Quién realmente me conoce sabe que pocas cosas me gustan más que cocinar y una de ellas puede que sea comer dulces árabes  así que hoy os traigo una receta con la que triunfar sí o sí porque está taaaan rica que es imposible que alguien se deje algo en el plato.

Para nuestros Baklavas caseros necesitamos:

  • Pistachos
  • 1 paquete de frutos secos sin sal (avellana, nueces, almendras)
  • Masa Filo
  • Tahina
  • Agua de Azahar
  • Canela
  • Miel
  • Mantequilla
  • Azúcar moreno
  • Una naranja
  • Un limón
  • Papel de horno

Tritura todos los frutos secos:

El primer paso es triturar todos nuestros frutos secos. La clave es que queden triturados (para que no nos encontremos trozos grandes al comerlos después) pero sin llegar a ser polvo.

mezcla frutos secos

Prepara la mezcla:

Una vez tienes todos los frutos secos triturados, añade la canela (dos o tres cucharaditas de café aproximadamente) el azúcar moreno (una cuchara y media) la miel (una cuchara y media también) y remueve bien  hasta que estén todos los ingredientes integrados. En este punto añadimos dos cucharas de agua de Azahar y volvemos a remover bien toda la mezcla. El truco consiste en que la masa no quede muy pegajosa si no más bien suelta como en la imagen inferior:

frutos secos

Preparamos la masa filo:

En un bol mezclamos nuestra mantequilla a temperatura ambiente (unas tres o cuatro cucharas) con la tahina (dos cucharadas de café) e introducimos la mezcla en el microondas un par de segundos para que se derrita bien la mantequilla y removemos para que no haya grumos.

En una superficie de trabajo amplia y limpia, extendemos sobre papel de horno (para poder maniobrar cómodamente) dos hojas de nuestra masa filo con cuidado de que no se rompan.

Aquí viene el momento complicado de la receta, así que prestad atención:

Al desplegar las hojas de masa filo veréis que se han formado unos pliegues paralelos unos a otros. Esas líneas van a ser nuestra guía a la hora de doblar e ir creando nuestros Baklavas.

Con ayuda de un pincel de cocina, empapamos bien de la mezcla de mantequilla y tahina los dos primeros pliegues y doblamos hacia fuera para que coincida con el siguiente pliegue. Volvemos a pintar con mantequilla y rellenamos con  muy poca cantidad  (ojo con  esto que si no luego se nos queda demasiado gordo) de frutos secos (importante en este paso reservar un poco de la mezcla de frutos secos para terminar el dulce después).

Baklavas

Primer pliegue bien empapado de mantequilla y tahina

Para colocar los frutos secos podemos ayudarnos de una cuchara. El truco consiste en ir haciendo una hilera bien apretada de frutos secos. Si quedan demasiado suelos a la hora de meterlos en el horno se desmoronarán.

masa filo

Una vez que lo tenemos, damos la vuelta desde los extremos, apretamos bien el rollito para que quede compacto, untamos de mantequilla el siguiente pliegue y doblamos (ya sin volver a poner más frutos secos, ojo).

La mecánica sería esta.

Una vez tenemos nuestro rollito, lo colocamos en la bandeja, vamos a por otras dos hojas de masa filo y repetimos el proceso. Un paquete de masa filo da para aproximadamente 5 rollitos  y medio, para que os hagáis una idea.

Baklavas

El siguiente paso es precalentar el horno a 180º mientras nosotros vamos cortando nuestros  Baklavas en trozos de aproximadamente un dedo de largo. Saldrán de media unas 30/35 piezas que habrá que meterlas al horno unos 20 min aproximadamente hasta que veamos que la masa ya ha cogido volumen y color (sin llegar a estar muy doradas, que se nos queman).

Baklavas

Los bañamos en almíbar:

Para nuestro almíbar mezclaremos en un cazo a baja temperatura (agua y azúcar, siempre mitad y mitad) un gajo de naranja y un buen chorreón de zumo de limón. Vamos removiendo lentamente durante unos 20 minutos hasta conseguir la textura deseada.

Una vez que hemos sacado los Baklavas del horno y están aún calientes, los vamos sumergiendo en  la mezcla de almíbar con ayuda de unas pinzas para no quemarnos y los finalizamos con un poco de la mezcla de frutos secos que reservamos al principio.

Baklavas

Como podéis ver, tienen una pinta loca y os prometo que están aún más buenos. Si os animáis a hacer mis Baklavas caseros, etiquetadme en instagram que me haría mucha ilusión ver vuestro resultado final.

@Pau_aranda21