Maricón. Bujarra. Nenaza. Risas a tus espaldas. Señalarte con el dedo. Elegirte el último para los equipos en el recreo. Cuchicheos cuando te tocaba leer en clase. Ser el chiste fácil para el machito del colegio y su séquito.

La gente puede llegar a ser muy cruel, sobre todo en la escuela cuando la máxima aspiración para los que en realidad no tiene aspiraciones en la vida es hacerse notar, ser el líder de la manada, el macho alfa. Para estar arriba necesitan que haya gente que esté debajo, y para que eso ocurra se encargan de pisar al que puede ser diana de sus mofas. El marica, el gordo, el empollón, el rarito. Cualquiera que no sea como la sociedad dictamina que se tiene que ser, cualquiera que tenga, según ellos, un defecto que despreciar y del que poderse reír.

Lo demás tienen 2 opciones: estar con él o estar contra él. Porque no admite término medio. Y a esas edades en las que la personalidad aún no está formada, en las que todos quieren encajar y ser parte del grupo que mola, normalmente le eligen a él. Y le ríen las gracias. Y se ríen de ti. Y te señalan con el dedo cuando él dice que lo hagan. Y le aplauden los insultos. Y repiten los motes. Y te hacen de menos. Y tú te sientes de menos: inferior, pequeño, ridículo, sin entender por qué a ti, por qué no te quieren si tú haces lo posible por encajar, por qué la gente es cruel sin motivo, por qué la vida es injusta, por qué has nacido así.

Y rezas aunque no sepas. Y pides ayuda mirando al cielo aunque no creas. Incluso prometes que si todo eso termina dejarás de hacer tal o cual cosa, o harás esta o tal otra. Pero al día siguiente te levantas, vuelves a clase y todo sigue igual.

Y lloras. A escondidas, eso sí. Porque no se te permite ser débil.

Pero lo que no sabes en ese momento es que todo eso que te está pasando, que es una putada, una putada enorme, te está haciendo resistente y te está convirtiendo en un superviviente. Te está forzando a agudizar el ingenio y la capacidad de adaptación, te está mostrando a base de hostias lo que no quieres ser de mayor, y te está enseñando a base de golpes lo que no querrás hacer a los demás nunca porque sabes por tu propia piel lo mucho que duele. Te está enseñando que tú eres fuerte, y que si has podido con eso, puedes con mucho más.

Pasan los años, el colegio termina y ese niño tímido por obligación del que se reían crece y se da cuenta de que eso de lo que todos se reían en realidad no es un defecto. Y cuando tú te das cuenta de que ese defecto no es tal dejas de sentirte de menos, y dejas de sentirte inferior. Porque no lo eres. Y cuando ese sentimiento de inferioridad desaparece se quedan todas las fortalezas que fuiste ganando a causa de esa marginación, y te das cuenta de que te has convertido en una gran persona: confiada, fuerte, seguro de ti mismo, bueno con los demás y bueno contigo, optimista y resistente. Te has convertido en lo que siempre soñaste ser, que es exactamente lo que siempre fuiste, pero tú no lo sabías.

Y no guardas rencor ni odio, porque en realidad lo que sientes es lástima y orgullo. Lástima por aquellas personas, porque si para sentirse ellas mejor tenían que hacerte sentir a ti peor merecen toda tu compasión, ya que en realidad eran unos infelices que tal vez no hayan encontrado su lugar en el mundo. Y orgullo porque sobreviviste, creciste, nunca te diste por vencido y hoy en día eres la mejor versión de ti mismo que podías llegar a ser.

Ponte de pie y date un gran aplauso, porque te lo mereces.

 

44 comentarios

  1. enhorabuena Miguel!!! Me h encantado y emocionado tu artículo.

