Vivimos en la era de la sinceridad, de todos tenemos que ser súper honestos y súper trasparentes y más si estamos hablando de tener una relación de pareja súper mega ultra sana e ideal (nótese la ironía modo on).

Pues bien amigas mías, hoy vengo a hablaros un poco de la diferencia entre sinceridad y SINCERICIDIO, ¿Qué esto qué es lo que es? No solo es una canción de Leiva muy cuqui, no no, es una mala manía, porque es lo que es, una muy mala manía, de contarle a nuestra pareja cosas que son totalmente innecesarias.

De verdad, que sí, que todas estamos más que de acuerdo con que la base de una buena relación es la sinceridad, y así debe ser desde el inicio de vuestra relación hasta el final. Esto no es para nada discutible, pero si hay cosas que es mejor que obviemos, porque aunque pensemos que hace que la base de nuestra relación sea buena, después lo único que trae son problemas.

Estos son los aspectos que tu pareja no debe conocer o solo hasta cierto punto

  1. Tus contraseñas del móvil o de las redes sociales: Esto me parece un pilar básico de una relación. Que tu pareja te demande saber este tipo de información sobre ti está totalmente fuera de lugar. Lo que tú tengas en tu móvil o en tus redes es personal, y pertenece a tu intimidad. Si tú en algún momento decides mostrarle algo, o si vas conduciendo o estás haciendo algo y le dejas a tu pareja coger tu teléfono, bien sin problema. Pero que esto sea un requisito indispensable o una demanda en vuestra relación, NO. Todos tenemos derecho a nuestra intimidad y elegimos hasta donde la compartimos.
  2. Saber con todas las personas que te has acostado: Esto siempre crea mucho dilema y mucho debate, pero me vais a perdonar pero aquí sí que soy categórica. Vuestra pareja NO tiene que conocer con cada persona de este planeta con el que tú hayas decidido tener una relación sexual, ¡Ojo! Y tú con tu pareja tampoco. Otra cosa es que le cuentes los típicos ex que más te han marcado o simplemente que han sido importantes en tu vida, o le puedes contar de alguno que hizo algo que no te gustó. Pero eso de dar pelos y señales sobre estos temas, o decir hasta el más ínfimo detalle NO.

    Se acabó, darling.

  3. Lo que opinas de su familia: esto viene muy dado sobre todo con el tema suegra y demás, es verdad que puedes tener la suerte del siglo y que tus suegros sean personas estupendas con las que te lleves fenomenal. Pero seamos realistas, en ocasiones no es así, incluso ya no solo que te caigan regulín ( uno o los dos) sino que los odies. No perdamos de vista que estamos hablando de su madre, padre o de los dos. Y no es necesario que sepan hasta que punto le clavarías las agujas de tejer en los ojos, está claro que puede saber que vuestra relación no es perfecta o que no la adoras mucho, pero no es necesario más.
  4. Cuando otras personas ligan contigo: Esto se que puede generar un poco de controversia y debate, entre si decirle o no a tu pareja que otra persona esta tonteando contigo. Aquí hay que dejar claro un factor, y es que no se lo deberías contar principalmente porque esa persona no te interesa lo más mínimo y segundo, lo mismo le genero inseguridad o dolor a mi pareja sin necesidad. Muchos piensan que si te callas ese tipo de cosas es porque le estás ocultando algo a tu pareja o que realmente la otra persona te interesa, pero no tiene por qué ser siempre así.

Consiste en evitarle un sufrimiento a nuestra pareja, o simplemente una paranoia mental, es algo que debería ser nuestra prioridad, ya que podemos generar una desconfianza sin necesidad.

Otra cosa es que haya una persona que no para de acosarte que no te deja en paz y te tira ficha día si y día        también, pero se lo cuentas porque te está generando malestar a ti y quieres compartirlo con esa persona. Pero un flirteo sin más, mejor callárselo (dejando claro que es otra persona la que flirtear con nosotras).

  1. Secretos de otras personas: esto es muy típico sobre todo cuando se sale en grupo con nuestra pareja. Puede que tu amiga del alma te haya contado un súper cotilleo sobre ella y su nuevo amorío o lo que sea, ella te lo ha confiado a ti y solo a ti, pero tú sientes la necesidad de contárselo a tu pareja, ERROR. Debemos entender que está muy bien compartir ciertas cosas con nuestra pareja, pero cotillear sobre otros que han confiado en ti, no dice mucho de la confianza que se puede depositar en ti.

Dicho esto, quiero dejar claro que son RECOMENDACIONES, al final cada pareja se ajusta a unos límites y lo que funciona para uno no tiene porque funcionar para otros. Bien es cierto, que me mantengo firme con el hecho de no perder de vista que todos tenemos derecho a que una parte de nuestra vida sea íntima y personal, y mientras no se trate de nada que pueda hacer daño a nuestra pareja o que rompa nuestra confianza, debe permanecer así.

No podemos perder nuestra identidad personal cuando estamos en pareja, y esto consistirá en lo dicho anteriormente, no todo lo tiene que saber vuestra pareja ni al revés. Y que la base de una relación es la confianza, pero no podemos jugar a aquello de solo confío en ti si me lo cuentas todo, porque eso es tóxico.

Aida Vallés Psicóloga especializada en Sexología y Terapia de Pareja

correo: [email protected] instagram:@aidavallesconsulta_