Buscar pareja, rollete, follamigo o algún derivado puede ser  una ardua tarea para cualquiera, y en los tiempos que corren actualmente, y viendo todo lo que ve una, casi que se te quitan las ganas de intentar cualquier cosa con nadie.

Una de esas situaciones que mucho nos comentáis en el foro, es sin duda, el típico tío que después de una primera o segunda cita, en las cuales parece que todo ha ido bien, y donde por lo general hemos tenido el sexo de rigor, te suelta al final esta el típico:

“oye me ha encantado,  a ver cuando repetimos”

Y  por misterios de la vida que nunca entenderemos, el tipo en cuestión hace la bomba de humo de su vida, en los casos más fuertes, una vez que llegas a tu casa te encuentras que el susodicho te ha borrado y bloqueado de todos lados, o los más sutiles que dejan de contestarte poco a poco.

Al final da un poco igual como hagan todo esto, porque el resultado es el mismo, y la que se queda con cara de acelga hervida eres tú. Sin entender bien que es lo que ha pasado y repasando mentalmente que has podido hacer o decir en algún momento para que se haya dado esta situación.

Lo primero de todo, decirte, que tú no eres la culpable ni la responsable de nada en absoluto, que no hay algo que podrías haber hecho o dicho para cambiar la situación, porque el problema en todo caso lo tiene él.

Y esto es así por la sencilla razón de que no ha sido honesto y claro contigo, y te ha mandado mensajes contradictorios, que es algo que este tipo de especímenes conocen muy bien, que es decir una cosa para quedar bien y luego hacer lo que les de un poco la gana.

Muchos de estos chicos lo que buscan es un polvo o dos casuales, o que están a más de una cosa a la vez y por tanto, si aparece otra chica que le interese más, ahí te quedas.

Realmente, el hecho de solo buscar sexo o estar a muchas cosas a la vez no es en si el problema, lo que es un problema es cuando no son claros y utilizan la artimaña para conseguir algo que quieren.

Con el añadido de que esto solo demuestra por un lado inmadurez y por otro mucha cara.

Muchos hombres piensan que si quedan varias veces con una mujer esta se va a enamorar irremediablemente de ellos, porque no conciben que nosotras también podemos querer solo sexo, pero las cosas, para no generarse unas expectativas, se dicen claramente desde el principio y ya decidiremos nosotras si eso que nos ofrece nos interesa  o no.

Además que a todos nos puede pasar que conozcamos a una persona con la que quedemos un par de veces y al final no haya feeling y no pasa absolutamente nada, se supone que somos adultos, y las cosas se dice de la mejor forma posible.

Un “oye me lo he pasado bien, pero creo que no vamos a cuadrar” es mucho mejor y sabes a lo que atenerte a que te digan que han estado genial y que quieren repetir y que luego pasen de tu culo. O mira, que sencillamente no digan NADA.

Porque cuando esto pasa, es cuando aparecen las dudas hacia una misma, sobre si soy suficiente, si no le gustó mi cuerpo, si hice o dije algo que no debería, y etc.

Está claro que esto no es algo que solo hagan los hombres, pero si es verdad que parece que es predominante en el género masculino, y por eso importante entender que antes de empezar lo que sea hay que ser claros y honestos.

Y cuando la otra persona no lo es, y nos dice algo para hacer lo contrario, la culpa es únicamente suya, y que lo mejor es hacer next y a otra cosa.

Es mejor pasar un momento incómodo diciendo que no va a ir a más, antes que dar falsas expectativas para luego desparecer, y que la persona rechazada al final agradecerá mas eso que un plantón o una bomba de humo,  y sobre todo, sabrá a qué atenerse y no andará esperando nada.

Que no decaiga la honestidad, gracias.

Aida Vallés Psicóloga especialzada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: info@aidavallesconsulta.es   instagram: @aidavallesconsulta_