​Algunas citas van bien y el chico me gusta, me pone, por distintas razones. Tras tomar algo y cenar, en algún momento, nos besamos y pasamos la prueba de fuego. A veces los besos que nos damos van tan bien que todo se anima. Llega entonces el momento del «vamos a un sitio más tranquilo» y, por excitada que esté, mi respuesta es no, hoy no.

Voy a descartar en principio las opciones de que me mate aunque es gente completamente normal la que hace estas cosas. Digamos que he integrado esta posibilidad como remota y no la tengo presente cada vez. Eso sí, doy sus datos a alguna amiga, digo dónde quedo y una hora aproximada de chequeo de que todo va bien por si acaso.

 

Algunos tíos dicen que ellos también podrían tener miedo de mí y es cierto, incluso sensato. Uno de ellos pensó ante mis dudas: «Es una desconocida pero ¿qué me puede hacer? Nada». Y esa respuesta es la que cambia para mí. Yo sí creo que el hombre desconocido que tengo delante tiene capacidad potencial de hacerme algo.

¿De qué tengo miedo? Porque es miedo, sí, un miedo lógico y racional. Temo verme indefensa ante alguien que no conozco de nada, de quien no tengo ninguna referencia. Esto último no te libra de nada pero da tranquilidad a la hora de dar el paso.

Janet-Leigh-actriz-Psicosis-recordado_CLAIMA20150717_0232_28

En el rato que paso en una primera cita, además de notar si me gusta, concentro mi atención en sus actitudes. Analizo lo que dice, cómo lo dice, lo que calla y trato de adivinar si es respetuoso. Intento responder a la pregunta que me martillea el cerebro cuando mi cuerpo ya ha decidido que quiero acostarme con él: ¿Se parará si le digo que no en algún momento o se volverá una bestia sin freno? Ése es mi miedo.

Y, claro, el sexo generalmente requiere intimidad, un espacio discreto, alejado del resto de personas, cerrado… Justo el ambiente ideal para sentirme segura. ¡Yuju! Nótese la ironía.

¿A vosotras también os pasa?

5 comentarios

  1. Exactamente, me siento completamente identificada. Acostarme con un chico que he conocido por internet me da miedo así de primeras. No me siento para nada cómoda ni segura. Sólo podría hacerlo con un amigo o alguien que conozca de algún tiempo porque eso de irme a casa de un desconocido no me va. Podría violarme o hacerme lo que quisiera, que nadie se va a enterar

    Comentario by Lau on 4 de enero de 2017 at 06:22
  2. Yo asumo que parte del miedo es irracional y a lo largo de las citas hay indicadores que te pueden ir tranquilizando al ver sus reacciones pero de primeras el miedo está ahí, sí.

    Comentario by teresa díaz guzmán on 16 de enero de 2017 at 16:56
  3. Reconozco haber sido bastante inconsciente con esos temas, a veces me he metido en casas ajenas sin pensar en los riesgos y las veces que he pensado en ello he terminado haciéndolo en parques y demás lugares públicos incómodos. Aún así, tengo más miedo de que me pase algo si me quedo a dormir o paso demasiado rato después del sexo con un conocido reciente o desconocido. Esa manía me ha costado tener que volver de madrugada de sitios lejados de la mano de Dios y sin garantía de pleno transporte público, pero me siento más vulnerable quedándome que en el propio polvo. Mi falsa sensación de ser Wonder Woman se pasa a terminar la faena, aunque en el proceso de la cita la euforia me haga creer que tengo el control de la situación. Eso no quita de que, durante el encuentro, no esté atenta a los detalles ni tenga la alarma puesta para salir por patas si hay algún indicio de que es demasiado agresivo o descuida la salud sexual, pero aunque sea un buen tipo necesito tranquilidad y vínculo emocional para no saltar por el balcón. Los miedos aparecen antes o después, por lo que comprendo tu aprensión.

    Comentario by Sheri Bukowski on 4 de enero de 2017 at 06:30
  4. Ya, Sheri, es que creo que es eso, que si fuera «nos acostamos aquí mismo que hay gente» me sentiría más cómoda en ese sentido de seguridad pero, claro, no es plan. Veo que las temerosas somos más de las que yo pensaba.

    Comentario by teresa díaz guzmán on 16 de enero de 2017 at 16:58
  5. Es triste, pero sí. Como mujer, las probabilidades de que un tío se ponga agresivo en el momento en que le dices que «no» (y hablo ppr experiencia, aunque no he sufrido agresión sexual, sí agresión a secas al rechazar a alguien) son altas.

    Comentario by Lara Rodríguez González on 23 de enero de 2017 at 14:34

Política de Comentarios de Weloversize

Responsable: We Lover Size SL | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento Por favor lea nuestra Política de Comentarios antes de comentar.