Lifestyle

Tipos de bragas que todas tenemos en el cajón

El otro día estaba yo bordando unas maravillosas bragas y me dio por pensar en la cantidad de bragas que tenemos en el cajón.

  • Las bragas de ir al médico

    Estas no fallan en el cajón; ya se encargará tu madre de ello. Tienen que ser, como dice ella: DECENTES. Entiéndase por decente, que tapen y no estén rotas ni sean fosforitas ni nada de eso. De puntillas y florituras nos olvidamos. Puede que se parezcan mucho a las que usabas con 12 años. De algodón, por supuesto.

No se vaya a despistar el médico...

No se vaya a despistar el médico…

  • Las bragas de la regla

    Estás son las que más te recogen la barriga, necesitas olvidar que tienes algo descomponiéndose en tu interior que hace que tu tripa se multiplique por dos y te desangres. Son esas que sabes que no te van a rozar por ningún lado, en las que la compresa o el salvaslip se sujeta bien y no se va por los lados ni se retuerce. Normalmente suelen ser horrorosas, pero es lo que hay, amiga.

  • La braga faja

    !Ojo! No debe confundirse con las bragas de la regla. Este modelo con el paso de los años se ha sofisticado y podemos encontrar auténticas monadas. Normalmente quedan de lujo si no quieres que te salga un tercer o un cuarto michelín en ese vestido que tanto amas.

  • Las bragas de follar

    ¡Ay tunantaaaaa! ¡Que éstas sabes perfectamente cómo son eh! Lo más gracioso de todo es que día que te las pones: día que no follas. Esta comprobado científicamente. Cuanto más bonitas y espectaculares son menos probabilidades tienes de follar. Lo más seguro es que el polvo de tu vida te pille con unas bragas del Primark de 2 euros, no hay fallo.

  • Las bragas de andar por casa

    Probablemente son bragas que tengan más años que tú y que el sol juntos. Normalmente tienen dibujos de florecillas o duendes o cualquier cosa insulsa. La goma está a punto de descomponerse y te quedan colganderas.

  • Las bragas que jamás te pondrás

    Están al final del cajón. Sabes que jamás de los jamases vas a entrar ahí pero son taaaaan bonitas. Son las bragas del… ¿y si adelgazo algún día?

  • Las bragas rotas

    Rotas están pero ¿y qué? Te encantan, son las más cómodas del mundo mundial y eres incapaz de desprenderte de ellas por muchos agujeritos que les hayan salido.

¡Y que no se atreva tu madre a tirarlas!

  • La braga lapa

    Son esas que están en tu armario porque no te queda otra; porque la señora de la tienda se ha empeñado en que ese sujetador del que te has enamorado va en el pack con las bragas y por mucho que tu le expliques que ahí no entras o que no te molan un cagao, te vas a casa con las bragas feas y chiquininas debajo del brazo. Además, en el caso de que te sirvan y te gusten, lo de llevar la ropa interior conjuntada es mentirijilla; tú te lo propones pero jamás lo consigues.

¿Y si tengo una M de pechuguis y una XXL de culo?

¿Y si tengo una M de pechuguis y una XXL de culo?

  • Las bragas de pescadero

    Asúmelo, es ponerte unas bragas de lycra del mercadillo y te huele el chichi a pescailla. Ya puedes ser la persona más higiénica del mundo mundial que como la tela sea asquerosi no hay gel ni jabón, ni nada de nada que lo arregle. ¡Muerte a las bragas de pescadero!

Tú también has caído y te has comprado un pack alguna vez. No mientas.

  • Las bragas violadoras

    Las que se te meten por el culo básicamente. No hay más que decir.

Compartir:

Login