    Comentario by Laura on 21 de enero de 2015 at 22:39
  2. Gracias Laura :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 21 de enero de 2015 at 23:17
  3. Precioso texto. Enhorabuena:)

    Comentario by Raquel on 21 de enero de 2015 at 23:02
  4. Beso :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 21 de enero de 2015 at 23:18
  5. El resumen, muy bien contado, de la historia de un gran número de grandes personas. Me ha encantado leer este artículo que me ha devuelto a mi niñez. Me ha emocionado mucho.

    Un abrazo muy fuerte

    Comentario by Ismamadu on 22 de enero de 2015 at 01:18
  6. Yo te mando un beso, muy fuerte también ;-) PD: me sigues debiendo un paseo en moto…

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:08
  7. Me encantó,se lo leí a mi nena de 8 años porque le está pasando algo así y la verdad nos ayudó mucho!!

    Comentario by Belén on 22 de enero de 2015 at 01:36
  8. Dile a tu nena que es la mejor del mundo, díselo cada día, y dile que se lo he dicho yo también :-) Un beso enorme para las dos!

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:12
  9. Mi amorcito te amo muchi.

    Comentario by Rebeca Gómez on 22 de enero de 2015 at 10:35
  10. Yo sí que te amo!! Como la trucha (que soy yo) a Bataman (que eres tú) Ea!!

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:13
  11. Wow!! Sin palabras!!

    Comentario by NoFer on 22 de enero de 2015 at 10:51
  12. Beso! :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:14
  13. Me encantó leerte, pero tengo el contrapunto… y es que no todos renacen y se hacen fuertes, muchos se quedan por el camino. Muchos se quedan amargados de por vida sintiéndose menos y otros simplemente… se quedan en el camino porque no soportan más la situación.

    Creo que una asignatura pendiente en la educación de las nuevas generaciones, enseñarles a respetar y a no obtener placer humillando al prójimo. Claro, nadie piensa que educa a su hijo para que haga eso, que es que «salió rebelde» o «son chiquilladas» pero hay muchas cosas que podemos hacer desde que nacen para que no sean el matón del colegio. Amarlos es lo principal, no mentirles (venga que si te portas bien vienen los duendes y te traen un caramelo), no humillarlos nunca (alaa que te has meado, cochino) , ni reírse de ellos, ni ridiculizar sus sentimientos (alaaa mira que ser ríen todos porque lloras), no reírse de otras personas (vaya panza tiene esa chica ajajajajajj), no insultarlos ( así no borrico, no seas tontito) etc etc etc….

    Pero es tarea complicada, los adultos somos lo que aprendimos y vemos cosas tan normales que las repetimos en nuestros hijos…

    Comentario by Irene Medín on 22 de enero de 2015 at 11:13
  14. Pongamos de nuestra parte para que nadie se quede por el camino Irene :-) Te mando un beso grande!

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:15
  15. Gran reflejo de lo que mucha gente ha sufrido y sufre!! por desgracia, incluso muchos adultos siguen siendo asi; no aceptan las diferencias, no respetan al otro….pero lo cierto esq es triste sentirte tan mal contigo mismo, tanto, que incluso el que otros vivan su propia vida te fastidie…vivir y dejar vivir!. enhorabuena por el texto!

    Comentario by carmen on 22 de enero de 2015 at 11:22
  16. Gracias preciosa! Te mando un beso grande :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:21
  17. Maravilloso, para las que hemos sido «raritos» en el cole, me has emocionado, un aplauso para ti y para todos los que hemos pasado por algo así. :)

    Comentario by Alejandra on 22 de enero de 2015 at 11:51
  18. Aplaudámonos Alejandra! Plas plas plas plas ;-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:06
  19. Mi vida en el colegio en versión masculina.

    Grande.

    Comentario by Sara on 22 de enero de 2015 at 12:06
  20. Olé tú! :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 20:06
  21. Me encantó. Porqué así fue.

