Sex & Love

Según la ciencia las relaciones originadas online son más estables

Lo dice la ciencia

Pero analicemos el asunto. Sigue habiendo mucho tabú a la hora de juzgar las apps para ligar o encontrar pareja, porque al final son lo mismo. Hay quien opina que sólo sirven para follar fácil: pues de puta madre, joder. Es decir, si dos personas (o las que sean) se conocen, dejan claro lo que quieres, y pa’lante, ¿Qué problema hay? Los solteros también necesitan temita, que el sexo es necesario y muy saludable, y con alguien tendrá que ser, no? Vaya, que es un prejuicio que ni prejucio ni leches, es una realidad y ni tan mal.

Pero no sólo para follar están hechas. Hay gente que realmente le interesa conocer a alguien, o como muchos dirían, encontrar el amor. Y recurrir a apps para ello no es ni de estar desesperada, ni ser un callo que necesita eso para poder ligar, ni ser tan rara que sólo por la red te busquen, ni nada de las muchas tonterías de las que se dicen. Asumámoslo, llega un momento que se hace difícil conocer a gente interesante en tu entorno. Puede ser porque siempre salgas con la misma gente por los mismos sitios, porque entre el curro y los estudios no te queda tiempo, porque en el curro mejor que no (eso es una verdad como un templo), porque no te apetece salir de fiesta, o por mil cosas más. Así pues, ¿Qué mejor lugar para conocer a gente nueva e interesante que el internete?

Así pues, ¿Por qué, al parecer, son más estables estas relaciones? Por un lado, creo que es un poco pronto para concluir esto dados los años que hace que existen este tipo de aplicaciones. Aún así, no me parece que sea una afirmación extraña, ni la pongo en duda ni arqueo una ceja al leer este titular. En estas aplicaciones, o portales web, te haces un perfil en muchos casos. Gustos musicales, películas, intereses vitales, aficiones, etc. Es decir, ya de antemano puedes saber qué perfil tiene la persona con la que te planteas entablar conversación. Incluso en algunas puedes indicar qué estás buscando (si lo que quieres es un polvete, pues no haces perder el tiempo a quien busca una relación estable). Así pues, es más probable que si al final acabéis congeniando, esos intereses comunes os lleven a una vida en común más fructífera. ¿Que eres una incondicional de kiss y los sigues de gira a todos lados? Pues te buscas a un fan de kiss que quiera lo mismo que tú. Si no, va a ser más complicado. ¿Que, por el contrario, te encantan las caminatas por la montaña? Si buscas a alguien que lo comparta, tus fines de semana serán geniales compartiendo afición y excursiones. Es decir, si de antemano ya puedes saber eso, hay más posibilidades de éxito y de duración en esa relación. Que sí, que puedes conocer a esa media langosta en el bus de la gira de kiss, o si te apuntas a un grupo excursionista. Pero si lo llevas a terrenos más habituales, no es tan sencillo conocer en tu grupo de amigos, o en un bar, o el amigo del primo de tu cuñado, o whatever, a alguien con quien compartir ciertas cosas.

Otro punto es el poder hablar antes con la persona. Es un muy buen filtro. Que claro que fuera de las apps también vas a hablar con la persona antes de pasar por el altar. Pero cuando lo haces por escrito, sin los nervios de la cita, sin preocuparte por otras cosas y desde el cierto anonimato de no estar cara a cara, se crea una cierta complicidad en mucho menos tiempo de lo habitual. Tratar ciertos temas mucho antes de incluso quedar, te abre más, compartes detalles más personales o incluso te puedes llegar a sincerar. Ahí puedes llegar antes a saber si hay o no ese feeling, si vale la pena seguir por esa vía o si no va a haber manera que eso funcione. Todos tenemos claro que en el cara a cara puede cambiar, y con el tiempo. Eso no te lo quita nadie. Pero creo que ayuda. Además, bonus track, puedes saber cómo escribe alguien.

Para ir acabando, al final es una cuestión de estadística. El mar está lleno de peces, pero si a esos peces le quitas los que ya has conocido, los que puedes conocer, los que están solteros, a los que les interesas…al final se te queda en una pecerita. En cambio, en una app donde la gente quiere conocer a otra gente, el número de peces aumenta y mucho. Y de todos ellos, es más probable que encuentres el que pueda ser tu amor, con el que tengas más cosas en común, o te parezca lo suficientemente interesante.

Al final acabará normalizándose el tema de las apps para ligar, ya sean más estables o no sus parejas. Hay que dejar al lado los prejuicios. Cada vez hay más casos de parejas de éxito salidas de estas apps, y de solteros con una mayor vida sexual que también están agradecidos. El tema generacional también influye: los más jóvenes, como con el resto de tecnologías, ya crecerán con esta opción, y seguro que los patrones de comportamiento en este sentido cambiarán.

Ya me lo decía un amigo gay cuando le contaba que me había hecho un perfil en Adopta un tío: los heteros váis años por detrás.

Imagen destacada.

Compartir:

Login