Nos enterábamos el pasado día 3 de marzo: la modelo curvy y activista body positive Elly Mayday, pseudónimo de Ashley Shandrel Luther, había fallecido el día 1 de este mismo mes a causa de un cáncer de ovarios. Fue diagnosticada en 2013 y desde entonces ha hablado siempre con sinceridad de lo que le ocurrió, y también ha compartido en sus redes, sobre todo en Instagram, cómo ha sido este proceso que, lamentablemente, terminó con su muerte.

Ashley fue un día a urgencias quejándose de un dolor de espalda. Los médicos le dijeron que probablemente se debiera a su sobrepeso y la mandaron para casa. Seguro que a muchas de las que estáis leyendo esto os suena esta historia. No es la primera vez que hablamos de ello en Weloversize.

View this post on Instagram

💋

A post shared by Elly Mayday (@elly.mayday) on

Lo que nadie se esperaba, ni siquiera la propia Elly, es que esos dolores en la zona lumbar que nunca desaparecían y que fueron lo suficientemente fuertes como para que ella tuviera que volver a urgencias en varias ocasiones, recibiendo nuevamente la misma respuesta, fueran síntomas de una enfermedad. Elly incluso llegó a perder 15 kilos, pero los dolores no desaparecían.

Los médicos tardaron tres años en dar con el origen de los dolores de la modelo: se trataba de un tumor en un ovario que, después de ser analizado, resultó ser maligno. En aquel momento la vida de Elly cambió para siempre, y también sus redes sociales.

La carrera de una modelo podría haber corrido peligro al hablar abiertamente de una enfermedad como aquella, pero Elly nunca quiso ocultar lo que le pasaba. De hecho, una vez operada y superado el tratamiento de la quimioterapia, empezó a enseñar sus cicatrices en Instagram como otra parte más de su cuerpo.

Se enfrentó al peor momento de su vida con una actitud admirable que sirvió de inspiración para mucha gente que comenzó a seguirla en redes y a apoyarla en su carrera. Ella no paraba de repetir el mismo mensaje: que amaba quién era, que amaba su cuerpo tal como era, que las experiencias malas nos permiten sacar lo mejor de nosotros… Habló de cómo te hace sentir saber que no vas a poder tener hijos o cómo se puede ser modelo y haber perdido tu pelo por el tratamiento contra el cáncer. Ella fue body positive en estado puro.

Es triste escribir un artículo alabando la vida de una persona cuando esta ya no se encuentra entre nosotros. Pero es un poquito menos triste hablar de la vida de una mujer que valió tanto la pena conocer. Su belleza, su fuerza, su sonrisa, su manera de enfrentarse a las dificultades serán siempre ejemplo imperecedero de lo importante que es quererse, cuidarse y creer en una misma. Pase lo que pase. Descansa en paz, Ashley.

Todas las imágenes de este artículo han sido obtenidas a través del Instagram de Elly Mayday