Mujeres, hombres, personas del mundo, vengo a decir una verdad como la catedral de la Almudena de grande. En esta vida hay pocas cosas más importantes que irte a casa bien follada. PERO BIEN FOLLADA DE VERDÁ. De estas que vas andando por la calle y te tiemblan tanto las piernas que pareces Bambi buscando a su madre. Te escuece todo pero estás feliz y se te dibuja esa sonrisa tonta de me acabo de correr tres veces seguidas y necesito contarlo en el whatsapp de amigas a la de ya.

Así que desde aquí hago un llamamiento a follar más: con los dedos, con la lengua, con los labios pero sobre todo con la mente.  Porque seamos sinceras de una vez, follar bien no es meterla, dar un par de embestidas y hala, pa tu casa. No,  follar bien es mirarte con cara de empotrador nórdico y hacer que tus bragas se bajen solas porque saben lo que les espera. Y besar con ganas, lamer la piel del otro como si fueras una vaca en busca de pasto o llevases diez días en el desierto y encontrases agua por primera vez.

 

Hay que follar con ganas gente. Follen con el entusiasmo con el que abres la nevera después de volver de borrachera a casa y HAY CROQUETAS.

follen, sexo

Porque hay algo de místico y sagrado en pasarte una noche entera entregándote al fornicio con alguien que sabe lo que hace. Te cura la vida, el alma  y si me apuras, hasta los problemas de espalda, chata. 

Así que normalicemos el sexo que te pone cachondo incluso antes de quitarnos la ropa. El sexo con arañazos, con mordiscos, con sudor, pelos y ruidos raros. El sexo como tú quieras que sea sí, pero el buen sexo.

follar, follen, sexo

¿a quién le flipa arañar?

Porque no hay mascarilla, ni crema hidrante, ni maquillaje en este mundo que te deje mejor cara que un buen polvo, amiga.

 

@Pau_aranda21