Lifestyle

10 veces que matarías a tu yo del pasado

En lo que va de semana ¿cuántas veces te has cagado en tu yo del pasado? ¿Ninguna? Quizá sea porque no sepas reconocer la culpa de tu yo pasado y creas que todo ocurre por alineación astral. No, querida, no. Eres tú. Y no eres tú y tu circunstancia; eres tú y tu las liadas de tu yo del pasado.

Estoy más en conflicto con mi yo del pasado que Canadá con España en el 95 por unos pescadores gallegos. Es más difícil que yo me reconcilie con mi yo del pasado que darme de baja de Jazztel. La muy perra de mi yo del pasado la lía a cada instante. Y yo sé que hay que agradecerle muchas cosas, pero otras…

Aquí te dejo 10 ejemplos:

1.- La toalla húmeda sobre la cama: sí, vas con prisas y la dejas porque te pones a vestirte. Pillado. Pero vives en un estudio de 28m2: te costará tirarla, no te digo ni colgarla, en el lavabo. Ya, pues así cada día.

2.- Los platos sin fregar: te has liado a ver capítulo tras capítulo en Netflix y ahora no hay Dios que levante el culo del sillón, se enfunde los guantes y friegue. A ti te vence el sueño y ya tu yo del futuro que se encargue (eres irremediablemente vaga, maldita). Pues esa yo es tu yo de ahora y se está cagando en ti por haber repetido el proceso 3 noches seguidas.

3.- Ese informe súper importante para el viernes: ¿puedes hacer todas estas movidas irrelevantes pero esenciales y de vital importancia para dentro de una semana? Sí, claro, todo es cuestión de organiza…ES JUEVES POR LA TARDE Y NO HAS EMPEZADO.

4.- La respuesta en forma de nota de voz de cinco minutos de aquella amiga del cole que no has visto en 3 años tras una de tú yo del pasado de siete. “Pongámonos al día” Y una mierda pa’ti.

5.- El armario sin guardar: ¿un día duro? Quítate los pantalones, déjalos ahí en una esquina junto con la colada pendiente de hacer o mejor en medio de la habitación arremolinados. Claro que sí. No se lo pongas fácil a tu yo resacoso del domingo. Total, para algo te has independizado y no es para andar recogiendo la casa todo el día. Que te coma la mugre, pero será porque tú quieres. O tu yo del pasado, más bien.

6.- La decoloración cool: nena, sí, lo sé, esos videos de chicas riéndose a la cámara con colores de cola de sirena en el pelo son lo puto más. Pero es que solo te enseñan los primeros segundos de los únicos diez minutos en los que su decoloración no es un infierno. A ver de dónde vas a sacar tiempo para cuidarte ese pelo SI TIENES UN INFORME PARA EL VIERNES QUE NO HAS EMPEZADO ¿Y cuando asoma la raíz? ¿Y cuando el color digievoluciona a pelirrojo satánico? Ahora que hacemos ¿eh? ¿eh? Pues eso.

7.- El pedo a tequilazos a los treinta: “¿Hoy? Se lía”. Pensó tu yo del pasado. Y ahí ella que se emperifolló y salió dispuesta a bajarse una botella de tequila entre tres, como en los botellones de antaño. Y aquí estás tú pensando que a ver si te mueres de una santa vez. Es domingo, son las dos de la tarde y alguien tendrá que levantarse a hacer la comida. Dos ibuprofenos y un litro de agua no son suficiente. Todavía tienes que fregar.

5.- El mensaje pedo a tu ex. CLASSIC. No diré nada más, señoría.

Sí, sí, sonríe, pánfila

9.- El vestido imposible: ella se fue de compras, merecidas. A comprarse algo con lo que arrasar por la vida. Pero ella no era amiga del calor ni de las colas de probador asi que pagó y se fue con el vestido probado en su imaginación. Hoy, hoy es el día en el que te pones cañón: coges el vestido y le arrancas la etiqueta con toda tu emoción y como por arte de magia lo empiezas a ver como realmente es. Escote imposible, longitud sobreestimada. Nivel de incomodidad: extremo. Ganas de ir en bolas en vez de en este tormento: mil y en aumento.

10.- “Churri mío, adoptemos un perro juntos. Yo lo sacaré a las 6 de la mañana; prometido.” ¿Se puede saber en qué clase de drogas estaba metida? Si las únicas veces en las que he estado despierta a esas horas es porque no había empezado a dormir todavía. Gracias yo del pasado, gracias, por tanto.

Pues nada, chicas, que aquí estamos con los platos de la cena en el salón y yo sin tiempo de recoger la casa. De resaca, encima, intentando explicar el ontas al conductor del Uber de anoche.

Ya que se encargue la del futuro que para eso la pagan. O no. Pero no hagas hoy lo que puedas hacer mañana ¿o algo así? Si no fuera por estos ratitos… ¿Cuáles han sido las liadas de tu yo del pasado?

@tengoquenayque

Compartir:

Login