Hay anuncios que huelen al caldo de nuestra abuela, a la leña del hogar de la casa del pueblo o al kilométrico boomer. Estoy segura de que si te pones a pensar en tus navidades infantiles ves las imágenes claras y hasta te vienen canciones a la cabeza. Jingles que no vas a dejar de cantar nunca porque forman parte de tu vida y que están ahí para formar parte de tí.

Sin embargo, hoy no vengo a que se te caiga el moquillo, a que te entre un algo en el ojo o a que simplemente te emociones recordando lo que fueron unas navidades entrañables. Vengo a que veas las cosas como son y que te des cuenta de que en diciembre volvemos a celebrar Halloween. Porque en realidad esos anuncios dan un miedo que te cagas y que no me extraña que hayamos salido como hemos salido. De verdad, demasiado cuerdas estamos muchas de nosotras.

Es que vamos a ver ¡si hasta los villancicos con coros infantiles parecen sacados de la BSO de una película de la saga de “Pesadilla en Elm Street”!

Pero no te equivoques, esto no va de los mejores anuncios, sino de mi lista personal de los spots que me han tocado la fibra, por llamarlo de alguna manera.

Espero que coincidamos y si tienes algún otro que nos lo comentes en el foro.

¡Dentro vídeos!

El Almendro

A este spot en casa lo llamábamos el de “vuelve a casa vuelve” y es un clásico que me devuelve, valga la redundancia, a mi infancia y a reencontrarme con familiares de otras comunidades de España. Es un mensaje que aún hoy sigue vigente y por eso, la compañía sigue apostando por utilizarlo.

Lo que pasa es que yo no puedo dejar de ver a Michael Myers volviendo a buscar a Jamie Lee Curtis a la misma puta casa. Demasiada tele has visto tú, estarás pensando. Pero que no, piénsalo bien. ¿Para qué coño quiere esa gente que vuelvas a casa? ¡Para acuchillarte mientras duermes!

Airtel

Durante mucho tiempo, siendo niña, cuando llamaba por teléfono, abría la conversación con la frasecita de marras completa: “Hola, soy Edu, Feliz Navidad”. Ya fuera agosto, yo la decía. Seguro que no he sido la única. Bueno pues ha llegado el momento de decir que realmente este anuncio iba de un asesino en serie que mataba con una llamada telefónica al estilo de «The Ring». Sino de qué iba a ser tan cansino ese niño con las llamadas. ¿De verdad te crees que esto iba de ser amable y aprovechar la tarifa telefónica para felicitar las fiestas a tus seres queridos? ¡Yo digo no!

Famosa

En su momento lo veía adorable. Este anuncio visto desde mi prisma de adulta me da mucho miedo. Llámame cínica. Esas muñecas son las protas de «The Walking Dead», a mí no me jodáis. En serio, si sale Annabelle ya me cago viva del to’.

Antiu Xixona

Este anuncio también se sigue emitiendo, con una animación remasterizada por ordenador pero sigue siendo el mismo jingle. ¿Qué pasa? Que desde la adolescencia que no he dejado de pensar que esos niños tienen un problema importante de adicción y nadie está haciendo nada por ellos. ¿Soy la única que se da cuenta?

¡Dentro el vídeo de los niños to’ yonquis!

Lotería de Navidad

Este spot no necesita que yo te diga nada para que te acojone. Ves a la Caballé y a Rafael cantando el “nanana nanana” y pa’ qué quieres más. Es como decir que vas a ir a un Museo de Cera y que va a ser la experiencia más happy flowers y entrañable de la historia. Wrong! ¡Los museos de cera dan mucha grima y este anuncio también!

Espero haberte convencido para que duermas con una lucecita en la mesilla y un cuchillo jamonero bajo la almohada a partir del día 20 de diciembre. Pero si no, por lo menos espero que pases unas fiestas lo más felices posibles en un año tan atípico.

 

Y eso es todo, sed buenas pero si no lo sois, contádmelo.