Tras muchos y muchos años de trabajo, de esfuerzo y, sobretodo, de autoeducarme para volverme cada día más y más fuerte, he llegado a ese maravilloso punto de mi vida en el que soy capaz de reírme muy a tope de mí misma. Sí, así es: me quiero tanto que no tengo problema en tomarme con humor los kilos de más o las lorzas, en reírme de que no soy capaz de terminar una clase de spinning en el gimnasio, o que tengo coordinación cero en zumba. No tengo problema en comer lo que quiera y cuando quiera delante de la gente, porque no me avergüenzo de nada.

Y es genial. Sí, lo es porque te das cuenta de lo tonta que fuiste alguna vez por amargarte por cosas que ahora resultan nimiedades; porque, además, nadie es más consciente que tú misma de tus problemas o defectos, y ese es el primer paso en el camino de superar todas tus mierdas.

wonderwoman

Hasta ahí todo genial. Vives feliz, más que nadie, y es todo muy fantástico. Hasta que ocurre la desgracia, la nefasta situación que tú sabías que llegaría de un momento a otro pero no querías creerlo:

Alguien se ríe de ti.

wat

wat r u doin stahp

Pero ojo, que no hablo de algún desconocido inútil que por la calle tiene una iluminación y te dice, cual Albert Einstein: «OYE, A VER SI ADELGAZAS». No. Hablo de cuando tu mejor amiga, tu compañero de piso, tu hermana o incluso tu novio deciden reírse de ti. Deciden seguir tu coña, porque les parece chachi; deciden que, si tú te ríes de ti, es que les estás dando el pistoletazo de salida para que ellos también lo hagan.

Jajaja, mira, tus pantalones me quedan como un saco.

wat2

Pero qué haces flipao

Jajaja, mira, me doblas en peso.

kill1

Quien avisa no es traidor

Jajaja, mira, otro trozo de pizza pa’ dentro, luego te quejas.

killok

Te lo dije

Y no, amigos: no me estoy inventando esta historia, aunque parezca de peli de terror. Que sé que es así porque me lo han dicho a la cara, porque me han dicho que, claro, como yo me río de mí misma, suponían que no me dolería que ellos se rieran de mí; que como tengo tanta seguridad, seguro que no me iba a molestar. Al fin y al cabo, es solo una broma, ¿no?

PUES NO. 

Mi cuerpo es mío. Yo, de hecho, soy mía; así que yo y solo yo decido que puedo hacer con mi cuerpo, del mismo modo que yo y solo yo puedo burlarme de él hasta la saciedad. Eso quiere decir que , querida persona que me está leyendo: no puedes reírte de mí, por mucho que yo lo haga.

Y sí, tal cual lo estás pensando, persona que se ha reído de alguien porque cree que no hará daño o porque lo ve divertido: esto es una advertencia, por si ves que yo o cualquier persona en mi misma situación se cabrea contigo, dejan de hablarte o intentan asesinarte por las noches: date cuenta que es normal que queramos abrirte en canal. De nada.

fucku