    Comentario by CelSB on 22 de enero de 2015 at 12:24
  22. Beso! :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 19:58
  23. Gracias por este texto,desde el corazón,muchas gracias. Mi hijo de 10 años ha vivido alguna época mal en el colegio de momento superado aunque el paso a la ESO me aterra, hay padres que apoyan ciertas conductas en sus hijos pensando que asi son los fuertes y van a ser lideres de por vida,creo que estan muy equivocados y es nuestra respinsabilidad educar en el respeto. Cuando llegue del cole le leere tu texto maravilloso.

    Comentario by Monica on 22 de enero de 2015 at 12:27
  24. Mónica tú quiérele mucho, y enséñale a ser una buena persona. Esa etapa pasará, y mientras te tenga a ti en casa sobrevivirá a ella como un campeón. Os mando un beso grande, para los dos :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 19:58
  25. Yo recuerdo perfectamente a ese niño de mi cole. Igual que recuerdo perfectamente mi incapacidad para entender que prefiriesen reírse de él en lugar de con él. Y precisamente gracias a él comprendí que los líderes y sus fieles son un coñazo, que en la variedad y en la diversidad está la magia. Y sobre todo que estar rodeados de imbéciles, lejos de hacernos sentir pequeñitos nos hizo convertirnos en una especie de club vip exclusivo y reducido como de toda la vida de Dios han sido los grupos de la gente que mola. :D

    Bravo por aquellos que consiguen convertir lo negativo que les da la vida en la mejor versión de si mismos. Enhorabuena por el artículo.

    Comentario by Marta on 22 de enero de 2015 at 12:40
  26. Beso! :-)

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 19:55
  27. Me he sentido muy pero que muy identificada! Yo también sufrí bullying, y estuve con una psicóloga durante 6 largos años. Gracias a ella, y por toda mi fuerza soy la mejor versión de mi misma! jaja! :) Yo también soy psicóloga y estoy opositando a PIR (Psicóloga Interna Residente). Con 14 años nunca me habría imaginado a mí misma cumpliendo mis metas… Pero, todavía me queda un largo camino por recorrer para superar todas mis inseguridades y la verdad es que LoverSize me está ayudando en eso!

    GRACIAS por todo el trabajo que hacéis, en serio…. Muchísimas, muchísimas gracias!

    Comentario by Maika on 22 de enero de 2015 at 12:59
  28. Muchísimas muchísimas de nadas Maika! Gracias a ti querida :-) Beso!

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 19:52
  29. A mi me elegian el ultimo y de portero, hasta que vieron que era buen portero XD
    En parte te comprendo. Yo era el gordo, pero no me callaba. Si me insultaban o se reian de mi, yo hacia lo mismo. Me he llevado muchisimas burlas, iban a por mi en grupo y mas de una vez me llevaba unas tortas. Aunque con el paso de los años lo fui mejorando. Debido a que cambiaba mucho de colegio llegue al punto de tener tanta experiencia en esto, que sabia esquivar esas situaciones, por que muchas las repeti varias veces. Y a cada colegio nuevo que llegaba, escalaba un puesto hasta el dia en el que termine por entrar en un grupo «guay». Y eso fue en el ultimo año. Pero en mi caso nunca llore, nunca me ha afectado nada lo que me dijeran, era muy fuerte. Tenia la habilidad de hacerme amigo de todo el mundo y siempre he tenido buenos amigos, nunca estaba solo. Me hacia amigo de aquellos de los que mas se burlaban, a mi me daba igual como fueran.
    Yo hubiera sido amigo tuyo y hubieramos aguantado el chaparron juntos ;)

    Comentario by Adri on 22 de enero de 2015 at 17:50
  30. Gracias a gente como tú por aquel entonces hay gente como yo hoy en día ;-) Gracias por «haber» sido amigo mío. Un abrazo Adri.

    Comentario by Miguel Nasch on 22 de enero de 2015 at 19:48
  31. Holi, te quiero mucho por este gran post.
    GRACIAS por hacerme sentirme fuerte y por hacerme fuerte a todos los colaboradores de esta página. SOIS IMPRESIONANTES!

