Sex & Love

Soy joven y no lubrico durante las relaciones sexuales

Muchas mujeres se frustran ante la falta de lubricación en las relaciones sexuales porque lo primero que se plantean como causa del problema es la duda de si realmente les gusta su pareja. El razonamiento parece lógico “si no lubrico es porque mi pareja no me pone”, y esto, a menos que la mujer en concreto tenga muy claro que su pareja no le gusta, puede ser una atribución causal errónea. Lo que está ocurriendo es probable, exceptuando, como decía, algunos casos, que no tenga nada que ver con la escala de atracción hacia la pareja, y es que no tiene por qué haber una relación directa entre falta de lubricación y el nivel de excitación; hay probabilidad de que la falta de deseo o excitación sea un motivo a tener en cuenta, como más adelante te explicaré, pero te confirmo que no el único posible.

Tener sequedad vaginal o lubricar poco durante las relaciones sexuales no es un problema grave aunque sí una condición muy incómoda: sensación de quemazón en la zona genital, irritación, picores y dificultad para mantener relaciones sexuales, siendo esta última la queja por excelencia de la mayoría de mujeres que acuden a los despachos de ginecólogos y sexólogos con este motivo de consulta. De hecho, lubricar poco o nada durante las relaciones sexuales es tan molesto que, si no se soluciona, puede perjudicar la apetencia de futuros encuentros sexuales y desarrollar problemas de pareja.

Normalmente la falta de lubricación o sequedad vaginal es un problema más común en mujeres que están atravesando la menopausia e incluso en mujeres años después de haberla sufrido. Sin embargo, existe un amplio porcentaje de mujeres jóvenes que tampoco se libran de ello. Esto es normal siempre y cuando no haya ninguna enfermedad de por medio (por ejemplo, infecciones). Una vez descartada esta posibilidad, la causa de la sequedad vaginal o falta de lubricación puede residir en varios factores:

1. Disminución del nivel de estrógenos:

El nivel de estrógenos puede disminuir de forma progresiva con los años, sobre todo al alcanzar la menopausia, o puede ir variando según el momento del ciclo menstrual de la mujer; por eso, dependiendo del día, las mujeres podemos notar que nuestro flujo vaginal es más blanco y viscoso (mayor sequedad vaginal; bajo nivel de estrógenos) o más líquido (menor sequedad vaginal: alto nivel de estrógenos).

Para que te hagas una idea de esto que te estoy contando, te dejo por aquí una imagen que representa, entre otras cosas, el nivel hormonal en las mujeres durante todo el ciclo:

ciclo-menstrual-hormonas

2. Estrés:

Aunque está demostrado mediante estudio que los estrógenos protegen del estrés, la también llamada “la enfermedad del siglo XXI”, puede llegar a afectarnos muchísimo más de lo que creemos. Llevamos una vida tan llena de compromisos laborales, sociales e interpersonales, que no es de extrañar que cuando quieras darte cuenta, el estrés ya te esté pasando factura incluso en las relaciones sexuales. Recuerda que los enemigos número uno de las relaciones sexuales son el estrés y la ansiedad.

3. Medicación:

Los, antihistamínicos, antihipertensivos, antidepresivos, ansiolíticos, tranquilizantes y antipsicóticos influyen en la respuesta sexual, así que si estás en tratamiento por algo de lo que acabo de nombrar, toma nota.

4. Drogas:

El alcohol, el tabaco, y la marihuana provocan sequedad vaginal y dificulta la lubricación. Así, como te lo digo. Puede que te sorprenda porque creyeras que tanto el alcohol como la marihuana desinhiben y aumentan el deseo, y sí, es cierto (a bajas dosis), pero también es cierto que disminuyen el rendimiento y alteran la respuesta sexual, así que ojito porque el límite es muy sutil. Por otra parte, aunque el tabaco pueda parecer inofensivo, es necesario que sepas que, a largo plazo, disminuye los niveles de estrógenos, y ya sabes qué pasa cuando los niveles de estrógenos disminuyen… (y si no te acuerdas vuelve al punto 1).

fumar-tabaco-estrogenos-lubricacion

5. Terapia hormonal:

Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas y las que sufren enfermedades que las someten a tratamientos supresores hormonales (como en algunos casos de cáncer de mama u otras patologías), también tienen este problema con la lubricación dado que lo que hacen estos fármacos es provocar una menopausia transitoria (o sea, que vuelve a bajar el nivel de estrógenos).

Para que entiendas bien de qué manera afecta la toma de anticonceptivo al ciclo hormonal a las hormonas, te dejo por aquí este gráfico en el que, a golpe de vista, se pueden observar muy bien las diferencias entre tomar la píldora y no tomar:

diferencias-hormonales

pildora-anticonceptiva

6. Falta de deseo sexual:

Como decía al principio, la queja más común en las mujeres que van al especialista con este motivo de consulta es el dolor durante las relaciones sexuales.

A ver, no mola nada tener sexo estando más seca que el esparto, pero si la causa de la falta de lubricación es que tu deseo sexual está a la altura del betún (y tienes claro que tu pareja te gusta y te pone), a lo mejor deberías plantearte algunas cosas, como por ejemplo, iniciar una terapia sexual o de pareja (la elección del tipo de terapia la debe hacer el profesional que te asesore, ya que dependiendo del origen del problema de la falta de deseo necesitarás una u otra).

Tratamiento:

¿Qué puedes hacer para tratar tus problemas con la sequedad vaginal o la falta de lubricación durante las relaciones sexuales?

Visita al ginecólogo/a. Es lo primero que has de hacer. Este/a profesional, después de valorar tu caso, te dirá si necesitas un tratamiento determinado.

En general:

  • Para la sequedad vaginal en general puedes comprar en farmacias una crema específica para hidratar la zona genital.

  • Práctica la relajación para disminuir los niveles de estrés que vas acumulando a lo largo del día.

  • Come bien (come de todo, sin excesos)

  • Intenta mantener una buena higiene genital (usa ropa interior de algodón, lávate la vulva sólo una vez al día con un jabón específico de venta en farmacia, no uses productos de higiene íntima que puedan dañar o alterar tu Ph, no uses ropa ajustada, no uses perfumes ni desodorantes genitales)

En tus relaciones sexuales:

  • Usa lubricante fabricado a base de agua o silicona para tus relaciones sexuales, notarás muchísimo la diferencia. Evita los lubricantes con esencias, perfumes o los lubricantes fabricados a base de aceite.

  • Aumenta el tiempo que dedicas a excitarte.

Compartir:

Login