Querido diario

Madres preparadas, NO PERFECTAS

Hoy vengo con un tema que realmente consideraba lejano para mí, ajeno a esta vida durante al menos unos 2 o 3 años más, esto es el ser madre. Sí, ok, tengo 25 años, estoy casada, feliz y estable desde hace dos, pero a pesar de ello esto no estaba en el aire, lo teníamos previsto para unas temporadas más adelante, quizá cuando yo terminara la carrera, tuviera un trabajo y muchos otros detalles que uno planea serían geniales para considerar tener un bebé. But, well, así no funcionan las cosas.

No me malinterpreten, estoy muy feliz y agradecida por mi bendición, que por supuesto amo desde aquel primer momento en el que me dijeron (mientras estaba tirada en una camilla expuesta para mi ultrasonido): “Estás embarazada. No, no es el quiste. Sí, tienes 17 semanas, y no, no estoy bromeando “. Después de estudios, teorías del por qué no me venía el periodo, exámenes de sangre y una ecografía que no reveló “señales de embarazo”, citando a mi former ginecólogo estoy esperando a un bebé que nacerá aproximadamente en 15 semanas. Al final de todo es una sorpresa y a pesar de la felicidad no puedo evitar sentir una constante ansiedad que me mata con la misma pregunta: “¿Cómo rayos crías a un pequeño humano para convertirlo en una persona funcional, completa y feliz?”. No tengo idea, bien dicen que nadie nace sabiendo cómo ser padres y es lo más difícil para lo que he tenido que prepararme; porque todas tus acciones desde el momento que está formándose dentro de ti, afectan sus capacidades, su formación (tanto física como mental), su felicidad, y son TU RESPONSABILIDAD. Sí, lo escribo mientras mi pulso tiembla y me vomito sobre el teclado.

En este último mes y medio desde que he sabido de mi embarazo he leído artículos, no sólo sobre el proceso de gestación, cómo se ve el bebé, qué comer, a qué comidas no acercarte (pretty much anything you want to eat while pregnant) cómo dormir, cómo pararte. En fin, me sumergí prácticamente en todos esos blogs de mamás millennial o cool moms que saben todo sobre tener un bebé: qué tipo de ropa interior usar, cómo hacer que un bebé coma orgánico cuando estás on a budget, los ejercicios para tener abdomen plano post baby en menos 1 mes, recetas saludables para picky eaters y mucho más. He buscado sobre cómo reforzar su autoestima, crear el famoso bonding con tu bebé, todo sobre el breastfeeding, qué hacer si son niños difíciles, cómo criar niños bilingües o genios en pañales. Me siento empapada de información y detalles que son tan importantes para su desarrollo y empiezo a sentir cómo cae sobre mí una responsabilidad gigantesca, abrumadora de aprender lo más que pueda en estos escasos meses para ser una mejor madre y por ende criar un mejor ser humano.

giphy

Estoy segura de que mi madre ni siquiera sabía cómo se sostenía un bebé cuando yo nací hace más de 25 años, y eso no sólo le asustaba, sino que la llevó al llanto cuando me miró por primera vez mientras decía: “¿Qué voy a hacer ahora?”, llevándome en brazos en el hospital. Sí, ese fue el primer contacto que mi mamá y yo tuvimos. Señalo esto porque podría asegurar que esto no es un sentimiento exclusivo de esta mujer que es más ansiedad que persona, sé que ella lo sintió, seguramente mi suegra y pues me tocaba ahora experimentar qué rayos es no saber cómo una tarea tan grande e importante nos es encargada a simples mortales con defectos, debilidades y complejos.

¿Enseñarles seguridad? Sure, nada más déjame escondo poquito el miedo que tengo al fracaso, ¿qué tal acerca de habilidades sociales? claro, pero eso pregúntaselo a tu padre porque si te contara que el último amigo que hice fue hace 10 años y en ese entonces todavía existía MSN. SÍ, YA SÉ QUE NO SABES QUÉ ES ESO, ¿ves? a esto me refiero, ve con tu padre. Y no me juzguen, trabajo a diario para vencer todo eso que menciono, quizá más en este mes que ha pasado, me propuse salir de mi zona de confort algunas veces para ser una mejor persona y supongo por ende mejor modelo a seguir; pero es difícil, tan difícil que tengo todas las décadas que mencioné arriba y aún así no he perfeccionado el arte del body positive o de tener alta autoestima. Pero este niño/a no me va a esperar a que deje de tener complejos o a que haga la lista más corta, va a llegar y yo tengo que estar, aunque sea avanzada en el tema.

week-in-review-kendall-jenner-gifs-one-direction

Al final nunca estaré 100% segura de lo que estoy haciendo, podría apostar que la mayoría de esas super moms que hablan en los blogs tienen los mismos miedos que yo, aunque se vean cuerdas y geniales en pinterest e instagram. Todos tenemos temor de no ser suficientemente buenos para nuestros hijos, porque los amamos de una manera tan única y especial que quisieras que no sólo fueran lo mejor por sí mismos, sino que reflejen tus mejores cualidades, no las que más te avergüenzan. Está el temor de hacerles daño, de debilitarlos en lugar de darles fuerza, pero al final del día no podemos controlar todo, por más que lo deseemos. Mucho se lo debemos a la genética o a su entorno y amistades, y por más que nos esforcemos, nadie es perfecto, lamento decepcionarnos.

Ser madre/padre es más que una tarea desafiante, es un trabajo que no se termina nunca como dirían esas mujeres milenarias a las que llamamos abuelas; es algo que se tatúa en el alma desde el momento que escuchas latir ese corazón y nadie podrá quitártelo jamás. Y es suficiente. Creo que es momento que nosotros mismos nos quitemos un poco de presión y dejemos de esperar un estándar de perfección que sabemos es imposible rellenar, ni la más dedicada puede decir que sus hijos son perfectos, pero toda madre puede decir que cada decisión que ha tomado desde que ese niño llorón estaba en su vientre y no dejaba de moverse, fue para que se sintiera pleno y un día pudiera escuchar un: gracias, mamá, por todo. Yo es todo lo que espero, y aunque me seguiré preparando me quitaré un poco de presión, que todavía me falta y no quiero reventar.

rs_560x235-140813172832-annoying_mom_im_coming_gif

Lo-ami Salazar

Compartir:

Login