Amor & Polvos

Parejas que no follan y funcionan, ¿es posible?

Si nos ponemos a describir detalladamente en qué consiste una relación (desde nuestro punto de vista) seguramente uno de los factores que añadamos será tener una vida sexual con cierta frecuencia o de cierta manera, además de otros múltiples añadidos, como que le gusten los perros y dar paseos por la playa.

O incluso, si te pusieras a escribir una lista de cómo sería tu pareja ideal o de cómo es tu pareja ahora  mismo, puede que la parte sexual ni se escriba, pero no porque no exista, si no porque se da por hecho totalmente.

Cuantas veces estamos en grupo, con amigos, con los del trabajo, donde sea, y el tema del sexo siempre aflora. Y cuando se tiene en pareja, siempre se asume que esto se da si o si, los más afortunados los tienen con cierta frecuencia y los demás se apañan (o eso dicen).

Pues bien, a lo largo de mi carrera como sexóloga he visto diversos modelos de pareja y diversas formas de entender la sexualidad, y una de ellas ha sido la de parejas que no tienen sexo entre ellas pero si con otras personas.

Es importante aclarar que esto no se trata de asexualidad, cosa que mucha gente tiende a confundir.

Las personas asexuales son aquellas que no sienten ningún tipo de atracción sexual hacia ninguna otra persona. Los cuales además sienten un desinterés por el sexo, pero esto no quiere decir que tengan aversión hacia este o incluso que no puedan practicarlo y disfrutarlo en algún momento, simplemente no les interesa.

No tiene relación con el celibato o la abstinencia, no es algo que se elija, simplemente estas personas tienen un deseo sexual muy bajo o inexistente.

Pero en este caso no vengo a hablar de ellos, vengo a hablar de personas cuyo deseo sexual existe o está dentro de unos niveles considerados normales, que tienen pareja, pero ya no mantienen relaciones entre ellas.

Aunque esto pueda chocar mucho de primeras, y las dudas abundan nada más oír “pareja sin sexo”, debemos entender que las relaciones y la forma de expresarse, están cambiando y pueden ser muy variadas.

Para entender un poco mejor este tipo de parejas, hablaremos de ciertos puntos, dejando claro que esto no se trata de una nueva moda o de una ley universal que se tenga que aplicar a todo el mundo, cada uno es libre de vivir sus relaciones como mejor le venga.

Lo más frecuente, son parejas que llevan mucho tiempo juntas, las cuales al principio sí que tenían sexo entre ellos y mucho deseo pero que con el paso del tiempo se ha ido extinguiendo hasta llegar a ser nulo.

¿Esto quiere decir que todas las relaciones que llevan mucho tiempo van a llegar a este punto? Nada más lejos de la realidad, como decía, esto no son leyes universales, hay millones de casos y cada uno lo vive de una forma o de otra.

Otro de los rasgos más claros y que sirve para diferenciar de la falta de deseo, es básicamente que no hay malestar, es decir, la pareja no vive su falta de sexo como un problema o crisis. Lo han hablado (esto es muy importante) y han llegado a un acuerdo donde se aclara que la parte sexual (que no física) es prescindible en su caso.

Pensareis que este tipo de relaciones poco o nada se diferencian de una relación de compañeros de piso, pero tampoco. Estas parejas mantienen la parte afectiva y sentimental, es decir, van por la calle de la mano, se besan, se abrazan, duermen en la misma cama, se cuidan, van a cenar, de viaje, etc.

Hacen absolutamente todas las cosas que hace cualquier pareja, pero lo único que dejan de lado la parte sexual.

¿Esto quiere decir que estas parejas renuncias al sexo para siempre?

No necesariamente. Dentro de cada pareja se fijan unas normas con las que ambas partes se sientan cómodas y esto variara en función de las personas.

Por lo general, la solución más fácil es que, el sexo fuera de la relación está permitido, ya que el deseo sexual sigue estando presente en ambos miembros de la pareja.

También existen parejas que acuerdan tener relaciones más allá de solo el contacto sexual, pero dejando claro que la unión como pareja es de ellos y es exclusivo de ellos, pero por separado pueden compartir otro tipo de cosas.

Aunque está claro que para muchas personas entender ese modo diferente de relaciones choca, no deja de ser una forma más de vivir una relación y mientras estén basadas en la igualdad, el consentimiento y la aceptación todo está permitido.

No podemos caer en el error de que si no tienen sexo entre ellas es porque ya no se quieren o que, en el momento que hay que recurrir a terceras personas es porque la relación está muerta, no tiene por qué ser así necesariamente.

En este caso no estamos hablando de infidelidades ni engaños, ni carencias por ningún lado, simplemente existen relaciones más allá de lo que conocemos y no hay más.

Es normal que nos choque o nos llame la atención distintos modos de pareja, a  mi la primera, pero después de trabajar con ellos en consulta (ya sean heterosexuales, homosexuales o bisexuales), lo que veo es que, son parejas que se quieren y respetan y que han encontrado los unos en los otros sus relaciones perfectas, y el sexo es un añadido que encuentran en otras personas nada más.

Al final se trata de que entendamos que el ser humano y las relaciones cuanto más son diversas, y eso es lo que las hace maravillosas.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es    instagram: @aidavallesconsulta_

Compartir:

Login