    Comentario by Yas on 22 de enero de 2015 at 20:52
  32. <3

    Comentario by Elena Devesa on 22 de enero de 2015 at 20:53
  33. ¡Olé tú! <3

    Comentario by Miguel Nasch on 23 de enero de 2015 at 11:29
  34. Precioso artículo!! Gracias Miguel! <3

    Comentario by Lau_Gala on 22 de enero de 2015 at 22:40
  35. <3

    Comentario by Miguel Nasch on 23 de enero de 2015 at 11:30
  36. Muy bonito el texto siempre que sea un refuerzo emocional para los que ya lo han padecido, pero no puedo estar deacuerdo en el tono «resignado» que intuyo entre líneas para esos futuros «raritos» de la clase.
    Tampoco entiendo la respuesta de «tú quiérele mucho y enséñale a ser buena persona. Esa etapa pasará… «. Lo siento, pero no lo puedo compartir contigo.
    Lo que hay que hacer es luchar y educar para que esto no suceda.
    Por suerte fui a un colegio pequeño en el que pocas veces se decian comentarios despectivos hacia compañeros, entre otras cosas, porque se preocupaban de educar en la diversidad y de hacernos desarrollar la empatia pero en el instituto la cosa cambió y, pese a ser una persona muy aceptada y querida, me sentía muy sola en mi lucha contra los «chulitos» ya que mis compañeros no querían posicionarse (evidentemente, por miedo a pasar a ser ellos el foco de las burlas).
    La etapa escolar nunca jamás debería ser traumática para ningún niño o niña por cosas así porqué, por mucho amor que tengan en casa, les hace vivir una pesadilla diaria durante años.
    Hay que enseñar a nuestor hijos a tener una buena autoestima y suficiente carácter cómo para defender al frágil siempre que no se actúe justamente porque, el día que dejen de aplaudirle las burlas al chulo de turno, todo cambiará.
    Saludos!

    Comentario by Anna on 23 de enero de 2015 at 02:06
  37. Hola Anna, sé que el mensaje es para el autor pero permíteme contestarte desde mi punto de vista, una persona que lo pasó fatal en colegio e instituto. Comparto lo que dices pero hay que empezar desde casa ya que es imposible controlar lo que pasa en el centro escolar como padres y aún más cómo educa cada uno a sus hijos. Aunque creo que no hay una única solución a este problema sí es muy importante el cariño y la comprensión en casa, yo no lo tuve y lo pasé fatal (cariño sí pero no en ese aspecto, ya que mis padres no lo entendían y hacían de menos el problema). Es muy importante la denuncia social del acoso escolar, me parece muy importante que se hable en la tv, noticias etc, pero que se hable bien. Porque aunque son críos no son cosas de críos, no sé si me explico. No creo que exista una solución milagrosa y siempre existirán los abusones. Por eso es importante el apoyo y hacer entender a tu hijo/a que no le pasa nada malo ni raro, es el otro. Es un tema compilado y cada uno lo hablaremos desde nuestra experiencia y ya cuando termina en suicidio me parece un horror, hace poco pasó en Asturias (donde yo vivo) y se me rompe todo solo de imaginarme por lo que pasó esa niña y eso que ni la conozco, pero conozco lo que pueden llegar a hacerte niños y niñas con sus «bromas». Es importante que se eduque en la escuela pero de nada sirve si en casa no se refuerza esa educación. Y disculpa por el rollo.

    Comentario by Raquel on 23 de enero de 2015 at 12:33
  38. Muy buenas Miguel,

    soy uno de esos supervivientes de los que hablas. Creo que no hay mejor forma de describir lo que muchos hemos vivido. Gracias por saber plasmar con cada palabra los sentimientos que a muchos nos han hecho sentirnos inferiores durante tanto tiempo. Dicen que los GAYS tenemos más capacidad para escuchar, para ser asertivos… Creo que el motivo está más que claro. ¿No? Somos unos meros supervivientes de una infancia marcada por el dolor, que sólo queremos ser felices. Espero que entre todos podamos decir NO al acoso escolar… y permitir que todo el mundo tenga una infancia digna, que cuando sea mayor no evite tener que recordarla.

