lo sabemos. ¿Tienen sentido? Pues no mucho la verdad. ¿Nos aportan algo? Pues casi que tampoco, pero ahí estás tú, siguiéndolas a raja tabla como si de un mantra se tratara. Y lo mejor es que en España no somos los único que nos aferramos a ellas fervientemente. No, no, no. En el resto del mundo también se las traen. Por eso, hoy quería hacer un recopilatorio de las 10  tradiciones navideñas que me han parecido más curiosas:

  1. En Ucrania los árboles de Navidad de adornan con telas de araña y arañas falsas. Su origen está en una antigua leyenda sobre una familia pobre que no podría adornar su árbol de navidad, por ello, las arañas del árbol lo vieron y decidieron adornarlo con telarañas y la familia nunca más pasó penurias. Se supone que es símbolo de prosperidad, pero que queréis que os diga, a mí no me convence convertir mi casa en un túnel del terror.

¿No os parece más bonito así?

  1. Besarse bajo el muérdago. Esta es una tradición muy americana, pero reconozco que nunca lo he entendido y nunca lo entenderé. Se supone que si te besas con alguien bajo el muérdago en nochebuena, encontrarás el amor. Y si lo haces con tu pareja serás bendecido con fertilidad.
  2. En Polonia se comen 12 platos por Navidad. Si ya de por sí en España comemos hasta reventar, imagínate en Polonia. ¡Nada más y nada menos que 12 platos! Uno por cada apóstol. Espero que alguno de ellos esté condimentado con Almax y Omeprazol, porque las digestiones deben ser apoteósicas.

Venga, que sólo quedan 5 más

  1. El personaje de Krampus en Austria. Se trata del compinche malvado de Santa Claus que se dedica a castigar a los niños que han sido malos. Durante los días previos a la navidad, los jóvenes se suelen disfrazar de este personaje (Puntualizo que es un demonio que da mucho miedito) y asustan a los niños. A mí personalmente me parece una crueldad aterrorizar a los niños de esta forma, pero parece ser que en otros países no comparten mi humilde opinión y cuentan con personajes parecidos.
  2. En Japón la cena de Navidad suele ser pollo frito del KFC. Sí, habéis leído bien, pollo frito del KFC. Pero es que hasta este famoso restaurante de cocina rápida prepara un menú especial para esas fechas. Lo que es seguro es que al menos te ahorras el esfuerzo de tener que cocinar. Reconozco que es una de las tradiciones navideñas más curiosas que he visto.

Feliz Navidad y que viva el KFC

  1. Esconder escobas en Noruega. La verdad es que esta tradición me parece curiosa y divertida a partes iguales. En los países nórdicos se considera que la noche de Navidad es cuando vienen las brujas y los malos espíritus a buscar las escobas y cepillos para poder volar. Por eso, si quieres evitar una visita innecesaria, debes esconder estos utensilios. Yo aquí veo una película de Halloween en toda regla, no sé cómo nadie lo ha pensado antes.
  2. En Irlanda le dejan a Papa Noel cerveza o pudding de whiskey irlandés. Los irlandeses son los mejores. Qué leche ni qué galletitas de mierda. Aquí nos va lo fuerte. Cervecita y Whiskey, claro que sí. Con estos manjares dudo que Papa Noel sea capaz de llegar a todas las casas en condiciones, pero al menos pasará un buen rato, eso seguro.

Toda mi comprensión para el Papa Noel Irlandés

  1. En Australia las comidas de Navidad de celebran en la playa con una barbacoa. En realidad, esto puede ser algo lógico, ya que en estas fechas en Australia es verano. Pero si más no, a mí me parece curioso imaginarme una cena navideña en la playa. Aunque estoy segura de que nuestra Reina Emma estaría más que encantada.
  2. En Letonia, tienes que recitar un poema para poder abrir cada uno de los regalos que has recibido. Esto en un principio me parecía bonito, pero luego pensándolo fríamente… ¿Cuántos poemas deben aprenderse en Letonia para poder abrir sus regalos?

Todos aprendiendo poemas como locos para abrir los regalos

  1. En Serbia los niños secuestran a sus padres para conseguir regalos. Dos domingos antes de navidad, los niños secuestran a su madre, la atan a una silla y no la liberan hasta que no obtienen regalos a cambios de libertad. El domingo siguiente le tocará el turno al padre. A mi me parece algo impensable y raro de cojones, pero en Serbia es visto como un gesto tierno y de cariño (No quiero ni pensar cómo se debe pedir en Serbia el aguinaldo). Sin duda una de las tradiciones navideñas más curiosas que he visto.

¿Y [email protected]? ¿Qué otras tradiciones navideñas curiosas conocéis?