Sí, sí. Has leído bien. Los vibradores líquidos existen y a mí se me quedó la misma cara de circunstancias cuando lo leí por primera vez. Estaba tan tranquila cotilleando en Instagram cuando de repente apareció un videoreview sobre este producto tan curioso. “Esto tengo que probarlo sí o sí”, pensé, pero pasó el tiempo y se me olvidó completamente.

Hace un mes estaba tranquila con mi chico tumbada en la cama cuando me dio por meterme en la página web de mi tienda erótica de confianza (como este post no es patrocinado y no quiero que penséis mal, no diré nombres). Añadí a la cesta el Satysfier para tíos (si queréis un post sobre el tema decídmelo en los comentarios) y un vibrador con sabor a fresa, y cuando iba a pagar me acordé del vibrador líquido. “Coño, a ver si hay suerte y aquí lo tienen”. AGOTADO. Me dio tanta rabia que pospuse mi compra. Por suerte una semana después lo repusieron y pude hacer el pedido.

Resultado de imagen de shut up and take my money

La espera fue como la noche de Reyes, se me hizo eterna, pero llegó, lo probé y aquí estoy para daros mi más sincera opinión.

El primer día lo usé para masturbarme en solitario. Es un bote muy pequeñito (15 mililitros para ser exacta), pero con un pump sobra. No hay que desperdiciar producto, esto es muy importante y luego os explicaré por qué.

Total, que pulsé el aplicador y masajeé el pump de gel sobre mi clítoris. Tras 3 minutos aproximadamente empecé a notar una sensación de cosquilleo, calor (y eso que no es efecto calor) y vibración que me volvió loca. Fue muy placentero y tardé poquísimo en correrme.

¿Y en pareja mola o no?

Pues sí, mola mucho, pero hay algunas cosas que tenéis que tener en cuenta y lo digo basándome en mi experiencia.

  • Para chicos la aplicación es la misma. Apretáis una o dos veces el aplicador (la piel del glande es más gruesa que la del clítoris) y masajeáis el gel por la zona del glande.
  • No os paséis con el producto. La sensación es exactamente la misma que con menos, y estaréis gastando el doble. Además, no es precisamente barato (al final del post os digo el precio aproximado).
  • Puede resultar desagradable practicar sexo oral con este producto. Le comí la pinga a mi chico tras echarle este gel y sentí como si me acabase de comer un burrito con extra de picante. Empecé a salivar muchísimo y me resultó un pelín molesto. Error mío, porque se la chupé nada más echarle el producto como quien dice y al final a él apenas le hizo efecto porque acabó todo en mi boca. Aprended de mis fallos, queridas.
  • Lo mismo que os acabo de decir con el sexo oral es aplicable a la penetración. Esperad un buen rato para poner en contacto el pene con gel y vuestras mucosas (boca, vagina, ano). Si os la metéis nada más aplicar el gel, la sensación puede ser desagradable. En otras palabras, como tener peta-zetas en el coño.

En mi opinión es un producto ideal de la muerte para la masturbación en solitario o en pareja, sobre todo si se usa con juguetes sexuales. El combo vibrador líquido + lubricante de fresa + Satysfier es mortal, tanto para chicas como para chicos.

Cuando vayáis a usarlo en pareja, os aconsejo hacerlo un día que no tengáis prisa. Tomaos vuestro tiempo en las caricias y las sensaciones y no paséis directamente al sexo oral o al mete-saca, porque puede ser desagradable.

Datos técnicos

En resumen, mi puntuación es 8/10.

Hay varias modalidades, uno efecto frío, uno strong para los que necesitan más intensidad y el normal, que es el que yo probé.

Los ingredientes son: Agua, Glycerin, Cyamopsis Tetragonoloba Gum, Aloe Barbadensis Leaf Juice, Alchohol Denat, Potassium Sorbate, Lactic Acid, Sodium Benzoate, Polysorbate 80, Spilanthes Acmella Extract, Tocopheryl Acetate, Mentha Arvensis Herb Oil, Sodium Saccharin.

El precio es de entre 15 y 25 euros dependiendo de dónde lo compréis. Lo podéis encontrar en tiendas eróticas y también lo he visto en Amazon.