    Comentario by ElVecinoQuePuedesTener on 23 de enero de 2015 at 15:00
  39. Enhorabuena, por tu actitud, por haber sobrevivido, por hacerte grande :-) Te mando un beso fuerte

    Comentario by Miguel Nasch on 23 de enero de 2015 at 15:18
  40. Hola aquí te habla una no todavía sobreviviente desde Colombia ; tengo catorce y me alegra saber que ya hallan personas que se lo tomen en serio y aunque aun soy pequeña al lado de tus otros lectores te felicito por seguir adelante , eres un maravilloso escritor :)

    Comentario by Jess on 25 de enero de 2015 at 22:19
  41. Jess tú sí eres una superviviente, con mucho coraje, que nadie te diga lo contrario :-) Gente mala hay y habrá en todos lados, no permitas que te hagan sentir que eres menos que nadie, porque no lo eres. Que les den. Te mando un beso grande desde Madrid <3

    Comentario by Miguel Nasch on 1 de febrero de 2015 at 22:47
  42. Hola Miguel, he leído tu columna en Vogue España de Abril sobre los llamados «ugli shoes» y ahora estoy leyendo tus artículos y estoy desconcertada… Leyendo el blog me resultas una persona empática y que lucha contra los prejuicios como en éste artículo pero en Vogue no. Imagino que está escrita desde el humor pero me ha resultado una oda al estereotipo de lo que una mujer bella debe de ser, subida a unos incómodos y malsanos tacones no vaya a ser que nos perdamos al chulazo que hará que seamos un ser humano completo. No necesitamos nada de eso los cánones evolucionan y mutan, y mi opinión es que dudo que nadie se sienta poderoso si no se puede mover. Gracias y un saludo.

    Comentario by Lucía on 28 de marzo de 2015 at 18:19
  43. Hola Lucía,

    Lo primero gracias por leernos y por tu comentario. Efectivamente la columna de Vogue está escrita en clave de humor y no es una crítica al calzado cómodo: es una crítica al calzado feo que las grandes firmas intentan vendernos alegando que «es lo que se lleva». Yo no abogo por que vayáis todo el día en tacones, con zapatos incómodos, malsanos y que eviten que os podáis mover, y muchísimo menos insinúo que seáis seres humanos incompletos (si has leído eso en mi columna dime en qué línea por favor, para hablar con el equipo de Vogue y que lo corrijan , porque no es lo que yo escribí :-) )

    Soy muy fan del calzado cómodo (chanclas, sandalias, zuecos o incluso babuchas), pero que os haga sentir bien, guapas, cómodas y a gusto. El punto al que quería llegar con el artículo es que no todo vale en la moda, no porque digan «esto es moda» significa que tiene que ser guay. Porque llevar zapatos feos no es guay.

    Siento no parecerte empático. Igualmente te mando un beso grande y espero que lleves zapatos que te gusten a ti, que es lo que intenté transmitir.

    Saludos.

    Comentario by Miguel Nasch on 18 de abril de 2015 at 20:23
  44. Con 50 años, tuve la feliz idea de matricularme en una escuela de música. Siempre había querido recibir clases de algún instrumento y era la persona más feliz del mundo. El primer día de clase fue maravilloso pero, no sabia lo que me esperaba más adelante. Por hacer una reclamación que creía justa, sufrí bullying durante dos años por parte del profesorado y algunos alumnos. Estos hechos ocurrieron en 2011/2012. Afortunadamente, después de estar en el fondo del pozo, he conseguido superarlo. Nunca pensé que sufriría bullying con 50 años.

    Comentario by Luis Agudo on 5 de junio de 2017 at 16:18

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.