Las películas románticas han hecho mucho daño, ya que mucha gente sueña con tener una relación de pareja perfecta en un mundo lleno de arcoíris, unicornios y purpurina. Pero siento deciros que las relaciones raramente son así, y sí, yo era de esas personas que soñaban con el mundo perfecto.

Hace un tiempo salí de los que fueron los mejores y los peores años de mi vida. Estuve viviendo en una relación tóxica en la que mi novio era un maltratador psicológico y yo no lo sabía. Así que os voy a dar algunas banderas rojas para que estéis alerta por si estáis pasando una situación similar a la que yo pasé.

  • Te cuida en exceso. Puede parecer una gran muestra de amor que esté todo el rato pendiente de ti, pero como se suele decir todo en exceso es malo. Si quiere saber en todo momento dónde estás, qué haces o con quién estás, ponte alerta.
  • Primero tú. Y sí, puede sonar egoísta, pero céntrate en ti, ya que si tú no estás bien no lo estarás con nadie. A veces, te centras tanto en una persona que dejas de cuidarte y eso no es bueno porque al final te acabas encerrando.
  • Se convierte en el centro de tu universo. Hay veces que te centras tanto en tu relación, en que salga bien, que estás tan pendiente de tu pareja que dejas tu vida social de lado. Eso no lo hagas nunca, intenta que el tiempo con tus amigos sea sagrado, ellos siempre van a estar ahí. Algo que puede que no suceda con tu pareja.
  • No tienes que dar explicaciones a nadie. Ni sentirte culpable por querer irte de fiesta sola con tus amigos, de viaje o a tomar un café. Puedes hacer lo que quieras con tu vida, siempre que no repercuta negativamente a la otra persona.
  • Ninguna relación es perfecta. No te obsesiones con tener una relación de película, porque eso no existe. Pero tampoco utilices este pensamiento para tapar alguno de los puntos anteriores. Es normal discutir con tu pareja de vez en cuando, pero no es normal que te controle o que te haga sentir culpable por vivir tu vida.

Así que, si reconoces alguno de estos puntos dentro de tu relación, estate alerta. Porque el maltrato no tiene que ser solamente físico, también existe el psicológico que te va haciendo pequeñita sin darte cuenta.

No dejes que nada ni nadie controle tu vida.

Leyre Mateos

loading...